Aunque los tatuajes son algo que vemos durante todo el año, lo cierto es que en verano parecen sufrir un resurgimiento más acentuado y además se amplía la oferta para aquellos indecisos que no se atreven con uno permanente, que cuentan con la opción de la henna. Este tipo de tatuajes, además, se exponen de manera muy visual a los veraneantes, que los pueden encontrar incluso en los puestos callejeros y que atraen de forma muy especial a los niños.

Por esta razón, la doctora Cristina Ortega Casanueva, pediatra y alergóloga del Hospital Quirónsalud San JoséEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos advierte de los peligros de estas modas.

En qué consiste el tatuaje de henna

Los peligros de los tatuajes de hennaLos peligros de los tatuajes de henna

La henna como tal es un tinte natural que procede de las hojas de un arbusto y que se utiliza desde antiguo en ciertos países para decorar la piel con diferentes dibujos. "Si bien es cierto que la natural no recibe ningún tipo de aditivo, la que llamamos ‘henna negra’ sí lleva unos colorantes que son potencialmente tóxicos", apunta la especialista.

¿Qué diferencia hay entre las hennas?

Lo que las distingue es su color, marrón verdoso para la natural, que proporciona el clásico tatuaje de tono rojizo, y negro brillante para la tintada de manera artificial. Si no estamos seguros del tipo de henna que nos están ofreciendo, una buena pista puede ser el tiempo que perdura en la piel: "Si es natural, nos dirán que el tatuaje solo durará un par de días, y se necesita que la piel esté más tiempo en contacto con el tinte, mientras que si es negra la coloración persistirá al menos una semana y el tiempo de aplicación es menor", detalla la doctora.

¿Qué problemas pueden dar los tatuajes?

Pese a parecer algo totalmente inofensivo, hay que tener cuidado con la piel de los niños, que es más delicada, y puede reaccionar ante los tintes de la henna, especialmente la negra. "No tiene por qué haber ningún problema, pero sí debemos estar atentos y evitar los tatuajes en los que se prometa larga duración, ya que en algunos niños se pueden producir reacciones alérgicas cutáneas graves", advierte la especialista. "Si tras aplicar un tatuaje de henna el niño muestra picor, enrojecimiento de la piel, inflamación de la zona tatuada o ampollas alrededor del dibujo, es necesario acudir inmediatamente al pediatra", concluye.

Etiquetas