Todos estamos de acuerdo en que las picaduras de los mosquitos son realmente molestas. Afortunadamente, existen algunos productos que nos permiten alejar de nuestra piel a estos molestos insectos por unas horas, y que, además, se pueden aplicar también en los niños. Así podemos evitar los insoportables abones, los picores e incluso que estos insectos nos despierten en mitad de la noche.

La doctora Cristina Ortega Casanueva, alergóloga del Hospital Quirónsalud San José, nos explica en qué consisten los repelentes disponibles en la actualidad para que elijamos el más adecuado para cada ocasión.

Uso de repelente en un niño
¿Cómo impedir la picadura del mosquito?

Podemos utilizar los productos que se conocen generalmente como repelentes químicos que contienen principios activos que ahuyentan a los insectos, muy especialmente los mosquitos. El principio más frecuentemente empleado es el DEET o N,N-Dietil-meta-toluamida, que puede estar presente en diferentes proporciones.

Otros principios habituales, y que también consiguen protegernos frente a las picaduras, son el ácido 1-piperidincarboxílico y el 2-(2-hidroxietil)-1-metilpropiléster o Bayrepel, cuya efectividad es similar a la de los repelentes con DEET. Sus propiedades cosméticas son buenas y apenas hay efectos tóxicos, además la piel tolera adecuadamente su aplicación y su absorción es mínima.

¿Hay contraindicaciones?

Ninguno de los repelentes basados en principios químicos debe utilizarse en niños con menos de dos años ni a concentraciones mayores al 10%.

Además, en el caso de los compuestos por DEET, no es recomendable su aplicación sobre una piel dañada, ya que presentan una alta absorción.

Repelentes naturales: tipos y su efectividad

A menudo son los más elegidos, ya que son productos derivados de las plantas, totalmente naturales y eso también tiene sus ventajas. Aunque se comercializan en distintos formatos, las pulseras son quizá la manera más práctica de usarlos, sobre todo para los más pequeños. Entre estos repelentes naturales podemos encontrar:

  • Aceite de citronela. Proviene de la planta Cymbopogon nardus. Es el más usado, probablemente por su olor agradable que recuerda al del limón y su baja toxicidad. Además, consiguen alejar a los mosquitos durante dos horas, que dista mucho de la duración de los productos basados en DEET o Bayrepel, pero que proporciona protección eficaz.
  • Aceite de eucaliptus. Igualmente potente y eficaz, también despide un buen olor y ofrece protección a lo largo de seis horas.

Carritos de bebé con mosquitera
Otras formas de protegernos de los mosquitos

Además de los repelentes que hemos explicado previamente, podemos hacer uso de dispositivos electrónicos que emiten sonidos de alta frecuencia que en principio deberían alejar a los insectos, aunque es importanteseñalar que no se ha validado su eficacia.

También podemos colocar mosquiteras especiales para los carritos del bebé y las cunas. Es una opción muy práctica que consigue prevenir los efectos de los mosquitos.

Si a pesar de aplicar estos repelentes, los mosquitos u otros insectos pican a nuestros hijos, puedes seguir estos consejos para aliviar los síntomas.

Etiquetas