Para comer, tragar, hablar y bostezar utilizamos la mandíbula, cuyos movimientos son originados por la musculatura y la articulación temporomandibular, o más conocida por sus siglas ATM. Lo cierto es que hacemos uso de ella continuamente, casi sin darnos cuenta, y por eso en cuanto sentimos molestias como dolor en la zona, que además está próxima al oído en cada lado del cráneo, u otros impedimentos como dificultad para la apertura de la boca, nos preocupamos y preguntamos por el origen de esto.

Para profundizar en el dolor de mandíbula relacionado con la articulación, hemos contactado con el doctor Miguel Beltrán Andreu, jefe del Servicio de Odontología y Ortodoncia del Hospital Quirónsalud Valencia, quien nos explica los problemas más frecuentes asociados a la ATM.

Dolor de mandíbula: ¿qué lo causa?

Un mal funcionamiento de la articulación temporomandibular o ATM puede causar dolor de mandíbula, además de otros síntomas. Por eso, si se detectan molestias en esta zona podrían estar relacionadas con un posible trastorno en esta articulación y es importante consultar con un odontólogo que también sea especialista en ATM, quien valorará los indicios y ayudará a determinar por qué surgen estas molestias, así como el tratamiento adecuado.

Hombre con dolor de mandíbula

¿Cuáles son las molestias más frecuentes en la mandíbula?

Los síntomas son variados, aunque habitualmente se pueden presentar:

  • Molestias al masticar, bostezar o hablar
  • Dolor en otras zonas, como el oído, el cuello y la espalda
  • Dolor de cabeza
  • Ruidos articulares
  • Apretar o rechinar los dientes, sobre todo al dormir

¿Las muelas de juicio causan dolor mandibular?

En algunos casos, es posible asociar este dolor a las muelas de juicio, que en ocasiones pueden provocar hinchazón en la boca y dolor. Ante esto, el cuerpo reacciona con la contracción de los músculos encargados de la apertura de la boca; de ahí que cualquier acción que implique abrirla o moverla, como hablar, genere dolor.

¿Es normal notar ruidos al mover la boca?

Los ruidos en la boca pueden ser solo eso, ruidos, o pueden estar acompañados por dolor en la mandíbula. En ambos casos es recomendable acudir a una consulta de odontología especializada en ATM para conocer por qué se produce ese sonido y, si es el caso, evitar otras dificultades en el futuro. Ten en cuenta que el ruido no deja de ser un aviso que nos da el cuerpo para advertirnos de posibles problemas en la articulación.

Dificultad para abrir la boca

Esta sensación puede ser debida a dos causas:

  • Contracción de músculos. La musculatura se contrae tanto que impide la apertura completa de la boca, que se abre muy poco y genera dolor al tratar de forzarla. En este caso, es aconsejable consultar a nuestros profesionales especializados en la articulación temporomandibular y, quizá, en Fisioterapia.
  • Trastorno en la articulación. Este problema puede estar provocado porque haya huesos mal colocados. Como en el caso anterior, se recomienda consultar con un profesional de ATM.

Dolor de cabeza por apretar y rechinar dientes

A menudo se relaciona el dolor de cabeza con las molestias provocadas por la tensión en la musculatura del cuello, lateral de la cabeza y sienes. Entre las causas de esta tensión se encuentra el estrés, que puede crear hábitos inadecuados en el movimiento de la boca, como, por ejemplo, apretar o deslizar los dientes, haciendo que rechinen. Así es como los músculos encargados de mover la boca se tensan y sufren sobrecarga y contracturas, que terminan ocasionando el dolor de cabeza.

Hombre con sensibilidad dental

Cefaleas y jaquecas o migrañas

Las causas de esos dolores de cabeza todavía son inciertas, aunque sí parece haber ciertos hábitos que pueden actuar como desencadenantes del dolor, como apretar los dientes. En estos casos, se podrían notar mejorías con el uso de férulas o dispositivos específicos.

Relación con la sensibilidad dental

Es una de las posibles consecuencias del apretamiento de dientes o su rechinamiento, ya que son hábitos que desgastan el esmalte. Esto, a su vez, puede derivar en una sensibilidad dental que se presente al ingerir o beber algo muy frío, cepillar los dientes o tomar aire.

Etiquetas