Técnicamente se conoce como cirugía de reasignación de sexo a un conjunto de intervenciones quirúrgicas que ayudan a una persona a conseguir el sexo correspondiente a su identidad, diferente al de nacimiento. Es un proceso complejo por el que optan las personas transgénero, quienes nacen con un sexo y una apariencia física que no corresponde con su identidad de género. Precisamente, el doctor Juan Carlos Meneu Díaz, Jefe del servicio de Cirugía general y del aparato digestivo del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo, nos matiza que "estas cirugías se realizan para ser el género con el que se sienten identificados".

Las técnicas y los objetivos de la cirugía de reasignación de sexo pueden variar según se trate de mujeres transgénero, cuyo sexo biológico es masculino, pero su identidad de género es femenina; u hombres transgénero, a quienes les sucede lo contrario.

Te explicamos en qué consisten los procedimientos disponibles y qué resultados obtienen.

Cirugías para la transexualidad femenina

Entre los procedimientos disponibles para modificar tanto el genital masculino como los rasgos físicos a unos más femeninos están:

QuirófanoQuirófano

Vaginoplastia para construir la vagina

Es la cirugía más destacada en la reasignación de sexo en el caso de mujeres transgénero, y se consigue mediante la cirugía de vaginoplastia, o genitoplastia feminizante, en la que se extrae el pene y se proporciona una vagina estética y funcional. En concreto se combinan estos procedimientos:

  • Orquiectomía y penectomía, que consiste en extraer los testículos y el pene.
  • Vaginoplastia para construir la vagina. Nuestro cirujano nos señala que "se crea con el tejido peniano o del colon". Es posible realizarlo mediante dos formas: invirtiendo los tejidos del pene y escroto o empleando el intestino grueso, concretamente la parte que se sitúa al final.
  • Vulvoplastia para proporcionar la vulva.
  • Clitoroplastia para conseguir el clítoris.
  • Labioplastia para lograr los labios característicos del genital femenino.

Nuestro cirujano nos recuerda que, para elegir la opción que mejor se adapta a cada caso, es necesario consultar con los profesionales, quienes valoran las características personales de cada paciente.

Aumento de mamas y glúteos

Existen determinadas cirugías plásticas que ayudan a obtener una silueta más femenina. En concreto, para modificar el aspecto del pecho y los glúteos se utilizan técnicas, como:

  • Prótesis. Tanto en pechos como en glúteos se pueden introducir unos implantes que aportan un mayor tamaño y una forma atractiva.
  • Lipofilling. Mediante la cual se extrae grasa localizada de la paciente y se reubica en las mamas o nalgas, lo que proporciona un aspecto más terso y redondeado a estas partes del cuerpo. Al mismo tiempo, permite moldear la silueta, ya que se elimina la grasa de las zonas en las que resulta antiestética.

Medicina estética complementaria

Además de los procedimientos anteriores, que son los necesarios para llevar a cabo los cambios más evidentes, también es posible realizar otros para completar el cambio estético hacia un aspecto más femenino.

  • Afinar el rostro con la técnica de feminización facial.
  • Reducir la nuez del cuello, interviniendo el tamaño del cartílago tiroideo.
  • Eliminar el vello.

Efectos secundarios posibles

Aunque la cirugía de reasignación de sexo ha avanzado y actualmente ofrece buenos resultados, como en toda intervención, siempre existe una mínima posibilidad de que se presenten complicaciones, como, por ejemplo, hematomas o infecciones, fístulas entre el recto y la vagina, necrosis o falta de flujo sanguíneo en la zona de labios genitales y vagina, estenosis o cicatriz en la uretra o que el tamaño de la vagina no sea el adecuado para mantener relaciones sexuales.

Cirugías para la transexualidad masculina

En este caso, son intervenciones quirúrgicas orientadas a conseguir que los hombres transgénero adquieran rasgos físicos masculinos con los que sí se identifican. En la actualidad, pueden optar por estos tratamientos:

Construir un pene

Existen dos métodos para conseguir un genital masculino, que se conocen como metaidoioplastia y faloplastia, pero en ambos el objetivo es, como explica nuestro cirujano, "crear un pene funcional, además de estético, puesto que debe posibilitar la erección, la sensibilidad táctil erógena y la micción".

Estas son las vías posibles para conseguirlo:

  • Metaidoioplastia, el paciente sigue un tratamiento hormonal con el que se aumenta el tamaño del clítoris. Después, se crea un pene a partir de este órgano hipertrofiado. Al respecto, nuestro cirujano nos señala que "aunque la funcionalidad del pene es casi completa, el órgano creado tiene un tamaño pequeño y no es del todo apto para la penetración sexual".
  • Faloplastia consiste en crear el pene con tejidos del antebrazo, muslo, abdomen u otras zonas del cuerpo del paciente. En comparación con la técnica anterior, nuestro cirujano nos apunta que "aquí sí se logra un pene de dimensiones anatómicas adecuadas para la penetración sexual".

Estas cirugías para crear el pene se complementan con otras técnicas adicionales.

  • Extracción del útero y la vagina.
  • Reconstrucción de la uretra.
  • Incorporación los testículos con una prótesis especial.

Cirugías para masculinizar el cuerpo

Adicionalmente, se suelen llevar a cabo los siguientes procedimientos para conseguir el aspecto masculino deseado:

  • Mastectomía para extraer las mamas.
  • Implantes específicos para obtener un pectoral deseado.
  • Liposucción y lipofilling para eliminar la grasa localizada y reubicarla en otras zonas más estéticas.

Efectos secundarios posibles

Al igual que en las cirugías de reasignación de sexo en mujeres transgénero, en este caso también se pueden producir algunos efectos secundarios como hematomas, infecciones, falta de flujo sanguíneo en el tejido del pene, menor sensibilidad, fístulas urinarias y cicatrices.

Por último, es importante resaltar que la cirugía de reasignación o cambio de sexo es un proceso complicado en el que se recomienda apoyar al paciente desde varias especialidades, sobre todo si implica tomar decisiones de posibles intervenciones quirúrgicas.

Etiquetas