El SIBO o sobrecrecimiento bacteriano está en auge. Este síndrome responsable de la inflamación abdominal, exceso de gases y otros problemas digestivos se ha vuelto viral en las redes sociales. De hecho, se ha llegado a relacionar con cualquier cambio en la digestión. Pero ¿qué es en realidad el SIBO?

En tucanaldesalud.es te damos las claves para entender esta enfermedad: cómo se manifiesta, cómo se diagnostica y cuáles son los tratamientos.

Qué es SIBO

El SIBO, cuyas siglas en inglés significan Small Intestinal Bacterial Overgrowth, hacer referencia al síndrome de sobrecrecimiento bacteriano. En concreto, surge por un aumento excesivo de bacterias en el intestino delgado, donde no se encuentran normalmente en una cantidad muy grande. Esto ocasiona problemas de salud como una mala absorción de nutrientes.

A pesar de su reciente aparición diagnóstica, se ha observado un incremento de casos de sobrecimiento bacteriano entre la población durante los últimos años. El doctor José Francisco Tinao, especialista en Medicina Biológica y Antienvejecimiento del Centro médico-quirúrgico OlympiaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos indica que "los síntomas de SIBO, a menudo crónicos, pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de los afectados".

SIBO: síntomas, diagnóstico y tratamientosSIBO: síntomas, diagnóstico y tratamientos

Síntomas del SIBO

El sobrecrecimiento bacteriano causa los siguientes efectos:

Qué lo provoca

Este síndrome sucede cuando las bacterias que suelen estar en el colon o en el intestino grueso se dirigen al intestino delgado, donde no deberían estar en cantidades excesivas. Esto se debe a diversas causas, como:

  • Cantidad deficiente de ácido gástrico, sales biliares, enzimas digestivas
  • Trastornos del movimiento del intestino, lento o irregular
  • Alteraciones anatómicas
  • Disfunciones del sistema inmunológico

Hay que añadir que se calcula que el 22% de las personas a nivel mundial tienen alguna de estas alteraciones, llegando a un 85% en casos de intestino irritable.

Relación con otras enfermedades

Con independencia del déficit nutricional que ocasiona una mala absorción de nutrientes, el doctor también señala la posible relación con los siguientes trastornos o enfermedades:

Diagnóstico del SIBO

La prueba de aliento con lactulosa es la más empleada para saber si una persona tiene SIBO. En concreto, se trata de un test no invasivo en el que se mide la cantidad de hidrógeno o metano que se exhala después de consumir lactulosa, que es una solución oral, y se realizan mediciones cada media hora. Sobre esto, el doctor Tinao nos explica que "con el patrón de incremento de la concentración de hidrógeno y metano en el aliento, se realiza una determinación indirecta de la presencia de exceso de bacterias en el intestino delgado".

Tratamiento y dieta para personas con SIBO

El procedimiento para tratar la proliferación de bacterias en el intestino y recuperar el equlibrio suele consistir en la toma de antibióticos específicos, cuya tasa de éxito se sitúa alrededor del 66%.

Igualmente, hay que incorporar ciertos cambios en la alimentación y en el estilo de vida, por ejemplo disminuyendo la cantidad de carbohidratos fermentables o los llamados FODMAP. En más detalle, el doctor Alfonso Carabel Vázquez, jefe de servicio de Nutrición del mismo centro hospitalarioEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos aclara que "una dieta baja en FODMAP reduce la comida que alimenta las bacterias, ayudando al control de síntomas y al esfuerzo terapéutico para el control de la población bacteriana".

Por último, el doctor Tinao añade que "el uso de probióticos y prebióticos y, en algunos casos complejos, otras terapias no invasivas, son nuevas herramientas beneficiosas para el organismo que apoyan al sistema inmune".

En cualquier caso, es recomendable adecuar la alimentación según el perfil bacteriano de cada caso, teniendo en cuenta dietas antinflamatorias o de restricción de ciertos tipos de carbohidratos.

Etiquetas