Teniendo en cuenta que las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la primera causa y provocan unas 130.000 muertes al año en España, hemos preguntado al doctor José Ángel Cabrera Rodríguez, jefe del servicio de Cardiología del Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid, por las claves para prevenir este tipo de patologías.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes de corazón?

  • Enfermedad coronaria o cardiopatía isquémica. Supone más del 30% de las causas de mortalidad por enfermedad cardiovascular y es la patología más común.
  • Arritmias cardiacas. Más del 4% de los españoles mayores de 40 años padecen fibrilación auricular, que es la arritmia sostenida más frecuente. Estas cifras se incrementan con la edad hasta llegar a un 18% a los 80 años.

Cómo evitar los problemas cardíacos

Sistema cardiovascular

Muchos de los problemas cardiovasculares pueden evitarse fundamentalmente controlando la alimentación y haciendo ejercicio. Además, es importante controlar los principales factores de riesgo, que son:

  • mantener a raya los niveles de colesterol y glucemia,
  • controlar la tensión arterial
  • vivir en un ambiente familiar y profesional sin tabaco
  • evitar las situaciones de estrés

¿Qué relación hay entre la menopausia y la salud cardiovascular?

Las mujeres presentan un mayor riesgo de padecer enfermedad cardiovascular después de la menopausia (alrededor de los 50 años), debido a la disminución de los niveles de estrógenos, que ejercen un papel protector de enfermedad cardiovascular en las mujeres. El estrógeno está relacionado con niveles más elevados de lipoproteínas de alta densidad (HDL o "colesterol bueno") y niveles más bajos de lipoproteínas de baja densidad (LDL o "colesterol malo"). Adicionalmente los estrógenos atenúan los efectos nocivos del estrés en el sistema cardiovascular.

Cómo detectar un infarto

La mortalidad por motivos cardiovasculares podría reducirse de forma significativa, si disminuye el tiempo que el paciente es atendido por los Servicios sanitarios. El 30% de las personas que sufren un infarto fallecen antes de llegar al hospital y un 90% de lo que ingresan sobreviven. Por lo tanto, lo que debemos hacer es que el paciente sea atendido en un centro hospitalario, "lo antes posible". En este sentido la educación es esencial. Es importante conocer las señales de alarma que indican que algo no funciona. Opresión precordial en la zona de esternón, sudoración profusa, palidez con el esfuerzo o en reposo, corazón acelerado con latidos irregulares, mareos o pérdida de conocimiento, son los síntomas que deberían ponernos en alerta.

Cómo se hace un masaje cardiaco

¿Cómo se hace un masaje cardíaco?

Una vez que comprobamos que el paciente se encuentra en parada cardiorrespiratoria, lo primero, es pedir ayuda. Arrodillados a un lado, utilizamos el peso del cuerpo para hacer compresión con los brazos rectos. Lo haremos con los dedos abiertos y el talón de la mano sobre el esternón. Realizaremos unas 30 compresiones torácicas, seguidas de 2 insuflaciones. Aproximadamente 100-120 compresiones por minuto. Todo esto hasta que pueda recibir asistencia sanitaria

Recomendaciones para la dieta

De acuerdo con las numerosas investigaciones que demuestran los enormes beneficios para la salud cardiovascular de nuestra "dieta mediterránea", deberíamos consumir alimentos poco procesados, fruta como postre habitual, reducir el consumo de carne roja, patatas, pasta o arroz. Si consumimos pan mejor que sea integral y una copa de vino puede acompañarnos en las comidas.

Dieta saludable para el corazón

La importancia del deporte

Combatir la inactividad física con ejercicio diario es vital para prevenir las enfermedades coronaria. Caminar, nadar, correr, bailar, etc., todos estos ejercicios ayudan a controlar la hipertensión arterial, diabetes e hipercolesterolemia.

Yo siempre recomiendo utilizar el sentido común en la práctica deportiva. Los deportes que implican un ejercicio aeróbico con movimiento de amplios grupos musculares son en general los más recomendables. Pero antes de empezar una rutina de ejercicio, especialmente si se trata de alta intensidad o competitivos, deberíamos acudir a nuestro médico de atención primaria o de cabecera, quien podría considerar hacer un chequeo cardiológico en personas de mayor riesgo cardiovascular.

Etiquetas