Con la llegada del comienzo del nuevo curso es muy recomendable realizar una pequeña revisión a los niños con el fin de detectar problemas que, por ligeros que sean o puedan parecer, pueden afectar al desarrollo de sus actividades e incluso convertirse en asuntos más serios. El doctor Manuel Ramón Baca Cots, jefe de Pediatría de los hospitales Quirónsalud MurciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Málaga, nos comenta que la vuelta a la rutina y al orden que supone el día a día puede significar una amenaza para la salud de los niños, que se traduce en problemas de espalda, de vista o enfermedades asociadas a las aulas, y por eso aconseja esta revisión general que incluye varias especialidades y algunas precauciones generales a tener en cuenta.

Revisión para la vuelta al coleRevisión para la vuelta al cole

Revisión de ojos

Como es natural, el comienzo de las clases, los deberes y el estudio implica un mayor esfuerzo para la vista. Por ello, antes de que se produzca es conveniente detectar si el niño pudiera presentar un déficit en su visión, que llegue a alterar su rendimiento en el colegio y le haga necesitar unas gafas correctoras. Normalmente este tipo de revisiones se realizan a partir de los cinco años, aunque en los casos en que los padres presenten problemas en la vista, es mejor adelantar la visita. Las patologías más frecuentes son la miopía y el astigmatismo.

Vigilar la alimentación

Este es un tema fundamental, muy especialmente si los niños se quedan a comer en el cole. Aunque es cierto que los menús escolares suelen estar planificados por especialistas en nutrición, y están por tanto bien equilibrados, es importante tenerlos en cuenta a la hora de planificar las cenas. Por otro lado, el especialista hace hincapié en la importancia de los desayunos: "es una comida primordial y no podemos dejar que nuestros hijos vayan al colegio sin haber desayunado lo suficiente, porque les limitará durante todo el día su trabajo y afectará a sus relaciones personales".

Cuidado con la espalda

La espalda es uno de los puntos débiles de los escolares y, de hecho, son muchas los niños que acuden a consulta con dolor de espalda debido principalmente al excesivo peso de las mochilas. Como recomendación general, la mochila debe pesar un máximo del 10% del peso del niño. Es decir, un niño de 30 Kg no debería cargar con más de 3.

Ojo a las horas de sueño

Como por lo general durante el verano los horarios se hacen más flexibles y en ocasiones se descontrolan un poco, volver a madrugar puede desestabilizar a los niños, por lo que es mejor ir acostumbrándoles a los cambios una semana antes.

Etiquetas