Después de la Navidad y de todos sus regalos, ¡llega el periodo de rebajas! Las tiendas cuelgan carteles de colores llamativos y eslóganes con los mejores descuentos. Es una época muy ansiada para muchas personas que aprovechan para hacerse con algunas gangas o adquirir las marcas más cotizadas.

Pero también puede ser un momento de debilidad para los compradores compulsivos. Son personas que compran por el mero hecho de sentirse bien. Marina Sangonzalo Candel y Miguel Sánchez Barredo, especialistas en Psicología en el Hospital Quirónsalud Torrevieja y Valencia, nos comentan que este problema es más común de lo que se cree.

En España el perfil del comprador compulsivo tiene las siguientes características:

  • Ronda los 40 años.
  • Alta impulsividad.
  • En su mayoría son mujeres.
  • Compra cosas que no necesita por precios altos.
  • Padece un problema emocional.

Compras compulsivasCompras compulsivas

Mejor autoestima durante nuestras compras

Nuestros psicólogos nos hablan de todo lo que ocurre en nuestro cerebro cuando nos vamos de compras.

  • Sube nuestra autoestima en un 17%.
  • Nuestras hormonas del placer suben y bajan. Se trata de las llamadas dopamina y serotonina, que son las encargadas de mandarnos señales para decirnos que "nos gusta" un pantalón, un vestido… y nos crean la necesidad de tener esos objetos. E incluso cuando estamos inmersos en la compra, nos aportan un extra de felicidad.
  • Sensación de merecernos una recompensa. Esto también tiene explicación en nuestras hormonas. El razonamiento de que nos merecemos ese objeto viene directo de la hormona serotonina.

Hay que tener cuidado con este listado de bonitas sensaciones porque afecta a los compradores compulsivos de forma preocupante. No pueden controlar su gasto, quieren adquirir cualquier cosa porque les hace felices o "lo merecen", como si fuera una recompensa.

La doctora Sangonzalo nos aporta más información al respecto: "Este trastorno psicológico se denomina oniomanía y suele ser frecuente en personas con alteraciones en el estado de ánimo y una alta impulsividad".

Nuestros psicólogos avisan que es importante diferenciar entre "querer" y "necesitar". Por ello, y con la finalidad de evitar las compras innecesarias, nos aconsejan que nos planteemos durante unos minutos si de verdad necesitamos esa camiseta y esos pendientes, o simplemente se trata de un deseo de ese instante.

El doctor Sánchez añade que "el hecho de consumir de manera compulsiva es solo la punta del iceberg de un problema emocional que se arraiga en lo más profundo de la psique de quien lo padece".

Pasos para salir de la adicción a las compras

Si creemos que estamos actuando con impulsividad y sin control en nuestras compras, y nos planteamos que podemos tener un problema con ello, nos recomiendan seguir unas pautas para empezar a decidir por nosotros mismos.

  • Valorar si realmente existe una necesidad en nuestras compras.
  • Observar cómo nos hacen sentir.
  • Hablar con familiares y amigos de nuestras dudas.
  • Contactar con un profesional para recibir sus indicaciones. "Si la persona no toma conciencia del problema grave, difícilmente podrá salir por sí misma", puntualizan los especialistas.
Etiquetas