Se trata de un tipo de cáncer femenino que presenta las siguientes características:

  • Suele estar más presente en pacientes de 55 a 65 años
  • Es considerada la cuarta causa de mortalidad por cáncer en mujeres
  • Se diagnostican aproximadamente 3.200 nuevos casos al año
  • Se estima que siete casos de cada diez son detectados en fase avanzada

Afortunadamente, los avances tecnológicos ofrecen nuevas posibilidades en el tratamiento de este tipo de tumores. El doctor Pedro Bretcha Boix, especialista en Cirugía General y Aparato digestivo del Hospital Quirónsalud Torrevieja, puntualiza que "el uso de la tecnología es importante, pero lo que se requiere, sobre todo, es una visión multidisciplinar del cáncer, con un equipo especializado. Por lo tanto, el tratamiento de la enfermedad no puede dejarse exclusivamente en manos de un cirujano, de un oncólogo o de un ginecólogo, sino que se debe llevar a cabo de forma consensuada y adaptada a cada paciente".

Síntomas del cáncer de ovario

Este tumor es agresivo, silencioso y, a menudo, sus síntomas se pueden confundir con otras molestias en el abdomen como las que se pueden sentir con una indigestión.

Entre los síntomas más habituales que manifiestan las pacientes son:

  • Hinchazón del abdomen, porque se acumulan líquidos, unida a molestias en la parte inferior
  • Quistes en la zona abdominal
  • Alteraciones del ritmo intestinal
  • Hemorragias vaginales entre ciclos menstruales o en mujeres con menopausia

Ilustración del cáncer de ovarioIlustración del cáncer de ovario

Nuestros especialistas nos recuerdan la importancia de acudir a las revisiones ginecológicas y, especialmente, si se perciben algunos de los anteriores indicios.

Cirugía combinada con quimioterapia

Uno de los tratamientos más novedosos es la técnica de HIPEC, también conocida como Sugarbaker, que combina el procedimiento quirúrgico con la aplicación de altas dosis de quimioterapia directamente en la zona afectada, potenciando su efecto con el uso del calor.

En la actualidad, está indicado en pacientes que tienen diagnosticada una carcinomatosis peritoneal, es decir, una extensión a la cavidad abdominal de un cáncer primario de origen digestivo o ginecológico, que puede acabar dañando a otros órganos intraabdominales.

Por su parte, el doctor Pedro Cascales Campos, especialista en Cirugía General y Aparato digestivo del Hospital Quirónsalud Murcia, nos apunta que "en torno a un 70 % de las pacientes de cáncer de ovario son diagnosticadas en fases avanzadas, cuando la carcinomatosis ya está presente".

Por tanto, esta nueva técnica es especialmente importante en esos casos en los que el avance de la enfermedad es significativo. Tal como señala nuestro especialista, "es precisamente en estas pacientes en quienes, con un enfoque correcto, se pueden conseguir resultados antes difícilmente imaginables".

Características de HIPEC

Según recientes estudios, el uso de esta nueva técnica:

  • No implica complicaciones adicionales en la operación.
  • Permite aplicar una alta intensidad de dosis de quimioterápicos directamente en el área afectada en combinación con una menor toxicidad sistémica.
  • Por su complejidad, necesita aplicarse en centros de alta capacitación, con equipos multidisciplinares con un elevado nivel de especialización en cirugía de oncológica.
  • Ofrece un aumento de la supervivencia en pacientes con cáncer de ovario epitelial en estadio III.
Etiquetas