Ya no es extraño salir a la calle y ver algún corredor o ‘runner’, según el término en inglés popularizado en los últimos años. Y es que este deporte tan clásico aporta una serie de beneficios a nivel físico y mental.

Además, como todo el deporte en general, ayuda a prevenir muchas enfermedades. La doctora Elena Sanz Rivas, jefa del servicio de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Universitario Quirónsalud MadridEste enlace se abrirá en una ventana nueva, añade que "investigaciones recientes también apoyan la necesidad de considerar el ejercicio físico como una terapia eficaz en enfermedades psiquiátricas, como los tratamientos psicoterapéuticos y los farmacológicos".

Tanto si ya eres ‘runner’ como si estás esperando una señal para empezar, te contamos los beneficios de adentrarte en este deporte y te damos una serie de consejos para iniciarte en el mundo del ‘running’.

¿Qué beneficios aporta el running?

Cuando corres, estás tú y el asfalto, por este motivo, se considera un deporte individual e independiente; al fin y al cabo, eres tú el que dice hasta dónde quieres llegar. Nuestra doctora nos describe que "el corredor persigue, sobre todo, superarse a sí mismo, conseguir mejores tiempos, retos progresivos".

Ventajas del running o correrVentajas del running o correr

Pero correr tiene muchas otras ventajas y beneficios, que son motivos para incorporarlo en la rutina:

  • Correr en solitario o en grupo. Aunque la imagen habitual del corredor es la del deportista que va solo, también puede ir acompañado, e incluso existen grupos de corredores que se reúnen cada cierto tiempo como una motivación adicional y una pasión compartida, aunque en la actualidad es necesario tener en cuenta las medidas preventivas contra el coronavirus para impedir los contagios.
  • Deporte de concentración. Además de que requiere concentración, también tiene beneficios sobre esta. De hecho, el ejercicio físico en general es bueno para la atención, la memoria y la concentración, y esto puede servirte cuando te sientes agotado o con fatiga. Nuestra psiquiatra nos concreta que "es destacable que el ejercicio físico puede mejorar el rendimiento escolar en niños y adolescentes; y en ancianos, puede prevenir la aparición de deterioro cognitivo por estos efectos sobre el funcionamiento intelectual".
  • Momento de pausa. Poner la lavadora, planchar, qué hacer de cenar, ayudar con los deberes a los niños… ¿Te ha pasado pensar en las tareas pendientes u otras cosas sobre el futuro o el pasado? Para combatirlo, puede ayudarte salir a correr. Según nuestra psiquiatra, "en el mundo que vivimos, lleno de prisas y sin tiempo para pensar, el ‘running’ se convierte para muchos practicantes en una especie de meditación".
  • Tiempo para uno mismo. Mientras corres, puedes conectar contigo mismo, con el momento presente y con tus necesidades, que son factores que favorecen la confianza y la salud mental.
  • Mayor autoestima. Cuando corres favoreces tu crecimiento personal y tu autoestima, y todo ello sin compararte con otros, ya que solo existen los retos que tú mismo establezcas. Eso sí, no te martirices porque lo importante es que te mantengas activo. Respecto a esto, nuestra psiquiatra nos indica que "una actividad física continuada mejora la imagen que cada persona tiene de su cuerpo y favorece las relaciones sociales", añadiendo que "todos estos beneficios hacen que la autoestima de las personas que realizan ejercicio de forma habitual mejore de forma significativa".
  • Sensación de placer. Es cierto que correr requiere esfuerzo, pero merece la pena porque, al acabar, nos aportará sensaciones muy buenas. En general el ejercicio físico proporciona una sensación placentera que, como nos detalla nuestra psiquiatra, "se asocia a la liberación de endorfinas, que son sustancias naturales que producen sensación de bienestar, así como a la liberación de estrés muscular".

Ejercicio físico y salud mental

Si practicas ejercicio de manera regular, te aportará beneficios a nivel psicológico, entre ellos:

  • Favorece el ánimo, la motivación y la iniciativa.
  • Ayuda a manejar las emociones y la capacidad de decidir.
  • Aporta energía y beneficia la productividad sin liberar cortisol u otros sistemas de alerta, que son factores asociados a la producción de ansiedad. Esto ayuda a regular el apetito y el sueño de manera natural.
  • Alivia el nivel de ansiedad. En este punto, nuestra doctora nos apunta que "la práctica deportiva, además, disminuye la ansiedad en todos los trastornos que cursan con ella: trastornos de ansiedad generalizada, de pánico, fóbicos, neuróticos, adaptativos o por estrés".

Running para principiantes

Antes de salir a correr, es importante que tengas en cuenta estas recomendaciones básicas que nos indican desde el Centro Médico Quirónsalud DigestEste enlace se abrirá en una ventana nueva para prevenir las lesiones deportivas y seguir superándote.

  • Usa ropa y calzado adecuados. Es fundamental que optes por la comodidad y la ligereza en la ropa que utilizas para correr, así como por unas deportivas adecuadas, porque los pies también son importantes en la carrera.
  • Establece objetivos. Si es tu primera vez en el mundo runner, lo mejor es que dividas en intervalos cortos una distancia completa para realizarla, en lugar de recorrerla en una única sesión. Por ejemplo, puedes ir alternando dos minutos de carrera suave con otros dos minutos andando.
  • Comienza poco a poco. Correr implica una serie de nuevas exigencias al cuerpo y este debe acostumbrarse. Por eso, empieza poco a poco y con un ritmo moderado; así evitarás frustrarte, e incluso lesionarte. Recuerda que también es esencial que tu cuerpo tenga tiempo para recuperarse.
  • Cuida tus pasos. Aunque correr puede parecer un deporte muy fácil, lo cierto es que su técnica es muy exigente y puede que, al principio, consumas una mayor energía al realizar un trote más duro. Lo recomendable es que hagas pasos cortos y fáciles, en lugar de pasos largos, y que corras de manera relajada sin realizar un excesivo esfuerzo.
  • Atento al flato. Esta sensación tan molesta es muy frecuente en los principiantes, y también en los profesionales. Si aparece el flato, respira relajadamente y con tranquilidad; en caso de que vaya acompañado por dolor, realiza una presión con las manos, y espera a que desaparezca el dolor para volver a correr.
  • Realiza estiramientos. Antes de empezar a correr, puedes preparar las articulaciones realizando movimientos circulares; también puedes correr durante cinco minutos a una intensidad menor y seguir con estiramientos ligeros antes del entreno. Cuando termines la carrera, estira bien cada grupo muscular durante 30 segundos; recuerda que el músculo se encuentra más contraído debido a la repetición de movimientos y necesita regresar a su posición original.

Recomendaciones contra el coronavirus

Protégete de la Covid-19 aplicando las medidas preventivas cuando corres:

  • Seguir con la distancia social, que incluso debe ser mayor que la habitual
  • Lavar las manos antes de correr y después
  • No tocarse la cara
  • Desinfectar el equipamiento utilizado, la ropa y las deportivas
  • No usar fuentes públicas
  • No compartir bebidas o alimentos
Etiquetas