Durante la jornada laboral: ¿te mueves de vez en cuando? ¿Cambias tu postura en la silla? ¿Realizas estiramientos periódicamente? ¿Te levantas de la silla más de una vez al día? Si has respondido con un "no" a todas estas preguntas, necesitas conocer qué es el sedentarismo laboral y cómo puede afectar a la salud.

Presta atención porque te vamos a proponer unos consejos que te activen de manera sencilla, pese a las circunstancias actuales de confinamiento decretado para evitar el aumento de contagios del coronavirus.

Sedentarismo laboral: qué es y sus efectos

Está claro que en la actualidad, con el estado de alarma decretado desde mediados de marzo, la actividad física se ha visto disminuida de manera considerable. No salimos de casa, más que para la compra de productos esenciales, y esto puede motivar que seamos más sedentarios.

¡Combate el sedentarismo laboral!¡Combate el sedentarismo laboral!

Al margen de esto, antes del confinamiento, ya se hablaba del sedentarismo relacionado con la actividad laboral, especialmente aquella que se realiza sentado durante horas en la oficina. Desde QuirónprevenciónEste enlace se abrirá en una ventana nueva nos concretan que "pasar más de ocho o nueve horas al día, cinco veces por semana, sentado frente a un ordenador o en un escritorio, sin realizar no solo ningún tipo de actividad física, sino ni tan siquiera unos pequeños ejercicios de estiramiento, puede causar ciertas dolencias".

Efectos del sedentarismo laboral

El hecho de permanecer sentado toda la jornada puede aumentar el riesgo a sufrir estas dolencias:

  • Dolor muscular. Las contracturas y las molestias en la musculatura son las consecuencias más habituales. Por ejemplo, encontramos el dolor de espalda, el cual es muy importante prevenir con una postura adecuada, y ciertos trastornos musculoesqueléticos, como el dolor lumbar o cervical.
  • Efectos en la circulación. Nuestros técnicos de Prevención de Riesgos Laborales señalan que "pueden aparecer problemas circulatorios, sobre todo por la falta de movimiento, que puede causar que se inflamen las piernas".
  • Mal humor e insuficiente energía.
  • Tensión arterial alta y diabetes.
  • Exceso de peso.

Cómo evitar el sedentarismo laboral

Es cierto que con la prohibición de salir a la calle, lo que supone estar todo el día confinado en casa, se complican las oportunidades de combatir el sedentarismo. Para ello, pueden ayudarte estos consejos saludables, ¡que la silla no se apodere de ti!

  • Higiene postural. Recuerda las claves para mantener una buena postura con el cuerpo y trata de ponerlas en práctica.
  • ¿Realizas sentado las pausas? Esto es un error, levántate de la silla y anda unos minutos por la casa, si estás en modalidad de teletrabajo, o por la oficina. Cada vez que pase una hora, o como mucho dos, anímate a una pausa activa.
  • Estiramientos durante la jornada laboral o descansos. Desde Quirónprevención nos plantean unas ideas muy fáciles: "Expandir y contraer los dedos durante 10 segundos, bajar con las manos la nuca suavemente, estirar los cuádriceps llevando el talón hacia los glúteos, o subir los brazos entrelazados hacia arriba para estirar la espalda".
  • Ejercicio después del trabajo. Aunque no podemos disfrutar del ejercicio al aire libre ni del gimnasio actualmente, podemos buscar coreografías o clases grupales online, que se ajusten a nuestra forma física, que nos mantengan activos media hora al día, como mínimo.

Después de la cuarentena

En el momento que podamos salir a la calle, podemos añadir otros consejos adicionales que nos ayudarán a aumentar la actividad física:

  • Sal a caminar. Anímate a andar 15 o 20 minutos, como mínimo.
  • Opta por medios de transporte saludables. Si es posible desplazarte con bicicleta o andando, u otro transporte saludable, o bajarte unas paradas antes, te animamos a ponerlo en práctica porque es una manera de practicar ejercicio sin ser conscientes de ello.
  • Usa las escaleras, en lugar del ascensor. Esta práctica es muy positiva, especialmente para los problemas circulatorios.

En conclusión, nuestros técnicos de Prevención de Riesgos Laborales nos señalan que "hay estudios que demuestran que la práctica de ejercicio en el entorno laboral reduce el absentismo y mejora la productividad, además de resultar absolutamente beneficioso para los trabajadores". Así que, de momento podemos ir aplicando los consejos más básicos y, en cuanto podamos salir a la calle, seguir con la actividad física, ya que es la mejor forma de prevenir los riesgos del sedentarismo en el trabajo.

Etiquetas