Después de tanto tiempo sin pisar la calle, hemos podido ver alterada la salud del cabello, sobre todo si hemos disminuido su higiene y otros cuidados básicos, o incluso si hemos optado por teñirlo en casa sin ayuda profesional. De hecho, y aunque en principio ya es posible acudir a la peluquería con cita previa, el aluvión de llamadas ha provocado que muchas de ellas tengan largas listas de espera, por lo que muchas personas están teniendo que prolongar de forma casera ciertos cuidados que habitualmente realizaban de forma profesional. De todo ello hemos hablado con la doctora Nayra Patricia Merino de Paz, especialista en Dermatología y Venereología de los hospitales Quirónsalud TenerifeEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Quirónsalud Costa AdejeEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quien nos ofrece unos consejos muy prácticos para que nuestro cabello llegue a verano con un aspecto saludable.

Cuidados para un pelo sano durante el confinamiento

A causa de la cuarentena es posible que se hayan relajado ciertas medidas de higiene por el hecho de estar en casa todo el día. Pese a esta situación excepcional, es fundamental seguir las rutinas que se llevaban a cabo en el aseo antes del coronavirus.

Los cuidados básicos para el cabello son:

  • Lavarlo con la regularidad que sea necesaria. Por ejemplo, para cabellos normales recomiendo lavarlo tres veces por semana, como mínimo. En cambio, si es graso o presenta dermatitis, pueden hacerlo con más frecuencia.
    Cómo cuidar el pelo
  • Hidratarlo una vez por semana, como mínimo. Para ello, se puede aplicar una mascarilla o un sérum que sean adecuados.
  • Cepillarlo diariamente. Lo ideal es hacerlo una vez al día, de manera suave, y cuando está seco. Si deciden hacerlo cuando está húmedo, les recomiendo usar un peine con púas anchas. De esta forma no se rompen las fibras.
  • Secarlo al aire o con una toalla de microfibra, que no provoca un excesivo roce.

Tratamientos específicos para el cabello

Es importante seguir las indicaciones del dermatólogo y continuar con el tratamiento prescrito. Si se necesita alguna infiltración, aconsejo contactar con el especialista, quien tiene en cuenta las posibles consecuencias de su retraso o su modificación por una medicación oral.

Cómo proteger el pelo tras salir a la calle

En esta situación que estamos viviendo en la actualidad, no pueden faltar las medidas de higiene, que son muy importantes. Por eso, cuando salimos a dar un paseo o practicar deporte, lo adecuado es que:

  • el pelo esté recogido
  • se utilice un gorro mientras están en el puesto de trabajo
  • darse una ducha, que incluya la cabeza, en cuanto entren en casa

Precauciones con el tinte en casa

Teñirse en casa

Teñirse en casa puede ser muy complicado, sobre todo en el momento que hay que decidir qué producto utilizar para cubrir las canas o cambiar el color. Sobre esto, es fundamental que si el cuero cabelludo es especialmente sensible, a causa de una dermatitis o una enfermedad inflamatoria, se preste especial atención a qué tinte se escoge. Para estos casos, aconsejo el uso de baños de color o productos semipermanentes, que contengan agentes hidratantes como, por ejemplo, aceites de origen vegetal.

Ojo con los alérgenos

Existen personas con alergia a la parafenilendiamina, PPD, que es un componente que suele estar en esta clase de productos. Por eso, es mejor poner mucha atención al escoger uno que no contenga este ingrediente.

Igualmente, el amoniaco, el resorcinol, los parabenos y el nonoxinol son sustancias que pueden provocar irritación en el cuero cabelludo, o que el cabello se reseque, así que también es preferible evitarlos.

Alimentación y ejercicio para un cabello sano

El tipo de alimentos que comemos y el estrés están relacionados de manera directa con la salud del pelo. Por eso, recomiendo:

  • Evitar productos con muchas grasas saturadas o ricos en azúcares.
  • Comer más verduras, hortalizas y frutas.
  • Practicar ejercicio físico varios días a la semana. Este hábito resulta muy beneficioso contra el estrés, previniendo una caída abrupta del pelo, o la aparición de efluvio telogénico, que puede desarrollarse tras un momento estresante, en concreto tres meses después.

Etiquetas