Se trata de una dolencia que afecta a muchas más personas de las que imaginamos. De hecho, según la Asociación Española de UrologíaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, este tipo de infecciones de las vías bajas suponen, por detrás de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una causa frecuente de consulta en Atención primaria. Para resolver algunas dudas sobre la cistitis, como sus síntomas, tratamiento o posible prevención, hemos consultado al doctor José Manuel Rodríguez Luna, jefe del servicio de Urología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.Este enlace se abrirá en una ventana nueva

Cómo prevenir la cistitis

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es un proceso inflamatorio que afecta a la vejiga y que generalmente suele desencadenarse por la colonización bacteriana del tramo urinario en la mujer. La mayoría de las bacterias que la producen forman parte de la flora bacteriana del tramo genital y cavidad rectal.

¿Qué síntomas tiene?

La cistitis provoca escozor con la micción, necesidad urgente y frecuente de orinar, dolor en la zona inferior del abdomen y lumbar, episodios febriles, etc. La patología puede estar causada por determinados condicionantes, como, por ejemplo, cambios bruscos de temperatura (el frío fundamentalmente), las variaciones hormonales, las situaciones de estrés, etc.

¿Por qué se produce?

Los cambios bruscos de temperatura o las variaciones hormonales hacen que la capa que tapiza internamente la vejiga en la mujer no cumpla su papel inmunológico, defensor de la infección, provocando que se produzca una contaminación bacteriana y la posterior cistitis coincidiendo con el paso de bacterias a través de la uretra, en la relación sexual, manipulaciones ginecológicas, etc.

¿Qué factores favorecen su aparición y perpetuación?

La congestión pélvica que causa la vida sedentaria, la concentración urinaria originada por la baja ingesta de líquidos y los cambios vasculares asociados a la exposición al frío, contribuyen a la recurrencia de la cistitis y a su perpetuación.

¿Cómo puede prevenirse la cistitis?

Para evitar el proceso, se recomienda mantener una correcta ingesta de líquidos, realizar ejercicio de forma habitual y la aplicación de calor en la zona inferior del abdomen. La toma de concentrado de arándanos y antioxidantes de manera cotidiana, también contribuye a evitar la agregación de bacterias y mejora las recurrencias de esta afección.

¿Qué ocurre si estas medidas no reducen las molestias?

Algunas mujeres no superan las cistitis recurrentes con las medidas preventivas, por lo que deben seguir tratamientos específicos mediante diferentes pautas de antibióticos, instilaciones intravesicales de sustancias con capacidad regeneradora de la capa protectora vesical, vacunaciones específicas, etc.

Etiquetas