Aunque es cierto que no es lo más frecuente, aproximadamente un 10% de los niños ronca de manera habitual. Además, en ciertas ocasiones, este ronquido puede ser indicio de un trastorno denominado apnea obstructiva del sueño (SAHS). La persona que lo sufre experimenta lapsos sin respiración de más de 10 segundos mientras duerme, seguidos de un ronquido o jadeo súbito cuando se reanuda la respiración, y después vuelve el ronquido. Este ciclo suele ocurrir varias veces durante la noche, y también puede afectar a los niños.

Los niños también roncan

¿Cuándo se considera que un niño es roncador habitual?

El doctor Gonzalo Pin Arboledas, jefe de la Unidad del Sueño y Pediatría del Hospital Quirónsalud ValenciaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos lo define: "podemos decir que un niño es roncador habitual cuando ronca más de tres días a la semana durante más de tres semanas seguidas".

El origen del problema se encuentra en la desproporción entre la vía aérea superior y el tejido que la rodea, por lo que es más probable que se dé en niños con caras estrechas, paladares profundos, o con amígdalas y adenoides desproporcionalmente grandes. El especialista también comenta que hay dos tramos de edad en los que aparece con más frecuencia: de los tres a los cinco años y en la adolescencia. "Son dos etapas críticas del desarrollo en las que se requiere un seguimiento más cercano por parte del pediatra", afirma.

¿Están relacionados los ronquidos con la obesidad?

El especialista es muy claro al respecto: "estamos asistiendo a una circunstancia agravante, que es la obesidad infantil. Sin ir más lejos, más del 40% de los adolescentes que presentan obesidad padecen al mismo tiempo algún tipo de trastorno respiratorio del sueño", declara.

¿Roncar puede suponer un problema para el niño en el futuro?

Según el doctor, las consecuencias de un trastorno respiratorio del sueño no tratado y permanente pueden ser múltiples y diversas, desde dificultades de conducta y rendimiento escolar a problemas cardiovasculares o endocrinos.

También conviene recordar que el ronquido es el primer síntoma de trastornos respiratorios relacionados con el sueño como la apnea del sueño y, además, ocasiona de por sí problemas de concentración, memoria e hiperactividad. De hecho, varios estudios han apuntado a que alrededor del 30% de los niños que roncan presentan puntuaciones más altas en la escala de hiperactividad.

"Por otro lado, si estas circunstancias se alargan en el tiempo, en su etapa adulta el individuo tendrá una mayor propensión a la diabetes, la hipertensión y los problemas cardiovasculares", concluye el doctor Pin.

Etiquetas