¿Notas la piel reseca? ¿te han aparecido más granitos en la cara? ¿la piel te pica más en otoño que en verano? Detrás de este aumento de problemas en la piel están el frío, la calefacción y el cambio de estación, factores que además pueden agravar algunas enfermedades dermatológicas como la psoriasis y la dermatitis atópica.

El doctor Ricardo Moreno Alonso de Celada, dermatólogo del Hospital Ruber InternacionalEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos apunta que "en invierno enfermedades como la psoriasis empeoran y pueden llegar a afectar a las articulaciones, además de provocar enrojecimiento, descamación, dolor e hinchazón". Igualmente, el período invernal influye en la dermatitis atópica, causando el aumento de eccemas.

Hoy en día es especialmente importante tener en cuenta los efectos en la piel, ya que, en la actualidad, se añaden dos factores que pueden repercutir en ella, que son las mascarillas y el gel hidroalcohólico. De hecho, su uso puede generar ciertas molestias en las personas que padecen psoriasis o dermatitis atópica. Por eso debemos valorar la incorporación de nuevas rutinas para la cara y las manos y cuidar la piel ahora más que nunca.

¿Todo esto está pasando factura a tu piel? Atención porque te damos las claves para evitarlo.

¿Qué empeora la psoriasis y la dermatitis atópica?

El frío, la calefacción y los cambios de estación pueden tener un efecto perjudicial para la piel, sobre todo en aquellas personas que presentan enfermedades cutáneas, como la psoriasis, la dermatitis atópica y el acné.

Brote de psoriasis en los codosBrote de psoriasis en los codos

Cuando cambiamos de estación, por ejemplo de verano a otoño, es habitual notar la piel reseca. En algunos casos, este incremento de sequedad conlleva el deterioro de la estructura cutánea y de la función protectora que ejerce en el organismo frente a las agresiones externas.

La psoriasis: qué es y cómo influye el frío

Es una enfermedad crónica de la piel que provoca la aparición de costras y placas de descamación, de diferentes tamaños, en los codos, las rodillas y las manos, aunque también pueden desarrollarse en el cuero cabelludo o en otras zonas. Además, estas lesiones producen picor y dolor, e incluso sangran.

Esta patología se agrava cuando hace frío, y los síntomas se intensifican. Nuestro dermatólogo apunta que "la psoriasis tan solo mejora en los meses de primavera y, sobre todo, en verano, gracias a los efectos de una mayor exposición de los rayos ultravioletas".

Otros factores que agravan la psoriasis

Los brotes se pueden presentar sobre todo ante:

  • Picos de estrés
  • Infecciones
  • La toma de ciertos fármacos
  • Los cambios de temperatura

Para evitar estas reacciones, o lograr que sean menos intensas, nuestro dermatólogo nos recomienda "un buen control de estos factores,aunque es muy difícil un control absoluto de los brotes de psoriasis".

En cualquier caso, es aconsejable consultar con un especialista en Dermatología para saber cómo abordar la llegada del frío, lo que además beneficia al control del resto de factores que repercuten en esta afección de la piel.

Dermatitis atópica y el frío

Las bajas temperaturas pueden motivar la aparición de la dermatitis atópica, que es un problema de la piel muy común en adultos y bebés. De hecho, la doctora Elena Sánchez Gómez-Aparici, dermatóloga del mismo centro hospitalario, nos describe que "la dermatitis atópica constituye una enfermedad inflamatoria cutánea crónica y está considerada el tipo de eccema más frecuente en todo el mundo, aunque es más habitual en los países desarrollados".

Dermatitis en las manosDermatitis en las manos

La dermatitis atópica causa:

  • picazón
  • inflamación o hinchazón
  • enrojecimiento frecuente

Cómo afecta la calefacción a la dermatitis

Ahora que se acerca el frío, es normal que hagamos un mayor uso de la calefacción, lo que puede hacer que nuestra piel presente una mayor sequedad.

Este efecto puede ser más dañino para las personas que tienen dermatitis atópica, y más aún si presentan asma y alergia estacional; en estos casos se debe asegurar una hidratación adecuada en la piel y aplicar otras terapias coadyuvantes, es decir, suplementarias, con la ayuda de un especialista en Dermatología.

Estilo de vida saludable, un aliado para tu piel

Frente al frío, ¿qué podemos hacer para proteger la piel? Seguir unos hábitos saludables. De esta forma se conseguirá una mejor calidad de vida para los afectados por estas patologías de la piel. En concreto, nuestros dermatólogos nos destacan estas 5 pautas:

  1. Mantén el estrés bajo control
  2. Di adiós al tabaco y al alcohol
  3. Practica deporte con regularidad
  4. Sigue una alimentación equilibrada
  5. Hidrátate, lo recomendable es beber de 2-3 litros de agua cada día.

Alimentos beneficiosos para la piel

Así afectan el frío y la calefacción a la pielAsí afectan el frío y la calefacción a la piel

No olvides incorporar los alimentos con propiedades antioxidantes, por ejemplo:

  • Zanahoria
  • Naranja
  • Mango
  • Calabaza
  • Brócoli
  • Boniato
  • Calabacín

Y también añade otros alimentos que ayudan a proteger la piel:

  • Cereales
  • Pescado
  • Pan integral
  • Frutos secos

Piel seca o sensible: claves para la higiene diaria

  • Utiliza un jabón hidratante, pero sin efecto desengrasante, para la higiene de todos los días.
  • Aplica una loción o leche hidratante, según el grado de sequedad que presente tu piel.
  • Evita el perfume y la colonia. Al respecto, nuestros dermatólogos nos señalan que su utilización está contraindicada porque puede incrementar la irritación.
  • Toma el sol de manera controlada. Aunque pueda parecer que estos meses no son los más adecuados para la fotoexposición, nuestros expertos nos puntualizan que "en invierno también hay que aprovechar los beneficios de la radiación ultravioleta, puesto que actúa sobre las células de la epidermis y produce un efecto inmunomodulador".

No uses esta ropa en piel delicada

Una duda frecuente entre las personas con piel delicada o piel muy seca es qué tipo de ropa deben evitar. En este sentido, nuestros dermatólogos nos señalan que "en las pieles más secas o delicadas, es mejor no usar prendas de licra o de tintes oscuros y, sobre todo, utilizar prendas de algodón". Además, cuando lavemos estas prendas, debemos prescindir del uso de suavizantes.

En cualquier caso, existen determinados problemas en la piel que es importante consultar con los dermatólogos, quienes pueden prescribir los tratamientos tópicos para aliviar o prevenir las reacciones en la piel, y además proporcionan las recomendaciones médicas para que no aparezcan los brotes. Recuerda mimar tu piel para el invierno.

Etiquetas