Esta enfermedad, que se caracteriza por causar un aumento en los niveles de glucosa en la sangre, no siempre da la cara desde un principio, muy especialmente en los niños. Si bien una vez diagnosticada lo normal es que el niño y la familia aprendan a convivir con ella y a tratarse casi por sí solos, es fundamental que este diagnóstico se haga lo antes posible.

Cómo renocer la diabetes en niños

Síntomas de la diabetes infantil

Desde el Servicio de Pediatría del Hospital Quirónsalud BizkaiaEste enlace se abrirá en una ventana nueva destacan la importancia del diagnóstico precoz en niños, ya que los primeros síntomas pueden pasar desapercibidos. Las claves son:

  • Aumento de las micciones (orinar más veces y de forma más abundante) y de la sensación de sed. Itxaso Rica Etxevarria, pediatra de este centro, , nos explica que "esto es debido a que el menor tiene la glucosa elevada en sangre y como consecuencia aumenta la diuresis"
  • Hambre excesiva y constante
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Cansancio y fatiga
  • Náuseas o vómitos y mal estado en general
  • La influencia de la genética en la diabetes

La especialista nos comenta que "existe una predisposición genética para padecer una diabetes tipo 1", que representa un 90% de las diabetes diagnosticadas durante la infancia. "Hay gente que nace con una genética que hace que sea más probable de que desarrollen la enfermedad, aunque hay muchas de estas personas con genética de riesgo que no la desarrollan", continúa. También nos recuerda que hay otros factores que favorecen su desarrollo, como los fenómenos autoinmunes, ambientales, infecciosos, de alimentación, etc.

Cómo convivir con la diabetes

Después del diagnóstico, los familiares y los pacientes son informados y orientados de forma correcta para conseguir un control óptimo de la diabetes. Normalmente, el tratamiento incluye la administración de insulina varias veces al día, controles frecuentes de glucemia capilar y una serie de ajustes en la alimentación.

En la escuela

Es fundamental que el colegio conozca el diagnóstico y que cuente con un equipo médico consolidado. Pero además, concreta la doctora, "también es importante que desde el profesorado hasta los cuidadores del comedor o los monitores de tiempo libre estén informados y sepan las pautas a seguir". No hay que olvidar que existen tres situaciones en las que se debe prestar especial atención: la hora de ejercicio físico, antes de la comida (con control de glucosa y administración de insulina) y en caso de hipoglucemia.

Por último, la doctora insiste en la importancia de que la escuela conozca el nombre del médico y del centro que atiende al niño y cómo contactar con ellos si fuera necesario.

Etiquetas