Más allá del aspecto estético, cualquier trastorno de la mandíbula puede entorpecer la funcionalidad de la boca haciendo que tareas tan normales como la masticación supongan un auténtico suplicio.

El método rutinario para corregir los trastornos de la mandíbula es la ortodoncia, pero existen casos muy graves que requieren intervención quirúrgica para recuperar la forma de la boca. La doctora Lucía Rodríguez Fonseca, ortodoncista del Hospital La LuzEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos indica que "la cirugía ortognática es un procedimiento habitual, y la planificación 3D permite al ortodoncista y al cirujano maxilofacial un correcto diagnóstico y resultados predecibles".

Conoce los problemas más frecuentes de la mandíbula, qué beneficios aporta su tratamiento y en qué consiste esta operación maxilofacial.

Maloclusiones de la mandíbula, de Clase II y Clase IIIMaloclusiones de la mandíbula, de Clase II y Clase III

Trastornos de la mandíbula más comunes

La falta de equilibrio en la boca suele estar provocada por:

  • Alteraciones en la erupción dental. Ejemplo de ello son los dientes que nacen en otro lugar de la boca, o que, directamente, se quedan en la encía o el hueso.
  • Anomalías volumétricas. Destacan sobre todo los dientes apiñados y los huecos entre las piezas dentales.
  • Maloclusiones de la mandíbula. Predominan dos clases, una provoca el avance de la zona inferior de la mandíbula (Clase II) y otra causa el efecto contrario, es decir, la retracción de la parte inferior (Clase III). También hay maloclusiones de tipo transversal.
  • Mordida abierta o profunda.

Beneficios de corregir la mandíbula

Ya sea mediante cirugía u ortodoncia, el hecho de recuperar el equilibrio en la mordida proporciona una serie de ventajas, entre las que destacan:

  • Devolver la funcionalidad a la boca. Esto mejora la masticación de los alimentos, su ingesta y su digestión.
  • Cuidar la salud dental. Después del tratamiento, es más sencillo mantener la higiene de los dientes, por lo que se pueden originar menos caries y un menor degaste de las piezas dentales.
  • Aportar equilibrio al rostro. La mandíbula recupera la simetría y esto influye positivamente en el aspecto de la cara.

Cirugía ortognática o correctiva de la mandíbula

Permite alinear la mandíbula y resolver otros trastornos de la boca que interfieren en su funcionalidad. Igualmente, se trata de una de las cirugías disponibles para tratar ciertas apneas.

La cirugía ortognática se plantea como un tratamiento alternativo para personas cuyas características óseas no son las adecuadas para corregirlo mediante ortodoncia. En más detalle, nuestra doctora matiza que "en aquellos casos en los que la discrepancia esquelética es excesiva y no podemos llevar a cabo procedimientos de compensación ortodóncica, tendremos que recurrir a la realineación quirúrgica de los maxilares, que llevaría a los mismos a una correcta disposición en los tres planos del espacio: sagital, vertical y transversal".

Antes de la operación, se realiza una fase de ortodoncia prequirúrgica, que"consiste en corregir todas las compensaciones dentarias existentes, colocando los dientes en su base ósea y proporcionando al cirujano una estructura estable y correcta de ambas arcadas para llevar a cabo los movimientos esqueléticos planificados", según nos explica nuestra doctora.

Después de la intervención, se lleva a cabo la fase de ortodoncia postquirúrgica con el objetivo de estabilizar la nueva posición y proporcionar una guía funcional.

Técnicas utilizadas para alinear la mandíbula

Estos son los procedimientos quirúrgicos más aplicados:

Cirugía para corregir la mandíbulaCirugía para corregir la mandíbula

Cirugía del maxilar superior

Nuestra doctora nos indica que "esta técnica permite el avance, el desplazamiento vertical del maxilar superior y/o rotación del mismo". Su uso está indicado para corregir:

  • La maloclusión de la boca de Clase III o prognatismo, cuyo maxilar inferior sobrepasa al superior.
  • La maloclusión de Clase II o retrognatia, en la que el maxilar inferior queda retraído respecto al superior.
  • La mordida abierta, que impide el cierre completo de la boca.
  • La sonrisa gingival, que muestra las encías superiores al sonreír.

Cirugía maxilomandibular o bimaxilar

Nuestra especialista nos detalla que "esta cirugía ortognática se utiliza en aquellos casos en que es necesario reposicionar tanto el maxilar como la mandíbula, para lograr una correcta oclusión y estética facial". Por tanto, está indicada para tratar las asimetrías y las maloclusiones por falta de equilibrio entre los maxilares.

Mentoplastia o cirugía del mentón

Esta operación modifica el tamaño de la barbilla y lo corrige. Sobre la mentoplastia, nuestra doctora añade que "pueden llevarse a cabo diferentes procedimientos: avance, retroceso o cambios verticales para alargar o acortar el mentón".

Etiquetas