El otoño es tradicionalmente una época en la que hay más tendencia a los sentimientos tristes o las actitudes apáticas, situación que generalmente se llama trastorno afectivo estacional. Pero estas emociones son por lo habitual pasajeras y o tienen mayores consecuencias, a diferencia de la depresión, que es en sí misma un problema grave.

La depresión es un trastorno que se caracteriza por la presencia de tristeza persistente. Cuando una persona está deprimida se siente incapaz de realizar las tareas más sencillas, que en condiciones normales hace de manera cotidiana, y pierde el interés por las actividades con las que normalmente se disfruta. Todo ello conlleva una sensación importante de angustia tanto en la persona que la padece como en su entorno sociofamiliar.

Síntomas de la depresión

Para saber detectarla es importante estar atentos a la aparición de signos que indiquen su presencia. En ese sentido, el doctor Albert Majó, psiquiatra del Centro Médico Teknon, nos ha dado unas claves:

  • Sentimiento persistente de tristeza, ansiedad o vacío
    Cómo detectar y tratar la depresión
  • Desesperanza
  • Pesimismo
  • Culpa
  • Inutilidad
  • Impotencia
  • Anhedonia (incapacidad de obtener placer o disfrutar, por ejemplo, en compañía de los seres queridos, viendo una película…)

Otras señales propias de las personas depresivas

A menudo, además de los síntomas propios de la depresión, las personas deprimidas presentan otro tipo de manifestaciones más difíciles de asociar a la depresión y a las que también conviene estar atentos.

  • Irritabilidad
  • Inquietud
  • Fatiga
  • Falta de energía
  • Dificultad de concentración
  • Falta de decisión
  • Insomnio (en ocasiones ocurre al contrario y se presenta somnolencia)
  • Falta de apetito
  • Dolores
  • Malestares persistentes como dolor de cabeza, problemas digestivos…

En ocasiones límite se pueden llegar a presentar pensamientos suicidas. Pese a que esto no es lo común, conviene no olvidar que la depresión es el factor de riesgo más importante del suicidio y que detrás del 65% de las muertes por esta causa se esconde una depresión grave, tal como nos recuerda el doctor José Luis Carrasco Perera, director de la Unidad de Personalidad y Comportamiento del Hospital Ruber Juan Bravo. También hace hincapié en que " casi el 50% de los españoles piensa que la depresión se puede fingir, dato verdaderamente preocupante que constata la visión frívola que se tiene de este problema".

Tratamiento de la depresión

El encargado de determinar cuál es el mejor tratamiento en cada caso es el Psiquiatra, quien evaluará al paciente y prescribirá, si procede, el tratamiento más adecuado. En la mayor parte de los casos suele ser mixto y combina fármacos con terapia psicológica, ya que, como nos indica el Dr. Majó, "tras el cuadro emocional se esconde un desequilibrio químico centrado básicamente en los niveles de serotonina cerebrales".

La importancia de la familia

En demasiadas ocasiones ocurre que la persona afectada no es capaz de detectar la gravedad de su propio estado, por lo que son la familia y el entorno más cercano los más idóneos para darse cuenta de los signos de alarma y convencer al paciente de acudir a un profesional.

Etiquetas