Si eres de los afortunados que este año, pese a la inestable situación sanitaria, ha podido ir a la playa, bien porque viva cerca de ella o bien porque se haya animado a desplazarse en coche, no olvides que hay determinados aspectos que tenemos que tener en cuenta para evitar contratiempos que nos estropeen las vacaciones.

El mar ofrece beneficios inigualables por infinitas razones que van desde la propia contemplación de las olas y escuchar su sonido, que produce sensaciones relajantes, hasta la posibilidad de darnos baños y realizar deportes acuáticos, que siempre se hacen más llevaderos que la práctica de ejercicio físico "en secano". Pero también conviene recordar que ese sol que tanto nos gusta tiene sus riesgos, el mar puede ser peligroso, los alimentos tienen mayor tendencia a ponerse malos, etc., y hay que tomar las precauciones necesarias para acabar el verano con la salud intacta.

Recomendaciones para veranear en la playa con saludRecomendaciones para veranear en la playa con salud

Aumento de la radiación solar en la playa

A los habituales consejos sobre protección solar: cremas, gorras, gafas… debemos añadir que la arena es una superficie reflectora de los rayos del sol, por lo que no estarás totalmente protegido ni siquiera bajo la sombrilla, especialmente durante las horas en las que el sol es más fuerte. Por eso es importante que, en ese horario, mejor no acudas a la playa y permanezcas en casa o aproveches para hacer otras actividades como ir al cine o echar una pequeña siesta. Además, las primeras y últimas horas del día son las más agradables para pasar un buen rato en la playa, ya sea bañándote, paseando o relajándote en la arena.

Ojo con los baños en el mar

Son apetecibles y estupendos, no se puede negar. Pero siempre que lo hagamos con precaución. Y no solo por las mareas, de lo que ya nos avisan las banderas y solo tendremos que seguir sus recomendaciones, sino también por el daño que pueden causar ciertos animales que es posible encontrar en el agua, sobre todo las medusas. Es cierto que cuando aparecen en grandes cantidades hay avisos en las playas para que no nos bañemos, pero no es así cuando el número no es tan alto y pasan desapercibidas.

Ojo con los baños de los niños en el marOjo con los baños de los niños en el mar

Igualmente, dependiendo del tipo de costa, es posible que nos encontremos con erizos de mar, que pasan casi inadvertidos sobre las rocas y los fondos, y nos podemos llevar algún susto con sus púas, ya que además de dolor pueden llegar a causar problemas de gravedad. Por tanto, es importante que sepamos cómo actuar en cada caso.

  • Medusas: lavar con agua de mar, aplicar frío, acudir a urgencias y no intentar ninguna cura "casera".
  • Erizos: tratar de extraer los pinchos y acudir a urgencias.
  • Pez araña: se suelen dar menos casos, pero las heridas que produce con las espinas que tienen en las aletas pueden ser peligrosas. Se deben limpiar con suero salino, sumergir la zona y acudir a urgencias.

Precaución con las comidas

Precaución con las comidasPrecaución con las comidas

Es fundamental tener en cuenta que las altas temperaturas facilitan la proliferación de bacterias y hongos que estropean los alimentos, tanto crudos como cocinados, por lo que es más importante que nunca adoptar unas medidas de higiene correctas.

En casa debemos tener más cuidado al manipular los productos, y limpiar muy bien los utensilios antes de emplearlos para otra cosa, así como guardar todo a la temperatura adecuada, en la nevera, y no dejar platos o restos a temperatura ambiente.

Atención también si salimos a comer fuera, ya que en estos momentos estamos tan pendientes de las medidas de higiene relacionadas con el coronavirus, que puede que relajemos la atención a otros aspectos fundamentales y que es sencillo comprobar en los establecimientos, como la limpieza general, el estado de los aseos o si usan el lavavajillas.

Por último, cabe recordar que debemos vigilar el consumo de pescado por la posibilidad de que contenga anisakis. Esto no quiere decir que no lo comamos, todo lo contrario, el pescado es uno de los alimentos más saludables y, si estamos en la costa, qué mejor que aprovecharlo. Pero teniendo presente este riesgo, observando bien el propio alimento (en ocasiones es sencillo detectarlo) y permaneciendo atento a cualquier signo de reacción alérgica, como ronchas en la piel, problemas estomacales o síntomas respiratorios. En cualquiera de estos casos, se debe acudir al servicio de urgencias.

Etiquetas