Cuando suceden hechos dramáticos como atentados terroristas, con un alcance social y de difusión tan alto, es importante saber cómo tratar el asunto con los niños, que están expuestos a la información por todos los medios audiovisuales, comentarios en el colegio etc.

La especialista en psicología del Hospital Quirónsalud TorreviejaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, Nuria Javaloyes Bernacer, nos explica que "tenemos que hablar con ellos de lo que ocurre, anticipándonos a lo que oirán en el colegio o en la tele. Siempre con sus palabras, con conceptos que ellos entiendan según la edad y el proceso madurativo, y estando muy atentos a sus preguntas durante la conversación. Es importante utilizar juguetes o dibujos para poder acceder más a ellos, pero siempre dando seguridad y ofreciéndoles herramientas para manejar lo que está ocurriendo sin alarmismos ni detalles morbosos".

Las claves: sinceridad y mantener la rutina

Cómo explicar a los niños los actos violentosCómo explicar a los niños los actos violentos

No hay que olvidad que a los niños lo que les proporciona seguridad es la confianza que tienen en nosotros, y eso se consigue demostrándoles que pueden contar con nosotros para hacer todas las preguntas que necesiten resolver, ofreciéndoles la tranquilidad que proporciona la rutina de su vida cotidiana, que no debe variar ante este tipo de acontecimientos. Es muy importante que vean que su vida no cambia, que no se producen cambios bruscos ni alteraciones significativas.

Evitar las imágenes: ojo a la tele e internet

Por supuesto, no hay que olvidar que en los medios de comunicación pueden aparecer imágenes excesivamente delicadas y poco aptas para menores, y que es nuestra misión intentar evitar que los niños las vean. En la tele puede resultar más sencillo, ya que se suelen mostrar en horarios no infantiles y generalmente incluidas en programas informativos, pero con el fácil acceso a internet hay que estar muy vigilantes, ya que este tipo de imágenes se "cuelan" casi literalmente en nuestras pantallas.

No recurrir a tópicos de buenos y malos

La especialista hace hincapié en que debemos trasladarles nuestra confianza en el trabajo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para que entiendan que nosotros como adultos sí creemos en sus medidas y capacidad de protección, por lo que ellos también pueden hacerlo. Por otro lado, conviene hacerles ver que no se trata de buenos y malos según la religión u otras ideas que tengan las personas, sino de defender la paz y desechar cualquier vía violenta para lograr un objetivo, sea cual sea este.

Hipersensibilidad colectiva

La doctora nos comenta que es normal que tras este tipo de sucesos la población se sienta más vulnerable y, por tanto, más sensible ante cualquier tema relacionado con el terrorismo. "Se trata de la sensación de cercanía que se traduce en un ‘me podría haber pasado a mí, o a mi hermano o a mi hijo’, y eso produce miedo y percepción de amenaza. No olvidemos que el miedo puede ser nuestro aliado si se mantiene dentro de unos niveles tolerables, pero también se puede convertir en nuestro enemigo si permitimos que aumente a niveles exagerados e incluso irracionales, pudiendo llegar a limitarnos la vida y bloquearnos", concluye la especialista.

Etiquetas