Año tras año nos enfrentamos con el mismo problema. Esos bichitos pequeños (algunos no tanto) que se empeñan en picarnos una y otra vez, y dejarnos el cuerpo lleno de señales que pican a veces poco, a veces tanto que es desesperante. Los dichosos mosquitos.

Pero, realmente, ¿qué es lo que nos causa esos picores? La alergóloga Cristina Ortega Casanueva, del servicio de Pediatría del Hospital Universitario Quirónsalud San JoséEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos lo explica. Lo que comúnmente llamamos picaduras son en realidad mordeduras que estos insectos hematófagos hacen para alimentarse de sangre de otros animales. Y al hacerlo se produce una reacción local que se convierte en una lesión cutánea pequeña, de menos de 1 cm de diámetro. Normalmente aparece a las 2 horas de producirse la "picadura" y permanece durante uno o dos días. El por qué nuestro cuerpo reacciona de esta manera no está totalmente aclarado, aunque parece que se trata de una hipersensibilización a la saliva del mosquito.

Luchar contra las picaduras de mosquitos

Cómo emplear los repelentes contra mosquitos

Para evitar las picaduras todos recurrimos a los múltiples tipos de repelentes que se encuentran en el mercado, pero no siempre los utilizamos adecuadamente. A este respecto, la especialista nos da una serie de indicaciones:

  • No aplicar repelentes a niños recién nacidos ni menores de dos años. En estos casos conviene limitarse a colocar mosquiteras. Es aconsejable situarlas estas tanto en la cuna como en la silla de paseo para proteger al niño día y noche.
  • No aplicar repelentes a concentraciones superiores al 10%.
  • No aplicar sobre piel erosionada o quemada por el sol
  • No aplicar en ojos, párpados y labios, ni en las manos de los niños ya que se pueden frotar los ojos.
  • No olvidar orejas y tobillos.
  • En caso de aplicarse junto con un fotoprotector, el orden debe ser: primero el fotoprotector y luego el repelente.
  • Los repelentes eléctricos deben colocarse lejos de donde estén durmiendo los niños y se debe ventilar frecuentemente la habitación.

Cómo aliviar las picaduras de los mosquitos

Las pautas generales son:

  • Elevar el brazo o pierna afectados y aplicar hielo o frío para reducir la inflamación y el dolor.
  • Limpiar suamente las ampollas, sin romplerlas, con agua y jabón para evitar infecciones.
  • Administrar un antihistamínico vía oral o, si lo indica el pediatra, un corticoide tópico vía oral.
  • Como remedio inmediato, aplicar un producto a base de amoniaco, que proporcionará un alivio rápido en las picaduras, frenando el picor y la irritación, además de neutralizar el veneno.

Etiquetas