Pese a las muchas veces que nos dicen y escuchamos en los medios los grandes avances que se están llevando a cabo en medicina general y muy especialmente en algunos campos, entre los que se encuentra la neurociencia, realmente no llegamos a ser conscientes del alcance de estas innovaciones.

Para dar a conocer esta auténtica revolución médica, el Grupo QuirónsaludEste enlace se abrirá en una ventana nueva ha participado en la elaboración de un documental divulgativo HOPE: Los avances médicos que cambiarán nuestras vidasEste enlace se abrirá en una ventana nueva". Parte del mismo se centra en el tratamiento de la anorexia por cirugía cerebral, que detallamos a continuación.



Cirugía para tratar la anorexia

Tratamiento de la anorexia por intervención quirúrgica

Si bien es cierto que la causa real de este trastorno alimenticio sigue siendo desconocida, al tratarse de un comportamiento anómalo de la conducta sí se podría esperar que pudiera ser modificado alcanzando las zonas del cerebro que son responsables de esta conducta. El doctor Roberto Martínez Álvarez, jefe de Servicio de Neurocirugía Funcional del Hospital Ruber InternacionalEste enlace se abrirá en una ventana nueva, junto con su equipo, son pioneros en los tratamientos de trastornos mentales por radiocirugía. Él mismo nos explica que "El sistema límbico regula las emociones y activa o inhibe zonas de la corteza cerebral", a lo que el doctor Juan Álvarez-Linera Prado, Director del Área de Neuroradiología, añade que "teniendo esto en cuenta, lo que se denomina Radiocirugía funcional busca modular este comportamiento para tratar de ayudar al paciente a que recupere un hábito alimentario normal".

Por supuesto, antes de llevar a cabo la intervención es necesario que los candidatos se sometan a un estudio prequirúrgico para medir su rendimiento cognitivo y la actividad cerebral.

Tratamiento de anorexia por cirugía cerebral

La doctora Nuria Martínez Moreno, especialista en Radiocirugía Gamma, nos detalla que la máquina empleada en este tipo de cirugías concentra los haces radiados en la zona a tratar, y lo que se consigue es modular la función cerebral para anular la obsesión. O lo que es lo mismo, el paciente deja de sentir la sensación de ansiedad que antes le producía, en este caso, la comida.

Durante la operación tiene lugar un proceso llamado "Neuromodulación" mediante el cual permanece intacta la función de la célula pero se alteran sus cualidades de conectividad.

El doctor Marcos Ríos-Lago, Neuropsicólogo del mismo centro, concluye que, si bien no se puede hablar de curación, si de una reducción muy significativa de los síntomas y, por tanto, una notable mejora en la calidad de vida.

En resumen, mediante una operación quirúrgica se consigue tratar trastornos mentales que, hoy por hoy, en muchas ocasiones no sabemos cómo gestionar de un modo totalmente eficaz, y mucho menos cómo curarlos.


Etiquetas