El verano es una de las estaciones en las que debemos prestar mayor atención al cuidado de nuestro cabello, ya que está expuesto a una serie de condiciones medioambientales extremas que pueden perjudicar su apariencia y su salud. El calor, la exposición continuada al sol, el agua del mar o el cloro hacen que nuestro pelo sufra, se dañe y adquiera un aspecto desmejorado, sin brillo y poco atractivo.

¿Por qué es importante proteger nuestro cabello en verano?

Son muchas las mujeres que sueñan con lucir una melena bonita, densa y sana, pero conseguirlo no es tarea fácil. Al igual que cualquier otra parte de nuestro cuerpo, con los años el pelo envejece, se vuelve más fino y adquiere un aspecto más apagado. Además, el crecimiento se vuelve más lento, con lo que disminuye la cantidad. Por ello, tener y mantener una buena melena requiere de una serie de cuidados y atenciones especiales que protejan nuestro cabello y todas las zonas implicadas en su bienestar y crecimiento.

Aunque es bueno mantener estos cuidados durante todo el año, los expertos aconsejan dedicarle unos mimos extras en verano. Como explica la Dra. Mercedes Morillo Andújar, dermatóloga del hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, "las estaciones con temperaturas extremas hacen que el aspecto de nuestro cabello sufra más. Tanto el frío del invierno como el calor del verano son agresiones externas para el tallo piloso que hacen que el cabello se haga más quebradizo, encrespado y con un peor aspecto global".

Este verano protege tu pelo como se mereceEste verano protege tu pelo como se merece

Factores veraniegos que dañan nuestro pelo

  • Los rayos UVA. Son especialmente nocivos para la cutícula, que es la parte más externa que protege el cabello. Su radiación desgasta el pelo, lo vuelve quebradizo y le quita brillo.
  • El sol y el calor. Dañan las fibras de queratina que hay en el tallo del cabello.
  • El agua de las piscinas. El cloro y el sulfato de cobre presentes en el agua de las piscinas resultan nocivos para las fibras capilares y alteran su color, especialmente en melenas de colores claros.
  • El agua del mar. La sal también puede modificar o alterar el color del pelo. Además, lo reseca dándole un aspecto debilitado y pobre.

Consejos para prevenir los efectos negativos del verano en el cabello

Actualmente existen diferentes productos de cuidado específico para el caballo que pueden ayudarnos a protegerlo de los distintos factores adversos del verano. Además de usar productos de higiene e hidratación, la Dra. Amalia Pérez Gil, dermatóloga del hospital Quirónsalud Sagrado CorazónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos ofrece algunos consejos que también pueden resultar útiles para su cuidado en verano:

  • Proteger de la radiación. Si vas a pasar un largo día en la playa o al aire libre es recomendable que te apliques un producto de cuidado que contenga un filtro UV para proteger tu pelo de los rayos solares y evitar la decoloración.
  • Productos post-solares. Aplicar este tipo de productos después de haber tomado el sol ayuda a reparar la fibra capilar.
  • No abusar de las fuentes de calor. Los secadores, planchas y cepillos rizadores exponen a nuestro cabello a una fuente de calor extrema que daña la estructura pilosa. Es mejor dejar que se seque de forma natural o utilizar el secador, pero a baja temperatura.
  • Cubrir la cabeza. Utilizar sombreros o pañuelos, especialmente en las horas fuerte de sol, ayuda a proteger tu cabello.
  • Aclarar con agua fría. Después de un refrescante chapuzón en la piscina o en la playa es aconsejable enjuagar bien el cabello con agua fría que no contenga agentes dañinos. Esto mejora la circulación sanguínea, aporta brillo y permite eliminar los residuos que han quedado en nuestro pelo.
Etiquetas