Prácticamente todos los refrescos y helados que podemos encontrar a la venta están cargados de azúcares y grasas, por lo que además de ser una fuente de calorías innecesarias, resultan perjudiciales para nuestra salud. Sin embargo, en estas fechas en las que el calor aprieta, apetece refrescarse con un helado o una bebida bien fría.

Para poder disfrutar de ambas sin estos aspectos negativos, la nutricionista Elena de la Fuente, del servicio de Endocrinología del Hospital Quirónsalud San José, nos ha elaborado unas propuestas tan exquisitas como saludables. "A diferencia de los helados y refrescos tradicionales, que son muy ricos en azúcares y grasas, y que al final del verano nos pasan factura en el peso -y, lo que es más importante, en nuestra salud-, os animo a que los elaboréis en casa con los niños o cuando tengáis invitados. Estoy convencida de que no dejarán indiferente a nadie, ni a grandes ni a pequeños", nos propone.

Etiquetas