Parece claro que este verano está siendo el más atípico de nuestras vidas. Muchos han cancelado los planes que tenían, otros han cambiado sus destinos más allá de nuestras fronteras por otros más cercanos, y otros… se han quedado directamente sin viajar estas vacaciones. Y es que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 ha irrumpido en nuestras vidas y las ha puesto patas arriba. A los cambios de planes que hemos tenido que hacer se une lo que se ha decidido llamar nueva normalidad, que en realidad supone toda una serie de cambios en nuestros hábitos que, de momento y por muy necesarios que sean, cuesta aceptar como normales. Las distancias sociales, el uso de mascarillas, la continua desinfección tanto personal como de objetos… son muchas las novedades en nuestras vidas y más de cara a unas vacaciones que vienen, además, tras un periodo complicado de confinamiento durante el que todos soñábamos con este merecido descanso.

Sea como sea, lo cierto es que estas nuevas prácticas tienen que ser incorporadas a nuestra rutina y convertirse en parte de los hábitos del día a día. Pero estas medidas deben sumarse a las precauciones habituales que tenemos que tomar con la llegada de las altas temperaturas, y no sustituirlas, ya que son esenciales para protegernos del calor y de otros efectos que el verano puede tener en nuestra salud. Así podremos disfrutar del verano, con independencia de cómo nos haya tocado pasarlo.

Por eso, durante estas semanas vamos a insistir en una serie de recomendaciones a seguir, tanto de forma general como dependiendo de dónde y con quién pasemos el verano. Hablaremos de:

  • Precauciones generales para el verano
  • Cuidados especiales para los niños en vacaciones
  • Recomendaciones para disfrutar la playa con salud
  • Disfrutar de un verano saludable en el interior
  • Consejos para la salud de los mayores en verano
  • Vivir el verano con alguna enfermedad
Etiquetas