La infección de este virus está asociada principalmente al acto sexual con penetración, pero, en realidad, esta es solo una de las posibles vías de contagio aunque ciertamente es la más frecuente.

Te contamos cuáles son y cómo prevenir su efecto más grave, que es el cáncer del cuello de útero.

Virus del papiloma humano o VPHVirus del papiloma humano o VPH

Cáncer uterino e infección por VPH

Este cáncer, que también se conoce como cáncer cervical o de cérvix, está causado por la infección activa y prolongada de uno o varios tipos oncogénicos del virus del papiloma humano, entre los que están los genotipos 16 y 18.

Afortunadamente, no todas las infecciones conllevan el desarrollo de la enfermedad. En este sentido, la doctora Mª Natalia Gennaro Della Rossa, especialista en Ginecología y Obstetricia del Complejo hospitalario Ruber Juan BravoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "la mayoría de las infecciones por VPH desaparecerá espontáneamente, por lo que al principio, generalmente, sólo observamos".

En el caso de que esta infección no desaparezca, es posible que se requiera la aplicación de otras técnicas, más allá de la observación médica. Como nos destaca nuestra doctora, "pasado un tiempo, usualmente de dos años, si el virus persiste activo, recomendamos un tratamiento de erradicación por vaporización láser", puntualizando que "mientras que, si provoca una lesión mayor a nivel de las células cervicales, generalmente realizamos una pequeña cirugía ambulatoria donde se extrae la lesión".

Alta frecuencia en mujeres

Lamentablemente, el cáncer de cuello uterino ocupa el segundo lugar de los más comunes entre la población femenina, a nivel mundial. Su presencia en España tiende a la baja desde los años 60, cuando disminuyó en un 80% En cuanto a la edad a la que suele afectar, la mayor parte de los cánceres son diagnosticados entre los 30 y 50 años, y solo el 10% en edades mayores de 65 años.

Frente a este cáncer, es muy importante continuar con la prevención a través de la vacuna específica contra el Papiloma Humano y las revisiones ginecológicas. La razón de ello es que estos chequeos periódicos permiten el diagnóstico y el tratamiento de lesiones de manera precoz, en estadios pre-neoplásicos, que están lejanas al cáncer invasor.

Factores de riesgo del cáncer cervical

Entre los factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad, el más importante es la infección de VPH. Además, este virus también está asociado a la aparición de otros tumores, como de ano, vulva, vagina, pene u orofaríngeo, aunque en menor medida que el cérvix.

Otros factores de riesgo son:

  • El estado del sistema inmunitario de la mujer.
  • El estado inmunitario del cuello uterino.
  • Infectarse al mismo tiempo de herpes simple, clamidias, gonococo u otros microorganismos de transmisión sexual.
  • Fumar.
  • Eliminar la toma de anticonceptivos orales, cuando existe una infección activa por el papiloma humano, es aconsejable interrumpir este método anticonceptivo, si se puede.

¿Cómo se contagia el VPH?

  • Vía sexual. Es la vía de contagio más destacada, incluyendo el sexo oral. Gran parte de la población sexualmente activa contraerá la infección en algún momento, que, en general, suele ocurrir cerca del inicio de la vida sexual. Asimismo, algunas personas pueden presentar infecciones repetidas.
  • Piel de la zona genital. Aunque el acto sexual es la vía de contagio principal, no es necesario que se produzca una penetración vaginal o anal para transmitir del virus, sino que puede ocurrir con el contacto directo, piel con piel, de los genitales y de la zona contigua a estos. Esta es precisamente una de las dudas frecuentes sobre el virus del papiloma humano entre la población.
  • Uñas y yemas de los dedos. Nuestra ginecóloga nos explica que "otra vía descubierta recientemente de transmisión del VPH sería la genodigital, de forma que las uñas y las yemas de los dedos de la mano constituyen un reservorio del virus que provocaría contagio por esta vía".

Vacuna contra el virus del papiloma humano

Es una excelente medida preventiva, por lo que es altamente recomendable incluir la vacuna contra el VPH en el calendario de vacunación de las niñas. En algunos países también se vacuna a los niños, debido a que ayuda a prevenir tumores genitales. Al respecto, nuestra doctora nos informa de que "se trata de una vacuna que no evita la infección, sino que disminuye la posibilidad de desarrollar un cáncer provocado por el VPH".

Por otra parte, la edad recomendada para la vacuna está situada entre los 9 y los 14 años, antes del inicio de la vida sexual, pero también se puede aplicar en edades mayores, incluso hasta los 55 años.

Citología y revisiones médicas

Aunque la mujer esté vacunada contra el VPH, sigue siendo recomendable que continúe con las revisiones ginecológicas, puesto que en ellas se realizan pruebas, como la citología, que analiza las células del cuello uterino, que descubren la presencia de cualquier anomalía.

Resultados de la citología

Si se observan células anormales, se comprobará la presencia del virus. En caso afirmativo, se procede a realizar un seguimiento de estas personas VPH positivo. De esta forma, es posible detectar lesiones de tamaño milimétrico a las que se realiza una biopsia, de manera ambulatoria, en la misma consulta.

Sobre este procedimiento, nuestra especialista nos detalla que "los resultados de las citologías y biopsias cervicales nos dirán si las células son normales, incluso con el virus activo pueden presentar este resultado, o presentan alguna alteración por el virus".

Las alteraciones pueden clasificarse en:

  • Categoría de bajo grado. En este caso, se controla cada cierto tiempo, puesto que existe una alta tasa de curación espontánea.
  • Categoría de alto grado de anormalidad. Para que la lesión no avance, se debe extirpar antes de que se desarrolle el cáncer. En este sentido, nuestra especialista nos detalla que "en las lesiones precancerosas de alto grado, debe procederse a su exéresis, o extirpación, con una pequeña cirugía ambulatoria, con el fin de evitar el desarrollo del cáncer de cuello uterino. Además, si en la citología y/o biopsia encontramos células cancerígenas, aplicamos el protocolo de tratamiento del cáncer de cuello de útero, según el grado de invasión del mismo".
Etiquetas