Nuestra piel es única, y estos días en los que ya asoma el sol no tenemos que olvidarlo, por eso, es recomendable cuidarla con cremas protectoras frente a los efectos del sol. Los daños ocasionados pueden ir más allá de una quemadura, ampollas o rojeces incómodas; pueden llegar a causar una lesión más grave, como el cáncer de piel.

Afortunadamente, contamos con medidas básicas de prevención que debemos aplicar en nuestro día a día, especialmente si la exposición solar es prolongada. Para conocer más sobre este tipo de tumores, hemos hablado con la doctora Inés Gonzalo González, jefa de unidad de Dermatología del Hospital Universitario Infanta Elena, quien también nos ofrece pautas contra los efectos de los rayos del sol con motivo del Día Mundial del Cáncer de Piel.

Precaución con los efectos del sol

Normalmente la piel morena nos hace sentir más atractivos y sanos… pero lo cierto es que el sol puede dañar nuestra piel si nos exponemos a él de forma irracional, sin seguir las medidas básicas de prevención y sin aplicar un fotoprotector.

Melanoma en la piel
Melanoma en la piel

También es muy importante acudir al especialista de Dermatología si comprobamos alguna nueva lesión en nuestra piel, que crece muy pronto o modifica su forma, color o tamaño, para que evalúe cada caso concreto.

¿Qué tipos de cánceres de piel existen?

  • No melanoma o carcinoma basocelular. Aunque este es el tipo de cáncer de piel más habitual, su comportamiento es el menos agresivo, y surge en la capa externa de la piel.
  • Melanomas. No son tan habituales como los anteriores, pero se consideran los más peligrosos y, además, tienen un crecimiento rápido. Este tipo de lesiones, lunares o manchas, no tienen simetría, los bordes y el color son irregulares y, en general, superan los seis milímetros de tamaño.

Factores que influyen en el cáncer cutáneo

Existen determinados factores de riesgo que no se pueden evitar, como los antecedentes familiares o el tipo de piel. Pero también hay otros que sí que se pueden prevenir, y son, precisamente, en los que es importante insistir, como una exposición al sol muy prolongada, las quemaduras con dolor o ampollas y la utilización de cabinas de bronceado.

6 recomendaciones para su prevención

Es recomendable que recordemos estas seis reglas básicas para prevenir el cáncer de piel:

  1. ¡Ojo con el sol! Recordemos que las horas más perjudiciales para exponernos al sol van de mediodía a las 16.00 horas, así que evitemos esta franja horaria.
  2. Una duda frecuente es si podemos usar o no la crema solar que nos sobró el verano pasado… Para averiguarlo es necesario revisar la fecha de caducidad que se indica en el envase del producto, así como el periodo para su utilización después de abierto, que también se especifica en los envases.
  3. Cremas de protección solar SPF 30 o más y contra rayos UVA. Su correcto uso consiste en aplicar el producto en nuestro cuerpo de manera uniforme y generosa, sin dejar huecos, y ser constantes con su aplicación.
  4. La protección va más allá de la crema solar; también necesitamos proteger los ojos, la cabeza y el cuerpo con gafas de sol, sombreros y camisetas.
  5. En los niños, debemos usar fotoprotectores de SPF 50+ y filtros físicos, en vez de químicos, para no provocar una reacción alérgica.
  6. En el caso de bebés menores de un año, no se deben de exponer directamente al sol ya que su piel no está lista para esta radiación.

Etiquetas