El polen es una de las muchas sustancias que pueden causar reacciones alérgicas en algunas personas. Cuando esto ocurre, se conoce como alergia al polen y así se hace referencia a las plantas y los árboles cuyos pólenes nos provocan los picores de ojos o de nariz, los mocos, los estornudos…. Eso sí, es importante saber que puedes ser alérgico a un polen o a varios, y para confirmarlo se necesita acudir a la consulta de Alergología.

La doctora Pilar Cots Marfil, jefe de servicio de Alergología del Complejo hospitalario Ruber Juan BravoEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "cada planta libera el polen en determinadas épocas del año, así que si conocemos la planta a la que tenemos alergia, podemos saber cuándo libera el polen y, por tanto, en qué época tenemos que ir con especial cuidado".

Te indicamos los árboles y las plantas que más nos afectan y los meses de mayor polinización, y además te proponemos más de 10 recomendaciones para prevenir la alergia al polen.

Calendario de polinización

¿Cuáles son las plantas o los árboles que más se nombran en las consultas de alergología? ¿En qué meses presentan una mayor concentración de su polen? Entre los más importantes están:

  • Arizónicas, cipreses y tuyas, pertenecientes a la familia de las cupresáceas. Sus pólenes nos afectan especialmente en enero y febrero, que son los meses de máxima polinización. Es habitual encontrarnos con esta vegetación en los parques o en los jardines.
  • Plátano de sombra. Las alertas por altos niveles del polen del plátano de sombra son frecuentes de marzo a abril. Hay que poner mucha atención, ya que podemos encontrar este árbol en el interior de las urbanizaciones y también en las calles y las plazas de las ciudades.Atención al calendario de polinizaciónAtención al calendario de polinización
  • Pino. Su máxima polinización comienza en marzo y se prolonga hasta junio, y lo podemos ver en cualquier parte. También requiere poner especial cuidado cuando hay riesgo de procesionaria, que es una oruga que causa urticaria en la piel si se toca.
  • Gramíneas. ¡Son una auténtica pesadilla para los alérgicos a este polen! Lo peor de todo es que su periodo de polinización es muy largo, de abril a julio, y además son fáciles de localizar en casi todas partes, en el césped, los parques, los campos, los bosques...
  • Maleza y artemisa, pertenecientes a las plantagináceas. Su máxima polinización tiene lugar de abril a julio, y, aunque no son habituales en las ciudades, sí que podemos encontrarlas en los caminos y en los terrenos agrícolas.
  • Urticáceas, como la parietaria y la ortiga. Son pequeños arbustos que surgen entre las grietas y los muros. Su tamaño no debe confundirnos, ya que su polen es capaz de producir una reacción alérgica en algunas personas, especialmente en la época de polinización que va de abril a agosto.
  • Olivo. El polen de este árbol genera muchas molestias de mayo a junio. Es típico recordarlo por su presencia en los campos de Jaén, pero lo cierto es que podemos encontrarlo en otras zonas e incluso en jardines particulares.

Estas son solo una muestra de todas las plantas y los árboles que pueden producir reacciones alérgicas. Por eso, si necesitamos saber cuál es la planta, o el árbol, que nos afecta, es recomendable acudir a los especialistas, quienes ayudan a obtener el diagnóstico.

Por otra parte, recuerda que para estar al día de los niveles ambientales de pólenes puedes consultar la web de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología ClínicaEste enlace se abrirá en una ventana nueva.

Guía definitiva contra la alergia al polen

15 consejos para que el polen no sea una pesadilla esta primavera:

  1. Conoce a qué polen tienes alergia. Existe una gran variedad, nuestra doctora nos indica que "se puede tener alergia a un solo polen o a varios a la vez, por lo que será el alergólogo quien hará el estudio y lo confirmará". El hecho de obtener el diagnóstico te facilita marcar en la agenda los meses más críticos para ti en los que se espera la máxima polinización y, por lo tanto, una alta concentración de ese alérgeno en el ambiente.Un hombre con alergia al polen se protege con la mascarilla¿Qué polen toca este mes y cómo prevenirlo?
  2. Protégete al salir a la calle. Puedes hacer uso de filtros nasales, mascarillas y gafas de sol. Las dos primeras te ayudan a prevenir la respiración de los granos de polen, y la segunda reduce el contacto del polen con los ojos. A esto nuestra doctora añade un aviso: "Las personas que utilizan lentillas deben dejar de usarlas durante esos días, ya que el polen se acumula alrededor de ellas y puede llegar a producir daño ocular importante". Igualmente, si tus ojos son muy sensibles, puedes administrar lágrimas artificiales con ácido hialurónico para su limpieza e hidratación. En cualquier caso, la actual situación sanitaria de pandemia por SARS-CoV-2 ya nos obliga a llevar mascarilla para evitar los contagios, por lo que esta precaución frente al coronavirus nos puede servir también para protegernos de las partículas de polen que se encuentran suspendidas en el aire.
  3. Al volver a casa, echa a lavar la ropa y dúchate, porque el polen permanece en el pelo y en la ropa.
  4. Cuida la limpieza de tus manos y tu cara. En la misma línea, es recomendable que, de manera frecuente, limpies la nariz y los ojos utilizando agua fresca.
  5. No te desplaces en moto o en bicicleta.
  6. Si necesitas utilizar el coche, asegúrate de que posee los filtros antipolen y de que, además, estén en buen estado antes de la época de máxima polinización. En este sentido, recuerda que también puedes utilizar los filtros antipolen en los humidificadores y en el aire acondicionado de tu vivienda.
  7. Cuando limpies el polvo de tu casa, utiliza el aspirador en lugar de la escoba, así evitas remover las partículas del polen. Con el mismo fin, puedes usar una bayeta húmeda al retirar el polvo.
  8. Mantén las ventanas cerradas el máximo tiempo posible. Sobre esto, nuestra doctora nos aconseja "ventilar la casa durante poco tiempo, 5 minutos es suficiente, y mejor al mediodía, cuando la concentración de polen es menor. La concentración mayor ocurre por la noche".
  9. Evita secar o tender la ropa al aire libre, puesto que el polen puede quedar depositado en la tela.
  10. ¡Ojo con las tormentas eléctricas y el viento! Nuestra doctora nos recomienda "vigilar especialmente los días de tormenta de alto contenido eléctrico y los días de viento, ya que las concentraciones de pólenes aumentan mucho".
  11. Atención a la fruta y verdura porque puede haber polen adherido en ellas. Esto es muy sencillo de resolver lavándolas o pelándolas, o ambas acciones, antes de consumirlas. "Los productos obtenidos de las abejas, como la miel y el propóleo, también pueden contener polen en su interior", nos advierte nuestra alergóloga.
  12. Sigue el tratamiento médico pautado por el especialista. Acerca de esto, nuestra doctora nos alerta de que "no hay que olvidar que existen fármacos antihistamínicos que pueden provocar somnolencia, por lo que debe tenerse en cuenta a la hora de conducir o de realizar actividades que requieran concentración".
  13. No realices actividades que agitan las partículas de polen, como barrer o cortar el césped, entre otras.
  14. No practiques las actividades al aire libre de 5.00 a 10.00 horas y tampoco de 19.00 a 22.00 horas, ya que son las franjas horarias en las que más se concentra el polen. Igualmente, evita estas actividades cuando existe aviso por alto nivel de pólenes o si hay mucho viento.
  15. No toques los árboles o las plantas cuyos pólenes te provocan la alergia. "En personas muy sensibles pueden producir eccemas y habones en la piel", advierte nuestra doctora.

En cualquier caso, es fundamental contar con la valoración de los especialistas, tanto si somos alérgicos como si, de momento, solo tenemos la sospecha de serlo. Esto facilita la obtención del diagnóstico concreto de la alergia, el conocimiento de las terapias adecuadas para cada caso y el seguimiento de la enfermedad alérgica. Así lo subraya nuestra doctora: "Lo ideal es poder realizar un tratamiento adecuado de la causa mediante vacunas específicas que eviten el progreso de la enfermedad alérgica".

Etiquetas