Estos días de verano son fechas viajeras. Muchas son las personas y familias que se desplazan por vacaciones, tanto en coche como en avión o barco. El doctor Jordi Sapena Grau, jefe de Pediatría del Centro Médico TeknonEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos ha ofrecido una serie de recomendaciones que conseguirán que estos desplazamientos sean más seguros y más agradables para todos.

Viajes en cocheSeguridad para viajar en coche con niñosSeguridad para viajar en coche con niños

  • Seguridad del asiento. Es imprescindible utilizar los sistemas de retención infantil homologados para cada edad y peso del niño. Y, por supuesto, siempre han de ir con el cinturón abrochado, al igual que los adultos.
  • Puertas y ventanas. Es aconsejable activar el mecanismo de seguridad que evita que se puedan abrir de manera accidental.
  • Hidratación. Es necesario llevar siempre agua a mano, para asegurar una hidratación correcta.
  • Higiene. Hay que ser previsores y pensar que existe la posibilidad del vómito, por lo que siempre vendrán bien unas bolsas, toallitas húmedas y ropa de cambio.
  • Paradas. Conviene parar de forma regular y estirar las piernas; de nada sirve hacer una parada y sentarse en la cafetería.
  • Mareos. En caso de que el niño tenga tendencia a los mareos, lo recomendable es consultar con el pediatra por si prescribe algún tipo de medicación que los evite. Ojo a los bebés, que pueden demostrar el mareo a través de un llanto desconsolado.

Viajes en avión

Consejos para viajar con niños en medios de transportesConsejos para viajar con niños en medios de transportes

  • En la terminal. Es necesario tener a los niños controlados en todo momento, ya que siempre están llenas de gente y es fácil que se despisten. Una buena idea puede ser que lleven una tarjeta identificativa colgada, con el nombre y el teléfono del adulto responsable. Incluso ya venden unas pulseras de identificación infantil con un código bidi para leer los datos.
  • Ropa. Hay que tener en cuenta que, por lo general, en la cabina del avión la temperatura es fresca, por lo que vendrá bien llevar algo de ropa de abrigo ligera, y muy especialmente en el caso de los bebés.
  • Agua e higiene. Son válidos los mismos consejos que para el coche.
  • Entretenimiento. Si el viaje es largo los niños se cansan y se aburren, y se encontrarán inquietos, lo que a su vez probablemente acabe ocasionando molestias a otros pasajeros. Para evitarlo, una buena idea es llevar cuentos, juegos de mesa, papel y lápices de colores o cualquier otro juego para que se distraigan.
  • Dolor de oídos. Tanto en el despegue como en el aterrizaje se producen diferencias de presión que pueden ocasionar taponamientos, molestias e incluso un dolor más fuerte y otitis secundaria. Una manera de tratar de evitarlo es dar al niño algún líquido y que degluta durante las maniobras, especialmente al aterrizar. En el caso de los bebés, dar el pecho puede resultar la mejor opción. Y para los más mayores, un chicle o un chupa-chups puede servir.

Viajes en barco

  • Camarote. Lo mejor es siempre viajar de noche y alojados en camarote, para evitar los mareos en la medida de lo posible.
  • Sin paseos. Será difícil, por la emoción del trayecto, pero hay que intentar que los niños no deambulen por el barco para que no se mareen, y, por supuesto, nunca solos.
  • Hidratación extra. El ambiente marino provoca mayor sensación de sed, por lo que conviene reforzar la cantidad de agua de mano.
  • Anti mareos. Al igual que en el coche, es aconsejable preguntar al pediatra por la posibilidad de tomar alguna medicación que evite los mareos.
Etiquetas