Decir adiós a la grasa localizada en las cartucheras, las piernas, el abdomen, la espalda y otras partes del cuerpo es posible mediante la liposucción o la lipoescultura. Se trata de la cirugía plástica más solicitada de cara al verano porque ayuda a conseguir la figura que deseamos en una única intervención, actuando incluso en las zonas más complicadas.

El doctor Julio Millán Mateo, jefe de equipo de Cirugía plástica, reparadora y estética del Complejo hospitalario Ruber Juan BravoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "la liposucción elimina el exceso de grasa o tejido adiposo de diversas zonas para mejorar el aspecto corporal y pulir los contornos irregulares del cuerpo". En definitiva, permite la remodelación de la silueta en general.

¿Quieres saber todo sobre este tratamiento estético? Te contamos para qué se utiliza, las técnicas disponibles y otros datos sobre la intervención.

Usos estéticos de la liposucción o lipoescultura

Su finalidad principal es remodelar la silueta del cuerpo, extrayendo la grasa que se acumula en distintas zonas del cuerpo, incluso en las que más se resisten a desaparecer. Para ello, se introduce una cánula o jeringa especial que comunica con una máquina de aspiración.

Eso sí, es importante recalcar que esta técnica no supone un tratamiento contra el sobrepeso, puesto que no lograremos bajar el peso, sino una mejor apariencia corporal.

En concreto, trata la grasa localizada en:

¿Para qué sirve la liposucción o lipoescultura?¿Para qué sirve la liposucción o lipoescultura?

  • Los muslos
  • Los glúteos
  • Las caderas
  • El abdomen
  • Los brazos
  • Las rodillas
  • La papada

Cabe añadir que la liposucción permite actuar sobre la celulitis, como destaca nuestro doctor: "el objetivo fundamental es quitar la grasa corporal con el fin de eliminar lipodistrofias o celulitis y moldear el cuerpo del paciente".

Trasferir la grasa a los glúteos o al pecho

La lipotransferencia es otro de los usos estéticos de la liposucción. En este caso se combinan dos tratamientos estéticos: la succión de la grasa y su reinyección en el pecho o en los glúteos, por ejemplo. "La lipotransferencia consiste en reubicar e infiltrar la grasa extraída en aquellas partes del cuerpo que necesitan mayor volumen y mejor apariencia estética", según nuestro doctor.

¿Cómo se realiza la liposucción?

Es un procedimiento ambulatorio en el que se usa anestesia local o general, dependiendo de las necesidades de cada caso. Normalmente requiere de 1 a 3 horas, aunque esto puede variar según el procedimiento.

Durante la intervención, nuestro cirujano introduce la cánula en las áreas previamente señaladas; y seguidamente, se infiltran las sustancias que facilitan el proceso de extracción. Sobre este paso, nuestro doctor indica que "se inyecta una solución líquida que está formada de anestesia, una sustancia que contrae los vasos sanguíneos y una solución salina que ayudará a desprender la grasa de la piel y del músculo, disolviéndola y transformándose en un líquido viscoso".

Por último, el líquido se succiona con la cánula que se ha incorporado al principio de la intervención. Esta comunica con la máquina de aspiración.

La recuperación tras la liposucción

Es posible retomar la rutina en unos días, aunque esto depende del tipo de liposucción y de las características personales. Asimismo, se recomienda no hacer esfuerzos durante las semanas siguientes a la intervención. "Además se deberá proteger la zona tratada mediante una faja especial y unas compresas elásticas", concluye nuestro doctor.

Tipos de liposucción

Existen varias técnicas posibles que permiten eliminar la grasa localizada utilizando diferentes herramientas o equipos, como sustancias inyectables, la tecnología láser o los ultrasonidos.

La liposucción tumescente, la más usada

Es la más empleada, aunque la intervención tiene una duración mayor que otras técnicas. Durante esta liposucción se inyecta un líquido específico en las áreas que van a tratarse; después, se procede a succionar la grasa.

Liposucción, antes y despuésLiposucción, antes y después

La sustancia inyectada contiene:

  • Lidocaína, que es un anestésico local. Así se produce un entumecimiento de las partes intervenidas mientras trascurre la operación y también al acabar.
  • Epinefrina, que es un medicamento para contraer los vasos sanguíneos. Al respecto, nuestro doctor nos aclara que "la epinefrina en la solución contribuye a reducir la pérdida de sangre, los hematomas y la hinchazón".
  • Solución salina intravenosa, que facilita la extracción de la grasa y, además, termina succionada al mismo tiempo que la grasa.

Técnica superhúmeda, otra alternativa inyectable

Es muy parecida a la liposucción tumescente, ya que también se inyecta un líquido específico en la intervención, pero con una dosis menor. Sobre esto, nuestro doctor nos explica que "la cantidad de líquido que se inyecta es igual a la cantidad de grasa que se va a extraer".

Por otra parte, la operación se realiza en menos tiempo, y con frecuencia requiere aplicar un sedante o anestesia general a la persona intervenida.

Lipoescultura con ultrasonidos

En este caso, se disuelven las células adiposas aplicando vibraciones ultrasónicas. En el momento que están diluidas, pasan a succionarse con la cánula. La duración de esta intervención es mayor que la que emplea la técnica superhúmeda.

La liposucción asistida por ultrasonido está indicada para tratar la grasa localizada en la espalda o el pecho masculino, por ejemplo. Así lo especifica nuestro doctor: "Esta técnica puede eliminar la grasa de zonas densas y fibrosas del cuerpo, como la parte superiorde la espalda o el tejido mamario agrandado en los hombres".

En cuanto al procedimiento, se puede hacer de 2 maneras:

  • Externa, sobre la superficie de la piel.
  • Interna, debajo de la superficie cutánea. Para ello, se emplea una cánula caliente de pequeño diámetro.

Por último, nuestro doctor nos apunta que "frecuentemente, se combina esta técnica con la técnica tumescente en procedimientos de seguimiento, secundarios, o para una mayor precisión".

Uso de tecnología láser en la liposucción

Se llama liposucción asistida por láser y en ella se aplica esta tecnología para diluir las células adiposas. Cuando están licuadas, se succionan o se drenan a través de los tubos o las cánulas de pequeño tamaño. Precisamente por esto es la opción ideal para las zonas del cuerpo de menor tamaño. "Como el tubo que se utiliza en esta técnica es más pequeño que los empleados en la liposucción tradicional, los cirujanos prefieren emplearla en zonas reducidas como la barbilla, la quijada y la cara", nos aclara nuestro doctor.

No hay que olvidar que la ventaja más destacada de esta liposucción es que la energía del láser ayuda a estimular la segregación del colágeno, de forma que evita la caída de la piel después de la operación.

¿Qué técnica es la adecuada para mí?

Lo mejor es acudir a la consulta de preoperatorio porque así el equipo médico puede examinar el cuerpo y localizar las zonas dónde hay un mayor cúmulo de grasa. De esta forma, es posible recomendar la técnica más adecuada para cumplir con las expectativas personales.

El preoperatorio también es fundamental para conocer otros datos importantes de la salud de la persona antes de la liposucción. Así lo refleja nuestro doctor: "Será necesario completar su historial médico, teniendo en cuenta si la paciente tiene algún tipo de alergia, sufre de alguna enfermedad como diabetes o toma medicación crónica".

Si quieres más información sobre la operación y sus precios, pincha aquíEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

Etiquetas