Para que las vacaciones de verano no tengan complicaciones de salud, toda precaución es poca, especialmente si viajas a un destino en el que es posible que no se estén disponibles todos los medicamentos y artículos de primera necesidad. Pero incluso en viajes domésticos, donde en principio no deberíamos tener problema para encontrar los fármacos más habituales, siempre es recomendable tenerlos a mano y no necesitar ir a comprarlos de urgencia.

Desde el Hospital Quirónsalud Torrevieja, Ángeles Castejón, coordinadora del servicio de Urgencias del Hospital Quirónsalud Murcia, nos da unas pautas para elaborar un botiquín básico con el que viajar en vacaciones.

Cómo hacer un buen botiquín de viaje

Qué debe tener el botiquín básico

  • Esparadrapo o cinta adhesiva
  • Vendas
  • Gotas oculares emolientes
  • Repelente de insectos
  • Tratamiento para mordeduras de insectos
  • Descongestionante nasal
  • Sales de rehidratación oral
  • Tijeras y alfileres de seguridad
  • Analgésico sencillo, tipo paracetamol
  • Apósitos estériles
  • Termómetro clínico
  • Dependiendo del destino, puede ser necesario incluir algún antibiótico específico o un antidiarreico (consultar con el especialista).

Consejos para conservar el botiquín en buen estado

  • Debe guardarse en un lugar protegido del calor, la luz y la humedad.
  • Antes de las vacaciones, hay que revisar la caducidad y el estado de los medicamentos.
  • Conservar los prospectos de los medicamentos para consultar las indicaciones, incompatibilidades, contraindicaciones, etc.

Finalmente, la especialista apunta que, como es natural, las personas que necesiten medicación por motivos personales, deben incluirla en el botiquín. Además, en caso de viajar al extranjero, será necesario que los medicamentos vayan ir acompañados de algún documento que certifique su prescripción. Igualmente, puntualiza que, para los viajes en avión, conviene llevar todo esto en el bolso de mano, y así evitar los posibles problemas ocasionados por robos o pérdidas de equipaje.


Etiquetas