Resulta sorprendente la cantidad de información contradictoria que se escucha con relación al consumo de alcohol, que puede incluso llegar a confundirnos ya que, en los últimos tiempos, los mensajes de alerta por su abuso se han mezclado con otros en los que se promueve tomarlo con moderación.

Frases del tipo "una copa del vino al día no solo no es perjudicial, sino que tiene efectos beneficiosos" o "la cerveza previene el cáncer", etc. pueden hacernos creer que, efectivamente, algunos tipos de bebidas alcohólicas, consumidas en determinadas dosis, pueden ayudar a nuestro organismo a funcionar mejor.

Para aclarar la veracidad de estas afirmaciones hemos hablado con nuestra nutricionista Elena de la Fuente Hidalgo, del Hospital Quirónsalud San José.

¿Es cierto que un consumo moderado de alcohol aporta beneficios?

Las afirmaciones que apuntan a un efecto positivo de pequeñas cantidades de alcohol, en realidad se sostienen sobre estudios aislados, observacionales, que miden los beneficios de unos compuestos específicos que sí es cierto que se encuentran contenidos en las bebidas que defienden, pero que no tienen en cuenta otras variables como el estilo de vida, el tipo de dieta, la actividad física, el estrés... Además, no entran a valorar la relación riesgo/beneficio que supone el consumo de alcohol. No hay que olvidar que el vino, la cerveza y las demás bebidas alcohólicas en su conjunto no son saludables por el mero hecho de contener alcohol; por lo tanto, no es sensato aconsejar su ingesta, aunque sea moderada y responsable. De hecho, no hay ninguna cantidad recomendable de alcohol y desde el punto de vista médico no está justificado beberlo y menos aconsejarlo.

El alcohol no es aconsejable ni con moderación

¿Qué riesgos conlleva el consumo de alcohol?

Frente a las opiniones sobre el efecto protector del consumo moderado de alcohol sobre el sistema cardiovascular, la propia OMS publicó un documento que indicaba lo contrario, señalando su acción perjudicial sobre el mismo, y la Comisión Europea advirtió acerca del mismo problema.

Además, estudios científicos han demostrado que la ingesta, incluso reducida, de alcohol, propicia la aparición de algunos tipos de cáncer como el de mama, boca, faringe, laringe, esófago, hígado y colorrectal.

Y eso por no hablar de las muertes y discapacidades que causa tanto de forma directa como indirecta, ya que el consumo de alcohol está presente en millones de accidentes y patologías al año, siendo el responsable de millones de defunciones (según datos de la OMS, en el caso específico de la franja de edad de 20 a 30 años, un 25% de las defunciones son atribuibles al consumo de alcohol).

Recomendaciones sobre bebidas alcohólicas

Ante tantas evidencias, podemos asegurar que no existe un consumo seguro de alcohol y de ahí que la recomendación de la moderación sea una indicación negligente. Al final somos los consumidores los responsables de nuestras decisiones en lo que respecta al consumo de alimentos y bebidas; por eso es importante que la información que recibamos sea lo más veraz posible para que, de esta manera, podamos elegir consciente y libremente, sabiendo los beneficios y/o perjuicios de comer o beber determinados productos.

Etiquetas