¿Sabes qué efectos pueden tener las altas temperaturas en nuestro organismo, más allá del golpe de calor? Aunque este último problema sea quizá del que más se hable, no es lo único que provoca el exceso de calor.

Hacemos un repaso a todo lo que se ve afectado por la subida de temperaturas y te ayudamos a combatir sus consecuencias.

Así afectan las altas temperaturas al cerebro

El exceso de calor puede alterar las funciones cerebrales de la memoria y el razonamiento, entre otras. Al respecto, el doctor Ernesto Orozco Sevilla, especialista en NeurologíaEste enlace se abrirá en una ventana nueva y NeurofisiologíaEste enlace se abrirá en una ventana nueva del Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar, nos explica que "las altas temperaturas influyen en el comportamiento de las células del sistema nervioso central, cuyo ritmo se ralentiza".

La insolación es uno de los efectos del calorLa insolación es uno de los efectos del calor

Cuando las temperaturas superan los 38,8 grados, nuestro cerebro puede funcionar de manera anómala. En más detalle, nuestro doctor nos especifica que "por encima de esa temperatura, e incluso en exposiciones cortas de tiempo, de 60 minutos, se pueden observar cambios transitorios en la memoria a corto plazo y en el razonamiento".

La situación empeora conforme ascienden las temperaturas, tal como apunta nuestro especialista, "por encima de los 40 grados existen cambios estructurales en las neuronas". En este sentido, el doctor nos advierte que "en caso de que no se actúe a tiempo, reduciendo la temperatura corporal mediante el enfriamiento, puede provocar un daño cerebral irreversible siendo el cerebelo especialmente susceptible".

¡Ojo con las enfermedades neurológicas!

En verano, hay que estar muy pendiente de las personas vulnerables a los cambios térmicos, como precisa el doctor Orozco, "es el caso de las personas de edad avanzada con enfermedades crónicas como Parkinson, demencia, insuficiencia cardiaca, diabetes mellitus…".

Esta recomendación también se extiende a las personas que toman fármacos que interfieren en la respuesta fisiológica a la deshidratación. En esta línea, nuestro doctor nos recuerda que "la deshidratación es un factor de riesgo potencial para el cerebro en la medida en que provoca una alteración de la actividad neuronal a múltiples niveles".

Golpe de calor: síntomas y cómo actuar

Es una de las consecuencias más graves de las altas temperaturas, y se origina cuando la temperatura corporal aumenta muy rápido y el cuerpo no puede enfriarse por sí solo. Esto puede acabar perjudicando al cerebro y a los órganos vitales.

Las señales del golpe de calor son:

  • Sed intensa
  • Dolor de cabeza
  • Mareos, náuseas y vómitos
  • Piel enrojecida, seca y caliente
  • Aumento del pulso
  • Calambres
  • Cambio brusco de la temperatura, que alcanza los 40ºC en menos de un cuarto de hora
  • Otros síntomas graves son convulsiones, desorientación y pérdida del conocimiento

Ante estos síntomas, es vital actuar inmediatamente para evitar el colapso, practicando unos primeros auxilios, como llevar a la persona a un lugar de sombra, proporcionarle agua para que beba en pequeños sorbos y tratar de bajarle la temperatura.

Agotamiento por calor, ¿qué es?

Surge como consecuencia de la disminución de agua y de sal, y no necesariamente implica un cambio en la temperatura corporal, puesto que puede mantenerse normal, por debajo o algo elevada, pero nunca supera los 40ºC.

Además, este agotamiento por calor está acompañado por otros síntomas:

  • Intensa sed
  • Debilidad
  • Mal estado en general
  • Ansiedad
  • Vértigo
  • Mareos
  • Dolor de cabeza

Problemas con la conducción en verano

Problemas en la conducciónProblemas en la conducción

Si vamos a viajar en coche, ¡cuidado con el calor porque afecta a la conducción!

El doctor Fulgencio Molina Zapata, jefe del servicio de Urgencias del Hospital Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos indica que el exceso de temperatura que captamos en la superficie corporal se transmite a un área del cerebro llamada hipotálamo, que es una glándula que regula la temperatura corporal, controla los estados de ánimo, modula el sueño y facilita la capacidad de reacción ante ciertas circunstancias inesperadas.

La acción del calor sobre el hipotálamo provoca:

  • Fatiga
  • Cansancio
  • Sueño
  • Irritabilidad
  • Menor concentración
  • Disminución de la atención

Para prevenir estos efectos, lo más importante es que salgamos a primera hora de la mañana o a última de la tarde cuando todavía hay luz diurna, así como realizar paradas cada dos horas, o cada 200 kilómetros, para caminar y estirarnos. También debemos llevar bebidas en el coche, especialmente si viajamos con niños o mayores, e intentar mantener el aire acondicionado a 21 o 22º sin dirigirlo directo al cuerpo.

Dificultad para dormir con el calor

El excesivo calor de las noches de verano puede interferir en el descanso, haciendo que sea tarea imposible. De hecho, la doctora Irene Rubio Bollinger, jefa de servicio de la Unidad del Sueño del Hospital Quirónsalud ToledoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos señala que "durante el verano son muchas las personas que no consiguen un buen descanso por la noche debido a las altas temperaturas, que se mantienen durante todo el día y que por la noche apenas bajan".

Lamentablemente, no dormir bien puede afectarnos negativamente. Por eso, una manera de evitarlo en verano consiste en bajar la temperatura del cuerpo antes de ir a la cama, para que el organismo inicie el sueño. En este sentido, nuestra experta nos propone "darnos una ducha templada y, después, esperar a secarnos un poco al aire, sin utilizar la toalla. Esto permite que baje la temperatura corporal".

Empeoramiento de las varices y el dolor de piernas

En verano, la pesadez, el dolor, los tobillos inflamados y los hormigueos en las piernas son los síntomas más habituales en las personas con varices, a causa del calor. Precisamente, el doctor Rubén Rodríguez Carvajal, jefe de Angiología y Cirugía Vascular de los hospitales Quirónsalud MarbellaEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Campo de GibraltarEste enlace se abrirá en una ventana nueva, destaca que "la patología vascular por la que más se consulta en el servicio de Angiología y Cirugía Vascular durante el verano es la insuficiencia venosa crónica, en forma de varices o por síndrome postrombótico".

Pero ¿por qué sucede esto? Nuestro doctor nos explica que "el aumento de la temperatura y el índice de humedad ambiental influyen en el grado de dilatación de las venas produciendo un aumento de su diámetro". Esto se percibe especialmente en las piernas, donde las venas varicosas adquieren mayor prominencia, y, como resultado, se produce la inflamación de las extremidades inferiores.

Afortunadamente, existen una serie de claves para aliviar los síntomas de las varices en verano, por ejemplo, evitar exponerse al sol durante demasiado tiempo, ya que el calor en las venas produce un efecto vasodilatador que complica el retorno de la sangre. Igualmente, nuestro especialista recomienda "caminar por la orilla de la playa o en piscinas de escasa profundidad para estimular la circulación sanguínea en las piernas y, en caso de sensación de hinchazón, aplicar toallas húmedas y frías o cremas de efecto frío para paliar la pesadez".

Embarazo: precauciones en verano

Si estás embarazada en verano, así puede afectarte el calor:

  • Bajada de la tensión arterial o hipotensión. Aunque suele ser un problema muy común en el embarazo, hay que poner especial atención durante el verano, ya que las altas temperaturas pueden aumentar los episodios, intensificarlos e incluso agregar otros síntomas, como mareos y pérdida de consciencia. Por eso, si estás embarazada lo mejor es que evites exponerte al sol durante las horas más calurosas del día.
  • Deshidratación. La doctora Paula Soriano Lillo, especialista en Ginecología y Obstetricia del Hospital Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos indica que "en verano es muy importante asegurar un adecuado aporte de líquidos, porque el calor excesivo puede llegar a provocar deshidratación". Además, la hidratación te ayuda a prevenir el estreñimiento, la hinchazón de las piernas y de los pies, y las infecciones urinarias.
  • Problemas para dormir. El embarazo y el calor puede ser una combinación fatal para conciliar el descanso, provocando largas noches de insomnio. Para tratar de prevenirlo, nuestra doctora nos aconseja "mantener la temperatura adecuada de la habitación, evitar las cenas demasiado copiosas, la ropa debe ser lo más cómoda posible para dormir y evitar beber a partir de determinada hora para tratar de no ir tantas veces a orinar por la noche".
  • Piernas hinchadas y retención de líquidos. El calor empeora estos dos trastornos, que además son muy comunes durante la fase final de la gestación. En este sentido, nuestra doctora nos ofrece las siguientes indicaciones: "Se recomienda elevar las piernas y realizar masajes en sentido ascendente con geles o cremas aptas, que incluso se puedan poner un tiempo en el frigorífico para que estén más frescas y mejoren las molestias". También es recomendable utilizar ropa holgada y evitar la falta de movilidad.
  • Riesgo de trombos por inmovilidad. Si vas a realizar un viaje de larga distancia, debes hidratarte muy bien y realizar paradas durante el trayecto para caminar. En el caso de que no sea posible, nuestra doctora nos comenta que "se recomiendan medias de compresión, pues hay que disminuir el riesgo de la generación de trombos por la inmovilidad de la paciente".

Atención a las personas en tratamiento de hipertensiónAtención a las personas en tratamiento de hipertensión

Atención al tratamiento con diuréticos

Si tomas diuréticos, ¡cuidado con las altas temperaturas! Estos medicamentos pueden empeorar los efectos adversos de las altas temperaturas, como el síndrome de agotamiento, el golpe de calor y la deshidratación.

El doctor José Luis Lasaga Ortega, especialista en Urgencias Generales de Quirónsalud AlicanteEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos informa de que "uno de los medicamentos utilizados para el tratamiento de la presión arterial alta son los diuréticos, lo cual, sumado a las altas temperaturas del ambiente, hace que el paciente pierda más líquidos, motivo por el cual es de vital importancia que se tomen más líquidos de lo que se acostumbra".

Por otra parte, en el caso de las personas con hipertensión, no hay que olvidar el resto de recomendaciones especiales para el verano, como mantenerse hidratado y seguir con la medicación pautada, ya que el calor puede favorecer la pérdida de líquidos y provocar la bajada de la tensión.

En general, si queremos evitar todas estas consecuencias del calor, en la medida de lo posible, debemos seguir las pautas generales de hidratación, usar ropa holgada con colores claros, seguir una dieta mediterránea y evitar las horas centrales del día.

Etiquetas