Las vacaciones de Navidad y de verano son épocas en las que nuestros hábitos alimenticios cambian por diversos motivos, y en ambos casos se produce un aumento del consumo de marisco. Sea porque viajamos a zonas de costa en las que este alimento es más frecuente, o porque se trata de productos tradicionalmente relacionados con las celebraciones, lo cierto es que el marisco está más presente en nuestras mesas que durante el resto del año.

Los mariscos que provocan más alergia

Junto al pescado, el marisco es uno de los alimentos que más alergias origina, especialmente en el caso de los crustáceos, es decir, el marisco "con patas", como gambas, cigalas, nécoras, centollo, langosta, etc. La doctora Cristina Ortega Casanueva, alergóloga del Hospital Quirónsalud San José, nos explica que de todos ellos la gamba es el más estudiado. "El alérgeno principal es la tropomiosina, una proteína resistente al calor y muy abundante en el líquido de cocción, que puede ser transportada en sus vapores. Por esta razón, los alérgicos a las gambas pueden presentar reacción solo por el olor".

Le siguen en frecuencia las alergias producidas por los moluscos, entre los que se encuentran los bivalvos (mejillones, almejas, ostras, etc.), los gasterópodos (caracoles y bígaros) y los cefalópodos (pulpo, calamar, sepia, etc.).

Alergia al mariscoAlergia al marisco

Síntomas de la alergia al marisco

Son similares a las originadas por otros alimentos:

  • Cutáneos. Son los más frecuentes y consisten en picores, enrojecimiento, descamación, pequeñas ampollas o ronchas que se presentan tras la ingestión, o bien por inhalación de los vapores o manipulación al tocar las cáscaras y conchas para pelarlos.
  • Digestivos. Dolor de tripa, vómitos o diarrea.
  • Respiratorios. Tos, pitidos en el pecho o dificultad para respirar.

Relación entre alergia al marisco y alergia a los ácaros

La tropomiosina responsable de estas alergias también está presente en los ácaros del polvo o las cucarachas, por lo que existe una relación entre las alergias a todos estos organismos. De hecho, las personas alérgicas a los ácaros tienen una mayor probabilidad de sufrir alergia al marisco.

Tratamiento

En la actualidad, el único tratamiento eficaz es evitar la ingesta o contacto con el marisco. Además, debido a la posibilidad de sensibilización por vapores, también es recomendable que las personas alérgicas no acudan a restaurantes especializados en este tipo de comida y que tampoco se cocine marisco en casa en su presencia. Además, hay que tener en que los caldos preparados a partir de estos productos también contienen los alérgenos, por lo que hay que tenerlo presente a la hora de cocinar sopas, arroces, cremas, etc., comprar estos platos elaborados o pedirlos en cualquier establecimiento.

Etiquetas