¡Qué pesadilla las picaduras! Pican, se inflaman y vuelven a picar... Aunque tratemos de luchar contra ellas, es inevitable que, en algún momento de las vacaciones, nosotros mismos o los más pequeños, terminemos con una de estas pápulas en el cuerpo.

Aunque el mosquito suele ser el más frecuente, lo cierto es que podemos encontrarnos con otros bichitos en verano, cuyas picaduras causan diferentes reacciones en la piel. Entonces es cuando surgen preguntas, como: ¿Es una reacción normal? ¿Qué bicho ha sido? ¿Cómo actuar? A todo esto damos respuesta.

¿Qué bicho te ha picado?¿Qué bicho te ha picado?

Las picaduras y su reacción alérgica

Cuando un bicho pica, en especial al niño, lo normal es que la zona afectada presente inflamación y enrojecimiento. Pero, ¿qué ocurre si la reacción es más grave? ¿Se trata de una alergia?

La doctora Cristina Ortega Casanueva, pediatra del Hospital Quirónsalud San JoséEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "todos los insectos que pican pueden provocar reacciones alérgicas", añadiendo que, dependiendo de la gravedad, "la alarma y la preocupación de los padres incrementan, y por eso, las picaduras de insecto son un motivo habitual en la consulta".

Ante el temor de una posible alergia, nuestra especialista nos tranquiliza, ya que "las picaduras de dípteros, que son los mosquitos, las moscas y los tábanos, no suelen corresponderse con una reacción alérgica mediada por IgE específica". En concreto, estos insectos, además de las orugas, las arañas y las pulgas, pueden provocar reacciones no inmunológicas, de hipersensibilidad, debidas al veneno del bichito.

Alergia a los mosquitos

Tal y como nos explica nuestra especialista, "esta reacción se atribuye a una hipersensibilidad a la saliva del mosquito aunque, realmente, el mecanismo es incierto". Aunque se han descrito reacciones anafilácticas a la saliva del mosquito, estas han ocurrido en muy raras ocasiones, e incluso se desconoce la prevalencia exacta de esta alergia.

¿Cómo identificar la picadura?

En general, las picaduras, sean del bicho que sean, causan inflamación, enrojecimiento y picor. Por eso no es fácil saber qué bicho te ha picado, pero sí que podemos atender ciertas características distintivas. Te contamos cuáles son.

Las picaduras de mosquito

¡Qué molestas son! Son las picaduras más típicas del verano. Para identificarlas hay que tener en cuenta que en cuanto pican los mosquitos, aparecen unos pequeños bultitos rojos y circulares en la zona. Así nos lo describe nuestra especialista: "una reacción local inmediata que consiste en una pápula en el lugar de la picadura".

Las picaduras de mosquito se caracterizan por:

  • Picar de forma insoportable, e incluso durante días.
  • Aparecer dos horas después de la inoculación.
  • Permanecer uno o dos días.
  • Ser más leves, normalmente, en comparación con las picaduras de avispas o abejas.

Tipos de picadurasTipos de picaduras

El mosquito tigre y su reacción

Este mosquito de color negro con adornos blancos, originario del sudeste asiático, se ha convertido en una pesadilla en ciertos territorios de España. Su mala fama se debe a que, pese a su pequeño tamaño de 5 a 10 milímetros, sus picaduras pueden estar acompañadas por otros síntomas más graves que un picor de piel.

La razón de ello es que el mosquito tigre transmite una enfermedad conocida como Chikungunya, que está causada por un virus llamado con el mismo nombre. "Cuando el mosquito tigre pica, inocula el virus en la piel y este se replica en sus células", nos detalla nuestra alergóloga. Así que, después de 2-4 días, pueden presentarse estos síntomas:

  • Fiebre
  • Dolor en las articulaciones
  • Dolor de cabeza o cefalea
  • Fotofobia o intolerancia a la luz
  • Enrojecimiento en la cara y el cuerpo

Afortunadamente, el 40% de los casos no desarrolla estos efectos.

¡Atención! Si después de una picadura, el menor presenta fiebre, dolor en las articulaciones y enrojecimiento de la piel, nuestra especialista nos aconseja consultar enseguida a nuestro pediatra para que descarte la enfermedad.

¡Cuidado con las abejas y las avispas!

¿Conoces las diferencias las picaduras de abejas y de avispas? La picadura de abeja provoca mucho dolor y su efecto no suele prolongarse más de dos días. Cuando una abeja pica al niño, es vital que extraigamos el aguijón, ayudándonos con una pinza, para evitar que permanezca dentro.

En cuanto a las avispas, pueden morder y picar, causando mucho dolor y enrojecimiento en la piel. A diferencia de las abejas, conservan su aguijón después de picar, así que no es necesario extraerlo de la piel.

La picadura del tábano

Es otro de los insectos habituales en las vacaciones. Cuando el tábano pica, aparece un nódulo en la piel que provoca mucho dolor en la zona de inoculación.

Además, este insecto, que se alimenta de sangre, es decir, es hematófago, "puede producir reacciones mediadas por IgE, como urticaria, o incluso llegar a desencadenar una reacción alérgica sistémica generalizada, anafilaxia", según nos puntualiza nuestra especialista.

La pulga, otro molesto bichito en vacaciones

Al igual que el tábano, la pulga también es un hematófago y puede ser uno de los bichitos que nos encontramos en vacaciones.

Cuando pica, la piel se llena de hinchazones, los cuales son muy numerosos y aparecen de forma agrupada, muy juntos entre sí. Es habitual que también produzcan mucho picor.

Cabe añadir que "las pulgas pueden causar reacciones alérgicas cutáneas, como urticaria, pero son más frecuentes las lesiones papuloeritematosas distribuidas a lo largo del trayecto de un vaso sanguíneo", tal y como nos resalta nuestra especialista.

Hormigas y arañas

La curiosidad de los niños puede hacer que acaben tocando otros insectos, que también pican, o mejor dicho, muerden. Este es el caso de las hormigas y de las arañas, que están en el campo, en los parques… Estos insectos muerden y causan reacciones en la piel.

Por ejemplo, cuando una hormiga muerde, la piel se inflama, puede aparecer pus y, en algunos casos, llega a generarse una ampolla.

En cambio, las picaduras de araña tienen aspecto de diana y causan mucho picor. Hay que tener en cuenta que, según la especie, las picaduras pueden ser más severas.

¿Cómo calmar el picor insoportable?

Cuando el insecto nos pica, o pica a los más pequeños de la casa, la única solución es aliviar las molestias. Para ello, te recomendamos seguir estas medidas generales:

Uso de repelentes para mosquitosUso de repelentes para mosquitos

  1. Aplica hielo en la zona.
  2. Levanta el brazo o la pierna en la que se ha producido la picadura.
  3. Limpia con agua y jabón las ampollas de manera suave, evitando romperlas. De este modo, previenes infecciones secundarias.
  4. Toma un antihistamínico oral, previamente indicado por el pediatra alergólogo.
  5. Aplica un corticoide tópico, que también haya sido indicado por nuestro especialista.
  6. Utiliza un producto que contenga amoniaco de forma urgente. Así lograrás detener el picor y la irritación, así como neutralizar el veneno. Está especialmente indicado para las picaduras de mosquito, tábano, abeja, avispa, animales marinos y plantas urticantes.
  7. Evita que el niño se rasque porque esto solo lo empeora y, además, erosiona la piel, lo que puede hacer que se infecte. Al respecto, nuestra especialista nos advierte que "tras sucesivos picotazos, los lugares de antiguas picaduras se reactivan en forma de ronchas que pican mucho y es lo que se denomina prúrigo agudo o urticaria papulosa".

Por último, nuestra especialista envía un mensaje a los padres: "No dudéis en pedir cita a vuestro especialista si ya sabéis que todos los veranos le pasa lo mismo al niño cada vez que le pica un insecto".

Etiquetas