Se estima que una de cada ocho mujeres en España tiene riesgo a padecer algún tipo de cáncer de mama a lo largo de su vida. Esto hace que la detección precoz y la precisión en el diagnóstico sean de vital importancia.

Imagen de la mama obtenida por tomosíntesisImagen de la mama obtenida por tomosíntesis

La doctora Marina Antón Mazuelas, especialista en Ginecología y Obstetricia del Centro Médico Quirónsalud Tres Cantos, destaca estas recomendaciones para prevenir el cáncer de mama:

  • los programas de cribado, que realizan mamografías a mujeres asintomáticas
  • la autoexploración mamaria
  • un examen clínico anual que debe de ser evaluado por el ginecólogo

Afortunadamente, las técnicas convencionales de detección están en continúa innovación y recientemente se han incorporado avances tecnológicos que mejoran algunos de sus aspectos. Te hablamos de todo ello a continuación.

Pruebas de detección y diagnóstico del tumor de mama

La detección de una anomalía en los senos puede ocurrir de forma casual, en un reconocimiento médico, en un procedimiento de cribado, al notarse algo extraño en un pecho… En cualquiera de estas situaciones, siempre llega un momento en el que la mujer ha de realizarse pruebas que confirmen o descarten la existencia de alguna patología. Las actuales técnicas de detección son las siguientes:

  1. Mamografía, que explora las mamas con rayos X y forma parte del screening de mama recomendado a mujeres a partir de una determinada edad que varía en función de diversas variables, y que está alrededor de los 40-50 años. En la actualidad también se puede llevar a cabo de forma digital, mucho más precisa, y también ser complementada por la tomosíntesis.
  2. Ecografía, que es una técnica que emplea ultrasonidos y, por tanto, no aplica radiación; pertenece a las pruebas de cribado de mama. Hoy en día ya existe la posibilidad de realizarla automatizada y en 3D.
  3. Según el caso, se recomiendan otras pruebas adicionales, más avanzadas, como la resonancia magnética.
  4. Cuando las pruebas anteriores muestran una lesión sospechosa de ser cancerosa, se suele solicitar una biopsia para extraer células del tejido y analizar si supone algún riesgo para la paciente.

Mamografía y sus novedades para explorar la mama

Probablemente sea la prueba de diagnóstico más empleada para la detección precoz de alteraciones en la densidad de los senos o calcificaciones que hayan podido desarrollarse en su interior. De hecho, forma parte de las revisiones aconsejadas para las mujeres, y su información puede ser complementada con la ecografía para la posterior valoración de los radiólogos.

El doctor Jose Antonio Ortega Domínguez, jefe del Servicio de Oncología del Hospital Quirónsalud Málaga, nos indica que gracias a la mamografía "se adelanta el diagnóstico entre dos y cuatro años, con una reducción de la mortalidad del 20-40% entre los 50-69 años".

Recientemente, los mamógrafos convencionales han evolucionado a los digitales, que sustituyen la película de rayos X por sistemas electrónicos que generan imágenes mamográficas, de una manera similar al funcionamiento de las cámaras digitales. El resultado son unas mejores fotografías con una dosis menor de radiación, que pueden ser almacenadas en equipos informáticos para ser comparadas con otras anteriores o posteriores.

Nuevos mamógrafos con imágenes 3D

Se ha incorporado una nueva tecnología, la tomosíntesis, para la toma y tratamiento de imágenes de los pechos. El equipo es similar al mamógrafo tradicional, y se diferencia de este en su cabezal, que ya no captura las imágenes desde arriba y desde el lateral, sino que gira y realiza imágenes en tres dimensiones.

Desde el servicio de Diagnóstico por la Imagen del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid nos detallan su funcionamiento: "Va adquiriendo una secuencia de imágenes de secciones de la mama que se recogen en un software que las reúne y genera una imagen tridimensional". Esto facilita un estudio más detallado por parte de los especialistas, lo que conduce a un diagnóstico más preciso.

Tomosíntesis, para la toma y tratamiento de imágenesTomosíntesis, para la toma y tratamiento de imágenes

Tomosíntesis frente a mamografía

El doctor Vicente Martínez de Vega Fernández, jefe de dicho servicio, compara la versión tradicional de la mamografía con la digital 3D o tomosíntesis, resaltando las ventajas de esta última: "Cuanto más densa sea la mama, más difícil es para la mamografía la detección de lesiones y más útil resulta la tomosíntesis; lo mismo ocurre en la localización de los tumores más pequeños, ya que la ausencia de superposición de imágenes facilita que se aprecien las lesiones con más claridad". Dicho de forma sencilla, la diferencia consiste en que con la mamografía se obtienen imágenes en dos dimensiones, quedando al mismo nivel todos los planos del interior de la mama y, por tanto, también todos los tejidos, resultando más complicado distinguir una posible lesión. Sin embargo, mediante tomosíntesis se obtienen imágenes de todos y cada uno de los planos por separado, que posteriormente son tratadas informáticamente para generar una imagen del pecho en tres dimensiones, en la que se puede observar cada punto concreto del interior desde todos los ángulos, siendo así posible una detección mucho más precisa de las lesiones.

Además, se destacan estas otras ventajas:

  • Imagen de tres dimensiones o 3D
  • Permite avanzar en el interior de la mama
  • Menos radiación
  • Más sensibilidad
  • Mejor resolución
  • Mayor eficacia
  • Mayor comodidad para las mujeres

Ecografía tradicional y automatizada

El ultrasonido produce imágenes del interior de los pechos de una forma indolora, sin radiación y en tiempo real, por lo que resultan muy cómodas y seguras para la paciente.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que determinadas mujeres tienen en el interior de los senos más volumen de tejido que grasa, lo que se conoce como mamas densas, y esto hace que las imágenes obtenidas en la mamografía sean más difíciles de interpretar. Y es precisamente en estos casos cuando esta tecnología está adquiere una especial relevancia.

Por su parte, el doctor José Luis Pérez Aranda, del servicio de Radiodiagnóstico del Hospital La Luz, añade que: "Está especialmente indicada en pacientes jóvenes porque tienen un tejido fibroglandular muy denso que hace difícil interpretar por otras técnicas si hay una lesión dentro de ese tejido".

También resulta muy útil para diferenciar quistes llenos de líquido, con poca probabilidad de ser cancerígenos, de las masas sólidas que requerirán de otras pruebas que confirmen o descarten la presencia de un cáncer.

Imagen 3D, también en la ecografía de la mama

Se llama ecografía automática de mama, o ABUS, según sus siglas en inglés, y se trata de una versión avanzada de la ecografía tradicional. Las novedades que incorpora son:

Ecografía automática de mama o ABUSEcografía automática de mama o ABUS

  • El ecógrafo incluye ruedas, un brazo que se puede adaptar y un cabezal en el que está incorporado el transductor.
  • El transductor, que es el dispositivo que realiza el barrido automático, es de mayor tamaño que el convencional y tiene un diseño anatómico que se adapta a la forma de la mama.
  • Se obtienen imágenes en tres dimensiones.

Para llevar a cabo esta prueba, la paciente adopta una posición tumbada y seguidamente se coloca el transductor en el pecho para su exploración. De esta forma, se realiza el barrido automático por toda la mama y se genera una imagen de tres dimensiones. Gracias a ello, los radiólogos pueden ver y valorar la lesión de forma simultánea a través de diferentes planos, transversal y coronal, y pueden desplazarse por las diapositivas de manera interactiva.

Combinación de la ecografía automatizada con la mamografía

Este tipo de ecografía se puede utilizar junto con la mamografía, combinando ambas pruebas de detección. En este sentido, Martínez de Vega Fernández puntualiza que "el uso combinado de ABUS y mamografía detecta más cánceres de mama que la mamografía convencional sola, especialmente en mamas densas, que suponen el 40% y suelen presentarse en pacientes menores de 40 años".

Nueva resonancia magnética 3 Teslas de última generaciónNueva resonancia magnética 3 Teslas de última generación

Resonancia magnética: qué es y sus usos

Se trata de una técnica basada en campos magnéticos y ondas, mediante los cuales las computadoras generan imágenes de las estructuras internas de los senos. Se trata de equipos potentes y de alta calidad, que facilitan el estudio de la morfología y la funcionalidad de distintas áreas del cuerpo, cuyo uso se considera muy fiable para la detección y evaluación de, entre otras muchas patologías, el cáncer de mama.

Se suele indicar en ciertos casos como:

  • Mujeres con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama o con fuertes antecedentes familiares de cáncer de mama u ovario.
  • Detección de tumores no visibles por la mamografía o la ecografía. Por ejemplo, cuando se ha localizado un bulto por palpación o alguna anomalía a simple vista, pero que no aparece en las pruebas anteriores.
  • Evaluación de tumores ya diagnosticados. En estos casos, la resonancia aporta más información sobre el tamaño y su diseminación.
  • Monitorización de los tratamientos de quimioterapia.
  • Para guiar determinadas biopsias de mama, o punciones.

Cabe destacar el avance tecnológico que han supuesto los equipos de resonancia magnética de 3 Teslas, con una elevadísima resolución anatómica y rapidez en la captura de imágenes, especialmente útil para ver lesiones de tamaño muy reducido.

Biopsia para analizar el tejido de la mama

Después de haber realizado las técnicas de detección precoz anteriores, en el caso de que se hayan encontrado nódulos o alteraciones en el tejido del pecho o microcalcificaciones sospechosas en el mismo, es necesario analizar el tejido.

Para ello se hace uso de la biopsia, que permite extraer las células de la lesión del pecho y, finalmente, estudiar su naturaleza y determinar si existe malignidad. Si se confirma que, en efecto, se trata de un tumor maligno, la biopsia también facilita su clasificación.

Esto permite valorar el tratamiento que se adecúa al caso concreto de la paciente. A través de las muestras extraídas, se pueden obtener los marcadores que indican las características del tumor, su grado de agresividad e incluso cómo reaccionaría a terapias hormonales. Para conseguir toda esta información, es necesario que las muestras pasen por la valoración de especialistas en Anatomía Patológica.

Biopsia guiada en mesa exterotáxicaBiopsia guiada en mesa exterotáxica

Tipos de biopsia de mama

  • Biopsia por aspiración con aguja fina. Con una aguja más delgada que las empleadas en análisis de sangre se extrae una pequeña cantidad de tejido.
  • Biopsia por punción profunda o con aguja gruesa. De esta manera se extrae mayor cantidad de tejido y es la que se usa generalmente tras haber detectado una anomalía mediante examen físico o prueba de imagen.
  • Biopsia por incisión. Es en sí misma una cirugía en la que generalmente se extrae toda o gran parte de la masa, así como los tejidos circundantes.
  • Biopsia guiada. Se practica con el apoyo de una técnica de imágenes, como la mamografía, la ecografía o la resonancia, que facilitan la orientación de la aguja hacia el tejido afectado. Entre ellas se encuentra la biopsia estereotáctica, que se ayuda de un mamógrafo para la localización del punto exacto del que la aguja debe extraer la muestra.
  • Biopsia del ganglio linfático o centinela. Se emplea para estudiar si el tumor se ha propagado a los ganglios cercanos a la mama, y suele realizarse al mismo tiempo que la biopsia del seno o durante la cirugía de extirpación.
Etiquetas