¡Se acerca la vuelta al cole! Y, con ella, la vuelta a la rutina de toda la familia, lo que obliga de nuevo a establecer horarios, hábitos, deberes y actividades extraescolares. Esto puede influir negativamente en los menores, quienes, durante este periodo, pueden mostrarse cansados, apáticos, tristes, menos concentrados, con ansiedad y, en el peor de los casos, con depresión.

La forma más adecuada de que los niños afronten este periodo consiste en adaptar los horarios poco a poco y con antelación, además de añadir otros buenos hábitos. En este sentido, el doctor Gonzalo Pin Arboledas, responsable de PediatríaEste enlace se abrirá en una ventana nueva y de la Unidad del SueñoEste enlace se abrirá en una ventana nueva del Hospital Quirónsalud Valencia, destaca que "establecer en la vida familiar pautas saludables, como ir andando al colegio, cenar en familia, leer antes de acostarse o no utilizar tecnología a partir de las 19.00 horas, resultan clave a la hora de maximizar el rendimiento escolar de los niños".

Esos son los consejos para adaptarse a la vuelta al cole.

Recuperar los horarios antes de la vuelta al coleRecuperar los horarios antes de la vuelta al cole

Recuperar los horarios antes de volver al colegio

No hay que esperar hasta el último día para adaptar los horarios, lo más recomendable es comenzar a hacerlo 7 o 10 días antes del inicio de las clases. Para ello, nuestro doctor nos recomienda lo siguiente: "Iremos adaptando todos los ritmos del niño al nuevo horario, adelantando cada 3 días, aproximadamente, todas las acciones como levantarse, desayunar, comer, cenar y la hora de acostarse, de manera que iremos haciendo una adaptación progresiva al nuevo horario típico de la etapa escolar". Además, los horarios se deben mantener incluso durante el fin de semana.

Favorecer un buen descanso es fundamental

La calidad del sueño afecta al rendimiento escolar, e incluso a la conducta infantil, por lo que es importante que duerman un mínimo de 8 horas cada día. Nuestro doctor nos explica que "si los menores duermen poco, mal o en momentos del día no programados para ello, al día siguiente tendrán más dificultades de aprendizaje, controlarán mal su humor o su conducta".

Lamentablemente, los trastornos del sueño también pueden presentarse durante la infancia. De hecho, existen varios factores que interfieren en el propósito de dormir bien, como, por ejemplo, modificar los hábitos de manera rápida, no jugar en el exterior y utilizar de manera inadecuada los dispositivos electrónicos.

Para prevenir los problemas en el descanso, las principales medidas son respetar los horarios de sueño, practicar actividades al aire libre durante el día, cuidar la alimentación durante la cena y mantener un buen ambiente con una temperatura agradable.

Los beneficios de desayunar en familia

Otra de las recomendaciones de nuestros pediatrasEste enlace se abrirá en una ventana nueva es realizar al menos una de las principales comidas en familia con tiempo para hablar. Por ejemplo, el desayuno puede ser uno de los momentos más fáciles para cuadrar horarios.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que un desayuno saludable debe incluir:

  • Lácteos, que pueden ser leche o sus derivados, como el yogur o el queso.
  • Cereales o pan, que proporcionan energía a los niños, como una pequeña rebanada acompañada de un chorro de aceite o una rodaja de tomate.
  • Fruta, que proporciona minerales y vitaminas. Para hacerla más atractiva, prueba a cortarla en trozos geométricos.

Los beneficios de desayunar en familiaLos beneficios de desayunar en familia

Otras pautas relacionadas con la alimentación

Nuestros pediatras también nos proponen:

  • Dejar que participen en la planificación de las comidas y en la preparación, de modo que lo vean más divertido.
  • Ser un ejemplo para los hijos, tanto en el descanso como en la alimentación.
  • Evitar los premios o los castigos relacionados con la comida.
  • Incorporar poco a poco los buenos hábitos alimentarios, añadiendo frutas y verduras en la dieta, y retirando los helados y otros dulces, cuyo consumo suele ser más habitual durante las vacaciones.
  • Beber agua para mantener la hidratación, evitando el consumo de los refrescos y zumos azucarados.
  • Consumir fruta entre horas en el caso de que los pequeños tengan hambre.

Limitar el uso de pantallas

Durante las tardes, es aconsejable que los niños salgan a jugar al aire libre y eviten el uso inadecuado y excesivo de los dispositivos electrónicos.

Las actividades físicas, como patinar, montar en la bicicleta o jugar en el parque, les permiten liberar el estrés y eliminar el miedo y la preocupación.

Además, no se recomienda extender el uso de las pantallas más allá de las 19.00 horas, ya que podría interferir en el descanso nocturno. En su lugar, se puede optar por leer un cuento o un libro, según la edad del menor.

Preparar la vuelta al cole con los niños

Además de los horarios, la alimentación y el descanso, hay que realizar todos los preparativos previos al curso escolar, y en esto nos pueden ayudar los más pequeños. En este sentido, nuestros pediatras nos proponen comprar los libros, forrarlos, preparar la mochila y el uniforme o la ropa que vayan a llevar a clase.

Cómo preparar la vuelta al cole en familiaCómo preparar la vuelta al cole en familia

Por otra parte, antes de comenzar las clases, se recomienda a los padres:

  • Repasar con los niños los temas escolares durante el verano.
  • Destacar lo bueno de volver al cole, como aprender, conocer nuevos compañeros, reencontrarse con los amigos y salir de excursión.
  • Escuchar a los niños.
  • Contestar a las dudas y los temores, transmitiendo confianza y apoyo.
  • No transmitir la pereza de volver al trabajo.

Además, el primer día de colegio no hay que olvidar acompañarlos, tratando de que el momento de separación sea lo más corto posible. Igualmente, se debe ser puntual para recogerles e interesarse por lo que han hecho durante el día.

Por último, hay que tener en cuenta las medidas preventivas frente al coronavirus, siempre adaptándose a las recomendaciones sanitarias.

Etiquetas