Tos, respiración dificultosa, silbidos en la respiración… son algunos de los síntomas que se manifiestan con el asma. Se trata de una enfermedad crónica que puede presentarse en adultos y niños. En estos últimos, precisamente, hay que estar más atento a las posibles señales para obtener un diagnóstico precoz y, por lo tanto, un tratamiento adecuado.

Se calcula que hay alrededor de 300 millones de personas afectadas con esta enfermedad a nivel mundial. En España, se estima que está presente en alrededor del 10% de la población infantil. Las doctoras Lourdes Arochena Gonzalez y Mar Fernández Nieto, especialistas en Alergología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, señalan que "entre un 60-70 por ciento de estos casos de asma infantil tiene un origen alérgico: pólenes, ácaros, hongos, animales…" e insisten en que es muy importante acudir a un especialista ante la sospecha de estar ante uno de estos casos.

Representación de un ataque de asmaRepresentación de un ataque de asmaCausas del asma en los niños

Existen algunos factores que predisponen a los niños a sufrir esta enfermedad, según determinados estudios científicos. Entre ellos se encuentran:

  • Genética. El factor hereditario está muy presente en esta enfermedad. Si los padres u otros familiares padecen enfermedades atópicas como asma, rinitis alérgica o alergia alimentaria, el niño tiene más probabilidades de tener asma.
  • Humo del tabaco. Exponer al niño frente al tabaquismo es perjudicial desde el embarazo hasta en simples reuniones familiares. "No vale eso de ‘fumo en la cocina’ o ‘con la ventana abierta’", nos advierten nuestras especialistas, quienes matizan que "nunca se debe fumar delante de un niño, en ningún sitio, mucho menos dentro de los automóviles".
  • La presencia de otra enfermedad atópica. Si el niño ya padece, por ejemplo, dermatitis atópica o alergia a alimentos (leche, huevo u otros).
  • Bebés prematuros, cuya maduración pulmonar presenta un retraso.
  • Obesidad. Hay una relación muy estrecha entre el exceso de peso en el niño y el asma, tanto que se desconoce cuál de estas dos enfermedades es la causa y cuál la consecuencia. Por eso, es aconsejable seguir una dieta equilibrada y mantenerse activos físicamente no solo en la edad adulta sino, muy especialmente, en la infancia. Al respecto, nuestras alergólogas nos recomiendan que "los niños con asma que estén controlados con su tratamiento pueden y deben hacer ejercicio".

Diagnóstico de esta enfermedad crónica

En caso de detectar algún síntoma de asma en los hijos, es recomendable acudir a un alergólogo para que nos ayude a conseguir un diagnóstico adecuado y temprano, e iniciar el tratamiento prescrito. Además, nuestras alergólogas nos explican que "la mayoría de los asmas pediátricos tienen un origen alérgico, por lo que siempre es aconsejable la valoración por dicho especialista".

Para el diagnóstico del asma, se puede solicitar:

  • Pruebas respiratorias: espirometría, medición de óxido nítrico exhalado, test de hiperrespuesta bronquial...
  • Análisis de sangre que descarte, por ejemplo, otras patologías o situaciones de inmunodepresión.

Asma infantilAsma infantil

Tratamiento del asma en la infancia

La terapia más habitual para tratar el asma son los corticoesteroides inhalados que, según apuntan nuestras alergólogas, "realizan su trabajo en el bronquio, y apenas pasan a la sangre por lo que no se producirán los temidos efectos secundarios de los mismos". También señalan que es fundamental la manera en la que se inhalan. En concreto, para conseguir que el principio activo penetre en los bronquios del pequeño, se aconseja que se administre la medicación mediante una cámara de inhalación.

Cabe señalar que, de acuerdo a la edad del paciente y la intensidad de sus síntomas, nuestro especialista puede requerir la toma de otros fármacos por vía oral o inhalada. A esto, nuestras especialistas añaden que "los jarabes antitusígenos o mucolíticos no son tratamientos para el asma".

Por último, nuestras alergólogas ponen especial énfasis en el diagnóstico precoz de esta enfermedad crónica, ya que es una de las peores controladas. "Es importante diagnosticar y tratar de manera correcta el asma infantil para que la función respiratoria de los niños sea normal al llegar a adultos", concluyen.

Etiquetas