No podemos negar que los helados son uno de los productos estrella del verano: están buenos, nos refrescan y ayudan a aliviar la sensación de calor. Pero antes de escoger uno u otro, de entre las muchas variedades que existen, es importante conocer sus ingredientes para evitar posibles sustos en personas con alergias o intolerancias alimentarias.

¿Pueden tomar helados los niños y niñas con alergias alimentarias?

Tanto a adultos como a niños nos gusta tomar un helado como postre, mientras nos relajamos y tomamos el sol en la piscina, damos un paseo cerca de la playa o simplemente en la ciudad. Y, si los mayores disfrutamos con ellos, a los niños directamente les vuelven locos, ya que están fresquitos, sabrosos y tienen colores y formas divertidas. Por ello, en caso de que nuestros hijos tengan alergia a algún alimento o ingrediente es importante que comprobemos su composición antes de que los tomen.

La Dra. Cristina Ortega Casanueva, especialista en alergología pediátrica en el Hospital Quirónsalud San José, explica que "los niños alérgicos a ciertos alimentos, como cualquier pequeño, deben disfrutar del verano y por supuesto de los helados", por lo que no deberíamos prohibirles terminantemente su consumo, sino averiguar cuáles pueden comer y cuáles no, explicarles el porqué y ofrecerles sólo aquellos que sabemos seguro que pueden tomar, a fin de evitar riesgos.

Principales ingredientes de los helados que pueden causar alergia

Atención a las alergias y los helados en veranoAtención a las alergias y los helados en verano

Por suerte, en el mercado actual podemos encontrar una gran variedad de helados de distintos sabores y formatos, desde los elaborados con crema o leche, a sorbetes o polos de hielo. La experta nos explica algunos de los principales componentes de este producto tan típico del verano, a fin de que podamos evitar aquellos que contienen sustancias que puedan resultar perjudiciales para la alergia de nuestro hijo/a.

  • Leche. Es el componente principal de muchos de los helados que consumimos. Es importante evitarlos en menores alérgicos a la leche y a sus proteínas.
  • Huevo. Algunos helados artesanos pueden contener este producto. Si dudamos, es preferible preguntar en la heladería sobre su composición y, en caso de que la desconozcan, evitaremos que lo consuman.
  • Frutos secos. Los más habituales son las almendras, nueces, nuez de macadamia o del Brasil, avellanas, pistachos y piñones. Pueden estar presentes en forma de trazas o "pedacitos", ser el sabor principal del helado o contener sabores relacionados con ellos, como el helado de turrón.
  • Aditivos. Aunque es una alergia menos común, no se debe olvidar. Hay que tener especial precaución con helados de colores, olores o sabores peculiares o "novedosos".

Recomendaciones para evitar riesgos en verano

La Dra. Ortega recomienda a todos los papás, mamás y familiares de pequeños con intolerancias o alergias alimentarias "leer con detenimiento las etiquetas de estos alimentos" para evitar darles aquellas variedades que no toleran, y en caso de no estar seguros de los componentes de algún helado, asegura que "es preferible no innovar y recurrir a los conocidos que sabemos que pueden tomar".

Además de prevenir posibles reacciones alérgicas y de no prohibir su consumo de manera taxativa, la doctora aconseja a las familias llevar siempre la medicación necesaria para poder actuar en caso de que se produzca una reacción alérgica inesperada.

Etiquetas