Después de las vacaciones, y el otoño recién llegado, es normal comprobar ciertas imperfecciones en el rostro, así como notar su aspecto un poco apagado, sobre todo ahora que el bronceado va desapareciendo. Son los efectos del sol y otros hábitos inadecuados que hemos adoptado en verano.

En este sentido, la doctora Isabel González Partida, jefe de servicio de la Unidad de Medicina Estética del Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar, nos señala que "septiembre es el momento idóneo para ponernos en manos de los especialistas en Medicina Estética para que localicen los daños y cambios en nuestra piel y nos aconsejen un tratamiento específico". Por eso, en este artículo te contamos cómo devolver a tu rostro un aspecto atractivo.

¿Qué perjudica la piel en verano y sus efectos?

En la época estival existe un conjunto de factores que repercuten en el aspecto de nuestra piel, dañándola y reduciendo el brillo y la vitalidad.

Efectos nocivos del sol en la piel

El sol se considera el agente externo que perjudica la piel en mayor medida. En concreto, esto se debe a la radiación UVB, que puede provocar:

  • Quemaduras
  • Manchas
  • Lesiones más graves o incluso precancerígenas

Cómo recuperar la piel después del veranoCómo recuperar la piel después del verano

Otros factores perjudiciales en verano

  • Cloro
  • Sal
  • Humedad
  • Cambios de temperatura
  • Cambios, e incluso a menudo malos hábitos, en alimentación y descanso

Posibles daños en la piel

  • Falta de hidratación, que provoca descamación, piel seca y áspera y nuevas arrugas
  • Manchas nuevas o una mayor intensidad en las que existen previamente, como melasma y léntigos
  • Pérdida de brillo, que hace que la piel adquiera un tono apagado y poco atractivo

¿Cómo detoxificar la piel?

Según nuestra doctora, los primeros pasos consisten en "unas pautas generales para detoxificarla, que pasan por volver a unos hábitos de vida adecuados", como los siguientes:

  • Seguir una nutrición saludable
  • Practicar deporte con regularidad
  • Dormir entre seis y ocho horas cada día
  • No beber alcohol
  • No fumar
  • Adecuada rutina cosmética

Dermocosméticos recomendados

Además de las pautas generales, que consisten básicamente en retomar las buenas costumbres, saludables y de rutina general, también podemos apoyarnos en determinados tratamientos estéticos y dermocosméticos que nos ayudan a conseguir el aspecto ideal para nuestra piel.

Las mejores opciones para combatir el envejecimiento de la piel son:

  • Vitamina C, con beneficios antioxidantes y despigmentantes
  • Resveratrol
  • Ácido ferúlico
  • Alfahidroxiácidos
  • Ácido retinoico y procedentes de él, como el retinol

Tratamientos estéticos tras el verano

Por otro lado, existe la opción de recurrir a determinadas técnicas de Medicina Estética que nos ayudan a recuperar la vitalidad de la piel.

Para esta época, nuestra doctora nos destaca estos tres tratamientos:

  1. Peeling para una piel nueva. Este tratamiento ayuda a eliminar la zona oscurecida por la pigmentación y el fotoenvejecimiento. De esta forma, se logra una nueva piel y revertir parte del daño causado.
  2. Mesoterapia para una hidratación profunda. A través de infiltraciones de ácido hialurónico, vitaminas y aminoácidos se consigue una nutrición cutánea más efectiva.
  3. Luz pulsada intensa para estimular el colágeno y su rejuvenecimiento. También ayuda a eliminar marcas de pigmentación, como las manchas y léntigos, y las rojeces.
Etiquetas