Los efectos del polen ya se notan en el ambiente; nos pica la nariz, se nos enrojecen los ojos e incluso, en ocasiones, parece que estamos resfriados. Hay que estar atentos a estos síntomas para estar preparados en las épocas de polinización, especialmente en el caso de los niños, que también pueden sufrir los efectos que ocasiona la alergia al polen.

Para conocer los síntomas de este tipo de alergia, hemos hablado con la doctora Cristina Ortega Casanueva, alergóloga del Hospital Quirónsalud San José, quien, además, nos ofrece una serie de consejos muy útiles para aplicar en nuestra rutina, tanto en la calle como en casa.

Atención a los síntomas de alergia al polen

Es aconsejable que los padres estén atentos a los síntomas de lo que denominamos rinoconjuntivitis primaveral. Cada vez se dan más casos de niños alérgicos al polen y además los síntomas están apareciendo antes, a los tres años.

Entre los síntomas que se pueden presentar están:

  • Picor de ojos y nariz
  • Enrojecimiento de ojos
  • Estornudos y mocos
  • Lagrimeo
  • Tos, pitidos o fatiga al respirar, si afecta a los bronquios y se produce una crisis de asma

Pautas en la calle para niños alérgicos

Para el bienestar de los pequeños, los padres pueden seguir estos consejos en su rutina:

Alergia primaveral

  • Identificación de la planta. Es muy importante averiguar cuál produce la alergia al niño porque así podemos conocer su periodo de polinización.
  • Durante la época de floración, alejarse de los lugares en los que se encuentra esta planta. La concentración de polen es mayor si nos acercamos a las plantas emisoras.
  • Aunque sea complicado de aplicar con niños pequeños, es aconsejable no practicar actividades al aire libre ni ir en bicicleta.
  • Cuando viajamos en coche, es recomendable que las ventanillas no estén abiertas. Además, si el vehículo incluye el filtro anti-polen, debemos asegurarnos que está bien.
  • Que el niño lleve gafas de sol para que el polen no entre en contacto directo con los ojos.
  • En algunos niños alérgicos, con unos síntomas más graves, se aconseja que lleven mascarilla para protegerse del polen.

Recomendaciones a seguir en casa

También podemos aplicar unos consejos en el hogar para prevenir los síntomas del polen en los niños alérgicos:

  • Airear las habitaciones. Es preferible elegir la primera hora del día para abrir las ventanas de la casa durante 30 minutos. Después hay que mantenerlas cerradas, especialmente por la noche.
  • Los granos de polen pueden estar pegados a las frutas y las verduras. Por eso, es aconsejable que quitemos la piel y las lavemos antes.
  • Atención con la miel y la jalea real porque también pueden tener polen.
  • Podemos consultar el nivel de polen a través de páginas web y aplicaciones especializadas, como en la Asociación Española de AerobiologíaEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Comenzar con el tratamiento para la alergia del niño que nos haya prescrito el pediatra e incluso portar la medicación si salimos de casa.

Etiquetas