A la hora de llenar el carrito de la compra nos fijamos en el envase, en el listado de ingredientes, en el aporte nutricional… pero también nos dejamos llevar por su reputación, es decir, qué se dice de ellos en la calle o en las redes sociales.

En ocasiones, la mala fama de algunos alimentos hace que rechacemos de manera injusta su consumo. Acerca de esto, desde Quirónprevención nos indican que "eliminamos de nuestra dieta multitud de alimentos porque escuchamos que pueden resultar dañinos. Sin embargo, la mayoría de ellos son necesarios para el funcionamiento de nuestro organismo y, al contrario de lo que pensamos, nos pueden hacer mucho bien".

6 alimentos con mala fama, a estudio

Desde QuirónprevenciónEste enlace se abrirá en una ventana nueva nos advierten que "estos son algunos de los alimentos que el boca a boca popular ha estigmatizado y, sin embargo, tienen su lado bueno, que en la mayoría pesa más que los prejuicios preconcebidos que tenemos con ellos".

Entre los más destacados y las reputaciones que los acompañan se encuentran:

  1. El aguacate y su concentración calórica. Pese a que hoy en día tiene tantos detractores como aficionados, es más fácil escuchar que "el aguacate engorda" antes que todas las propiedades que proporciona su consumo. Lo cierto es que puede convertirse en un aliado para el control de peso y además contiene muchos nutrientes.
  2. El huevo y su efecto en el colesterol. Es habitual relacionar su consumo con el aumento de colesterol, e incluso en algunos casos se deja de incluir en la dieta por temor a que esto ocurra, pero ¿hay evidencias de esta relación? Te aportamos todos los datos para que no juzgues injustamente a este producto cuyo aporte proteínico es tan perfecto que se toma como referencia para el resto de alimentos.
  3. El plátano y su gran cantidad de azúcar. Es una magnífica fruta para consumir antes del entrenamiento o después, o por simple gusto. Pero, como en el caso del aguacate, se valora su reputación de que engorda, olvidando las propiedades que contiene. A esto se añade el falso temor que genera el azúcar de las frutas, algo que no se plantea con otros productos. Te explicaremos qué hay de cierto en esto.
  4. Los frutos secos y sus calorías. Una pequeña ración de frutos secos, ya sean nueces, almendras, etcétera, aporta saciedad y una gran variedad de nutrientes. Te contamos cuál es la reputación de los frutos secos, a qué se debe, y te damos motivos para seguir incluyéndolos en tu dieta de manera saludable y sin temor a la báscula.
  5. El pescado azul y su contaminación. El atún, el pez espada, las anchoas, entre otros, van acompañados por la fama de contener metales tóxicos y, por ello, se dejan de consumir. Te contamos la verdad sobre estas afirmaciones y te damos las pautas para no rechazar el consumo de estos pescados y poder disfrutar tanto de su sabor como de todas sus beneficiosas propiedades.
  6. Los hidratos de carbono, el enemigo número 1 de la dieta. En ocasiones se pone en la misma balanza a todos los hidratos de carbono y se elimina por completo su consumo, sobre todo si nuestro propósito es perder peso. Sin embargo, nos pueden ayudar en este objetivo y al mismo tiempo aportarnos propiedades saludables. Te ofrecemos toda la información sobre esta fuente de energía tan saludable y te ayudamos a incluirla en la dieta sin miedo a engordar.

Entonces, ¿hay que eliminarlos o no? Nuestros especialistas lo dejan claro: "Los únicos ‘alimentos’ que debemos excluir de nuestra dieta son los ultraprocesados, los alimentos con contenido excesivo en azúcares o aquellos que contengan grasas poco saludables, como las hidrogenadas presentes, por ejemplo, en las margarinas, en la bollería industrial y en la mayoría de ultraprocesados".

Cada semana te contaremos las razones para saltarte la mala fama del aguacate, el plátano, el huevo, los frutos secos, el pescado azul y los hidratos de carbono y, en definitiva, tomar decisiones saludables.

Etiquetas