Este verano, ¡que los insectos no te pillen desprevenido! Te contamos cuáles son las picaduras más frecuentes en esta época, cómo prevenirlas y, si aun así te pican, qué debes hacer para aliviar el molesto picor.

Picaduras típicas de verano y sus síntomas

En la época estival, es habitual encontrarnos con una amplia variedad de insectos y, si vamos a la playa, también podemos toparnos con los animales marinos, cuyas picaduras generan muchas molestias. Pero ¿sabes distinguirlas? Estos son sus síntomas.

Aprende a diferenciar las picaduras y cómo prevenirlas y curarlasAprende a diferenciar las picaduras y cómo prevenirlas y curarlas

  • Picaduras de mosquito: Son bultitos rojos, que causan picor, inflamación y enrojecimiento en la zona, y además permanecen uno o dos días. Las reacciones alérgicas a esta picadura ocurren en muy raras ocasiones a causa de la saliva del mosquito.
  • Picaduras de mosquito tigre: Además del picor y de la inflamación, pueden provocar otros síntomas, como fiebre, dolor en las articulaciones, cefalea, intolerancia a la luz y enrojecimiento facial y corporal.
  • Picaduras de abeja y avispa: Causan picor, inflamación y dolor, con una intensidad mayor que las picaduras de mosquito. En los casos más graves pueden llegar a necesitar tratamiento médico, especialmente en las personas con alergia al veneno de estos insectos. El doctor Ignacio García Núñez, jefe del servicio de Alergología de los Hospitales Quirónsalud Campo de GibraltarEste enlace se abrirá en una ventana nueva y CórdobaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos detalla las posibles reacciones:
    • Leve, con un diámetro inferior a 10 centímetros.
    • Local extensa, con un diámetro superior a 10 centímetros.
    • Generalizada, con urticarias y angioedemas, y se puede producir incluso anafilaxias.
  • Picaduras de garrapata: Producen enrojecimiento en la zona donde se encuentra adherida la garrapata, que trata de chupar la sangre. Atención porque estos animales pueden transmitir enfermedades, por lo que se deben retirar enseguida acudiendo a un centro hospitalario. No se recomienda hacerlo en casa porque pueden quedar restos en el cuerpo.
  • Picaduras de hormiga. Provocan hinchazón, pus y, en ocasiones, se forma una ampolla. Cabe matizar que, en realidad, la hormiga no pica sino que muerde.
  • Picaduras de araña. Tienen un aspecto de diana y provocan mucho picor.
  • Picaduras de pulga. Son una multitud de bultitos que están agrupados y generan mucho picor.
  • Picaduras de tábano. Causan un nódulo en la piel, que además es muy doloroso.

En la playa, ¡precaución con estos animales marinos!

  • Picaduras de medusa. Dejan una marca enrojecida en la zona que ha estado en contacto con los tentáculos de la medusa. Además, producen dolor, ardor y hormigueo.
  • Lesiones de erizos de mar. Provocan pinchazos en la piel, ya que sus púas se quedan insertadas.
  • Picaduras de araña de mar: Se esconden en las playas de arena fina, cerca de la orilla, y pueden picarte cuando los pisas. Esto ocasiona un gran dolor en la zona, que puede extenderse por el resto de la extremidad, debido a que inyectan una sustancia neurotóxica.

Métodos para espantar a los mosquitos

Pueden llegar a arruinarnos la tarde en la piscina, la excursión por la montaña, e incluso el descanso nocturno. De hecho, la doctora Cristina Ortega Casanueva, pediatra del Hospital Quirónsalud San José,Este enlace se abrirá en una ventana nueva ya nos deja claro que "esos molestos insectos pican siempre a los niños". Por eso, cada verano es inevitable buscar los principales métodos para prevenir las picaduras de mosquitos, entre los que están:

  • Repelentes de insectos.Pueden ser naturales, derivados de las plantas, o químicos, y funcionan emanando un olor que espanta a los mosquitos. La principal diferencia es que los primeros son menos tóxicos y protegen durante menos tiempo que los químicos. Nuestra doctora Ortega señala que "los repelentes se comercializan en diferentes formatos, siendo el más popular en forma de pulsera para niños".
  • Mosquiteras. Anímate a colocarlas en las ventanas de casa, en el carrito del bebé, en la cuna y en la cama, comprobarás cómo te salvan de los picotazos.
  • Dispositivos electrónicos. La tecnología puede ayudarnos a mantener alejados a estos molestos insectos, tal como explica nuestra pediatra: "Mediante la emisión de sonidos de alta frecuencia ahuyentan a los insectos, pero no está confirmada su eficacia".

Reglas básicas para evitar las picaduras de avispas y abejas

Tanto los adultos como los niños deben conocer estas medidas preventivas:

  • No debemos aproximarnos a los nidos o las colmenas, porque las avispas y las abejas pueden picar al sentirse amenazadas. Igualmente, no debemos introducir las manos en los tejados o en los agujeros, que es donde hacen sus nidos.
  • No debemos espantarlas o intentar matarlas cuando se colocan sobre nosotros, aunque aguantarse sea muy complicado. En lugar de eso, la doctora Ortega nos recomienda "permanecer quietos o realizar movimientos muy lentos hasta que se vayan".
  • Debemos usar vasos cuando organizamos comidas al aire libre en lugar de beber directamente de las latas, porque podemos llevarnos la sorpresa de que estos insectos se introduzcan en ellas. Al respecto, nuestra pediatra nos señala la importancia de transmitir este mensaje a los niños: "Enseñadles a mirar bien antes de beber y asegurarse que no hay ningún insecto en el borde del vaso o de la lata". Igualmente, debemos mantener bien cerrados los cubos de la basura.
  • No debemos andar sin calzado en la piscina, en el campo y en los jardines. Además, antes de secarnos con la toalla, debemos agitarla muy bien al levantarla del suelo. Nuestra pediatra añade que "se debe realizar la misma operación con la ropa que se haya dejado en el suelo: sacudir antes de poner".
  • Debemos descartar los colores llamativos, como el rojo, el morado y el amarillo, que atraen a las abejas y a las avispas. En cambio, podemos escoger ropa con colores apagados.
  • En las excursiones por la montaña y el campo, debemos evitar los perfumes muy intensos. Respecto a los peques, se recomienda que lleven pantalones y manga larga.
  • ¡Atención a estas actividades! Si estamos en una zona con demasiadas flores, lo más adecuado es que evitemos correr y montar en bicicleta, puesto que una colisión con una abeja o una avispa puede ocasionar la picadura.
  • Debemos colocar una placa de alerta médica a los niños que son alérgicos al veneno de avispa o de abeja.

Cómo curar las picaduras

Estas son las 11 recomendaciones de nuestros expertos:

  1. Prohibido rascarse. Aunque nos parezca la mejor forma de calmar esa molestia, lo cierto es que ocurre el efecto contrario: pica más y la piel se erosiona y se infecta. La doctora Ortega nos avisa que "tras sucesivos picotazos, los lugares de antiguas picaduras se reactivan en forma de ronchas, que pican mucho, y es lo que se denomina prurigo agudo o urticaria papulosa".
  2. Quitar los anillos, los relojes y las prendas que comprimen la zona afectada.
  3. Colocar hielo en la zona afectada.
  4. Levantar la extremidad en la que se ha producido la picadura.
  5. Limpiar las ampollas con cuidado para que no se rompan. Para ello, podemos utilizar agua y jabón, de modo que nos ayudará a prevenir las infecciones secundarias.
  6. Consultar con el médico la toma oral de algún antihistamínico o la aplicación de un corticoide en la piel para ayudar a calmar el picor, especialmente en el caso de los niños.
  7. Utilizar productos con amoniaco, de venta comercial, que alivian las molestias de las picaduras de mosquito, tábanos, abejas, avispas y animales marinos. La doctora Ortega añade que "el amoníaco frena rápida y eficazmente el picor y la irritación de la piel, y además neutraliza el veneno".
  8. Sacar el aguijón en las picaduras de abeja. Para ello, debemos usar unas pinzas finas, sin ejercer presión porque puede romperse. En concreto, debemos realizar un movimiento suave, similar al de un arañazo con la uña, sin tirar del aguijón.
  9. Alejarse del lugar donde nos ha picado una avispa, ya que puede picarnos más veces, y además expulsa feromonas que llaman la atención de otras avispas.
  10. Comprobar la evolución de las picaduras para detectar cualquier infección.
  11. Consultar con los especialistas para que pauten el tratamiento más adecuado si la reacción es muy severa.

Cómo curar las picaduras de los animales marinos

En la playa, debemos ser precavidos con las medusas, los erizos y las arañas de mar, que son animales marinos muy frecuentes. Hay que tener en cuenta que los niños pueden sentir curiosidad y que terminen tocándolos o pisándolos. Si esto ocurre, desde la Unidad de Pediatría y Cirugía pediátrica del Centro Médico TeknonEste enlace se abrirá en una ventana nueva nos indican qué debemos hacer frente a estas lesiones.

Así debes actuar ante una picadura de medusa

  • No laves la picadura con agua dulce, en su lugar debes utilizar agua salada o suero fisiológico.
  • Después, aplica frío sobre la herida. La doctora Ortega nos matiza que "nunca se debe poner el hielo en contacto directo con la piel, porque podría quemarla".
  • Picadura de medusaPicadura de medusaEvita frotar la picadura con la arena o con la toalla.
  • En caso de que los restos de medusa permanezcan en la piel, evita quitarlos con la mano. La doctora Ortega nos señala que "se recomienda utilizar la propia presión del agua salada o unas pinzas. En cualquier caso, siempre hacedlo sin frotar".
  • Consulta con nuestros pediatras si el niño sufre la picadura de este animal marino. Así podrán prescribir el uso de antiinflamatorios que calman el dolor, de antihistamínicos para el picor y de corticoides para las reacciones de mayor gravedad.

Si la lesión está causada por el erizo de mar

  • Limpia la zona de la lesión y desinféctala.
  • Retira todas las púas que puedas con la mano o usando unas pinzas finas que estén en buenas condiciones asépticas para prevenir infecciones.
  • Si no puedes retirar algunas púas, se debe consultar con nuestros doctores la toma de un antibiótico que ayuda a evitar las infecciones. En ocasiones, se puede precisar la aplicación de cremas con trementina, cuyo efecto facilita la expulsión de las púas que no se han podido extraer de manera manual.

Frente a las picaduras de araña de mar

  • ¡Ojo! No apliques hielo en la zona, porque el frío activa la toxina introducida en la picadura.
  • Coloca la extremidad en agua muy caliente durante media hora o una hora para aliviar la molestia y la hinchazón.
  • Usa compresas con amoniaco para aliviar el dolor.
  • Consulta con nuestros doctores si la inflamación es muy grave, ya que pueden prescribirte el uso de corticoides o antihistamínicos.
Etiquetas