¿Y si, al conocer tu genética, pudieras lograr mejores resultados en tu dieta y tu físico? ¿Y si, analizando tu ADN, pudieras adelantarte a saber el riesgo de padecer cáncer u otras enfermedades hereditarias? ¿Y si pudieras tener un embarazo con menos incertidumbre?

Pues es posible. Estas y otras respuestas se obtienen a partir de las pruebas genéticas, que analizan el ADN con diferentes propósitos, que van desde anticiparse a enfermedades con cierta predisposición hereditaria hasta establecer consejos alimentarios y de ejercicio físico adaptados a cada persona.

Por ello, los estudios genéticos empiezan a ser considerados como una técnica añadida que contribuye a la prevención, el diagnóstico precoz y el tratamiento individualizado.

Test genéticos: para qué sirven

  • Ayudar a prevenir. Cuando existe la sospecha de una enfermedad hereditaria en la familia, como puede ser un cáncer, el uso de pruebas genéticas ayuda a anticiparse a su detección. Esto permite salir de dudas a las familias que han vivido de cerca enfermedades cancerosas, por ejemplo.
  • Personalizar los tratamientos. La innovación en la genética y la incorporación de nuevas tecnologías nos dirigen hacia una mayor personalización de las terapias, ya que aportan información relevante en la historia clínica del paciente.
  • Mejorar la calidad de vida. Los test genéticos ayudan a conocer tu metabolismo y tu cuerpo, así como el efecto de ciertos alimentos en el organismo. Todo ello facilita la obtención de resultados y una mejoría en la calidad de vida.
  • Proporcionar más información de la gestación. Ante los problemas de fertilidad, los abortos de repetición o la sospecha de enfermedades hereditarias en la familia, se puede optar por realizar test genéticos disponibles antes, durante y después del embarazo que aportan información sobre la salud del bebé y el bienestar de la futura mamá.

Pruebas genéticas disponibles en la actualidad

  1. Embarazo. Te decimos qué pruebas genéticas se pueden realizar antes, durante y después del embarazo, y qué información se obtiene de ellas.
  2. Alimentación. Existen alimentos que pueden provocar ciertas reacciones negativas en el cuerpo, y la genética puede ayudarte a descubrir estas intolerancias alimentarias.
  3. Deporte y bienestar físico. ¿De qué sirve la genética a la hora de practicar ejercicio físico? Descubre la respuesta y conoce las tres pruebas que te ayudan a cuidar tu cuerpo y a obtener mejores resultados.
  4. Nutrigenética. Te explicamos en qué consiste, qué ventajas proporciona y por qué se recomienda también en mujeres embarazadas.
  5. Cáncer. Los estudios genéticos comienzan a plantearse como una técnica de prevención más, ya que permiten anticiparse al desarrollo de tumores de vejiga, colon, mama y ovario, próstata y pulmón en algunos casos. Igualmente, los resultados de estas pruebas ayudan a salir de dudas a familias en las que un miembro directo padece esta enfermedad. Te contamos cómo funcionan.
  6. Corazón. La genética puede aportar información interesante acerca de la probabilidad de desarrollar enfermedades tromboembólicas, coronarias, hipercolesterolemia, y sobre el comportamiento de los factores coagulación. Conoce en qué consisten las pruebas y a quiénes se recomiendan.
Etiquetas