Perfil de los afectados

Se trata de un cáncer que afecta de manera muy mayoritaria a personas jóvenes. La doctora Ana María Autran Gómez, médico adjunto del Servicio de Urología del Hospital Universitario Fundación Jiménez DíazEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos explica que "cerca del 50% de los casos de cáncer de testículo se diagnostican entre los 20 y los 35 años".

Si bien es cierto que su prevalencia es baja, entre el 0,5 y el 1,5% de los tumores del sexo masculino, lo cierto es que en los últimos 50 años se ha observado un aumento en el número de pacientes que lo sufren.

Tipos de cáncer de testículo y factores de riesgo

Cáncer de testículoCáncer de testículo

Se puede desarrollar en uno o en ambos testículos, y en torno al 90 o 95% de estos tumores provienen de las llamadas "células germinales". Se distinguen dos variantes:

  • Seminoma, que se suele presentar sobre los 30 o 35 años.
  • No seminoma, que es más prematuro, presentándose entre los 15 y los 25.

En cuanto a los factores de riesgo que afectan a su desarrollo, la especialista destaca:

  • Criptorquidismo (testículo no descendido)
  • Historia familiar de cáncer testicular
  • Presencia de tumor testicular contralateral

Síntomas de estos tumores

La experta nos comenta que "el dolor escrotal puede presentarse como primer síntoma entre el 20 y el 27% de los casos. También, en los casos de tumores no semitomatosos, alrededor de un 7% de los pacientes muestran ginecomastia o crecimiento de las glándulas mamarias. Otro síntoma que puede aparecer es un proceso inflamatorio testicular denominado orquiepididimitis". Sin embargo, la doctora nos comenta que lo más frecuente es que se detecte una masa testicular no dolorosa en una prueba rutinaria, mediante una ecografía de control.

La autoexploración, clave de la detección precoz

Como sucede en otros tipos de cáncer, la autoexploración es fundamental a la hora de detectar cualquier anomalía. La especialista nos describe cómo debería llevarse a cabo: "la persona se debe examinar con el fin de detectar la posible presencia de cualquier protuberancia en el testículo y, si es el caso, determinar su tamaño y localización. También deberá explorar detenidamente el abdomen y los ganglios a nivel supraclavicular, en busca de cualquier signo que pudiera indicar una propagación del tumor".

Pruebas diagnósticas

La ecografía testicular constituye la herramienta diagnóstica más empleada, especialmente en un primer término. Sin embargo, la resonancia magnética nuclear de testículo ofrece mayor sensibilidad y especificidad en la detección de potenciales tumores.

En cuanto a la analítica, la especialista nos detalla que "la determinación de ciertas proteínas en sangre, llamados marcadores, puede ayudar al diagnóstico, ya que el tumor testicular segrega altos niveles de estas proteínas como: alfa-fetoproteina (AFP) y gonadotropina coriónica humana (hCG), así como una enzima llamada lactato deshidrogenasa.

Cirugía de extirpación del tumor

A diferencia de lo que sucede con otros tipos de cáncer, en los que se suele biopsiar el tumor, en la mayor parte de los casos de cáncer de testículo se indica una cirugía denominada Orquiectomía para extirpar el tumor lo antes posible. En esta intervención se extrae el testículo completo, junto con el tumor y el cordón espermático, ya que este contiene parte de los conductos deferentes y vasos sanguíneos que pueden actuar como vía de propagación del tumor.

De la mano de la investigación

La Unidad de Cáncer de testículo de este centro está colaborando en un proyecto diseñado y propuesto por el Grupo de Genética Humana del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, que busca identificar y secuenciar genes de susceptibilidad en pacientes pertenecientes a familias con alta tasa de agregación familiar de cáncer de testículo. Esta información servirá de cara a la prevención, diagnóstico precoz y posible tratamiento de los afectados.

"En la actualidad, gracias a la detección temprana y a los nuevos tratamientos, en un estadio temprano, sin extensión de la enfermedad, la probabilidad de supervivencia es del 100%", concluye la especialista.

Etiquetas