Llega la Navidad y los niños reciben un montón de regalos, que, en su mayoría, son juguetes. En estas fechas navideñas nos gusta dar obsequios especiales a las personas que queremos, y más si se trata de los pequeños de la familia. El problema es que esta avalancha de regalos que reciben en tan solo unos pocos días puede aumentar el riesgo de padecer el síndrome del niño hiperregalado.

Sobre ello y sus consecuencias nos habla la psicóloga Mar García, de Pediatría del Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quien nos explica las pautas para prevenirlo.

¿Qué es el síndrome del niño hiperregalado?

En estas fiestas es habitual hablar del síndrome del niño hiperregalado, que hace referencia a la cantidad exagerada de obsequios que reciben los menores y que puede llegar a abrumarles.

Esta situación puede conllevar que los menores muestren:

  • Pérdida de la ilusión.
  • Apatía.
  • Enfados, porque no tienen un determinado juguete, olvidando el valor del que sí han recibido.

El exceso de regalos en Navidad

El riesgo del niño hiperregalado en Navidad

Lo cierto es que la mayoría de los menores reciben más juguetes de los que necesitan. En Navidad, recogen regalos por parte de los abuelos, los tíos y los amigos, entre otros, además de los padres, quienes, en algunos casos, usan estos obsequios como una forma de compensar los ratos que no han pasado con los hijos. Por eso, esta época es un peligro en cuanto al recibimiento de regalos.

Este tsunami de presentes puede afectar a los niños, ya que se habitúan a relacionar el obsequio material con un buen acto, o incluso dejan de lado el propósito real de esta época navideña y se centran solamente en los regalos que van a llegar.

Consecuencias de recibir demasiados regalos en la infancia

Puede ser perjudicial porque traslada mensajes que no son educativos, como, por ejemplo:

  • Creer que es muy sencillo obtener las cosas.
  • Minusvalorar las cosas que poseemos.
  • Pensar que no hace falta esforzarse para conseguir las metas.

Esto puede influir en la pérdida de creatividad, el consumismo o la frustración, que, a su vez, son lecciones que quedarán evidentes cuando forme su carácter.

Consejos para evitar el síndrome del niño hiperregalado

  1. Realizad una acción solidaria. Aconsejo a los padres que promuevan un acto solidario en la familia, de forma que los menores puedan aprender los valores que desean inculcarles.
  2. Pedid un regalo para otro niño. Si es posible, pueden pedir un juguete para otro menor que no vaya a recibir regalos este año.
  3. Donad los juguetes que no usan a quienes los necesitan. Este acto favorece el aprendizaje de la generosidad, la solidaridad y el agradecimiento.
  4. Incluid un regalo útil en la carta de Papá Noel y los Reyes Magos. Por ejemplo, puede ser una mochila o lapiceros para el colegio, pantalones, camisetas… Igualmente, es muy importante añadir un libro en la lista, además de los juguetes que quieren pedir los niños.
  5. Limitad el número de regalos. Recomiendo que no se excedan los 4 o 5 juguetes. En el caso de que sea una gran familia y reciban demasiados regalos, pueden espaciar la apertura de estos, siempre que sea posible. Otra posibilidad es que los padres se comuniquen con los familiares antes de las fiestas de Navidad para indicarles otras opciones que pueden elegir para los menores.
  6. Agradeced. Es importante contarles a los niños lo afortunados que son y, de esta forma, promover el agradecimiento.

La Navidad en familia

Es muy importante que disfruten del tiempo todos juntos porque esto les ayudará a crear recuerdos de gran valor que formarán parte de su vida. También pueden empezar a planificar en el calendario las cosas que les apetece hacer.

Etiquetas