Con el mes de noviembre llega la temida bronquiolitis, que es una infección de tipo vírico causada generalmente por el Virus Sincitial Respiratorio o VRS. Se trata de una enfermedad que afecta muy especialmente a recién nacidos y menores de 2 años, por lo que genera mucha preocupación entre las familias.

Para responder a las dudas que suscita la aparición de bronquiolitis en estas fechas, y debido al actual aumento de casos, hemos contactado con la doctora María José Lirola Cruz, pediatra de los hospitales Materno-Infantil Quirónsalud SevillaEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Quirónsalud Sagrado CorazónEste enlace se abrirá en una ventana nueva, quien nos explica qué es la bronquiolitis, sus fases y cómo tratar esta infección en casa.

Aumento de casos de bronquiolitis

Recientemente, hemos detectado en las consultas de Pediatría un aumento de casos de infección por el Virus Sincitial Respiratorio o VRS, que es el causante más frecuente de la bronquiolitis. Esto parece estar relacionado con el relajamiento de algunas de las medidas frente al coronavirus SARS-CoV-2, como la distancia social, el lavado de manos y la utilización obligatoria de las mascarillas.

Es más, hay que tener en cuenta que la bronquiolitis se transmite entre personas al entrar en contacto con secreciones infectadas, que se expulsan al toser o estornudar, o que terminan depositándose en objetos que, posteriormente, se tocan y se dirigen a la boca o la nariz. Por esta razón, las medidas frente a la Covid-19 provocaron que, durante la temporada de 2020-2021, apenas se produjeran casos de bronquiolitis en niños.

Es importante recordar que lavarse las manos con frecuencia es la principal medida para prevenir la bronquiolitis.

Bronquiolitis en niños: qué es y cómo se detecta


Claves para identificar la bronquiolitis

Esta infección causada, en la mayoría de los casos, por el virus sincitial respiratorio, se detecta por los ruidos que provoca en la respiración, como pitos y crepitantes. Además, la bronquiolitis afecta a bebés y menores de 2 años que, previamente, han tenido síntomas de catarro, como tos, mocos, estornudos y, en algunos casos, fiebre. Lamentablemente, puede llegar a ser causa de hospitalización.

Niño con bronquiolitis: cómo empieza y su evolución

Las fases de la bronquiolitis son:

  • Incubación: en torno a 4 o 5 días.
  • Despuésde la fase de incubación, el niño empieza con efectos catarrales.
  • Fase de estado de la bronquiolitis. Comienza a partir de los 2-4 días siguientes y se observan los siguientes síntomas de la bronquiolitis en el menor:
    • Tose con frecuencia
    • No come bien
    • Se muestra irritado
    • Al respirar hace ruidos similares a silbidos
    • Tiene dificultad respiratoria, como incremento de la frecuencia y el hundimiento de los costados
    • Recuperación. En general, la fase de estado de la enfermedad tiene una duración de 6 días. Seguidamente, se inicia la recuperación de los síntomas.

Normalmente, la duración media de la bronquiolitis es de un par de semanas, pero existe un porcentaje de niños que pueden continuar con los síntomas durante un mes.

¡Atención a niños con estas características!

Existen menores con mayor riesgo de desarrollar bronquiolitis grave y que, por tanto, requieran hospitalización, por lo que hay que prestar especial atención con ellos. Estos grupos de riesgo son:

  • Menores de 2 meses
  • Bebés prematuros, en especial si han nacido antes de las 32 semanas
  • Cardiopatías congénitas
  • Enfermedades neuromusculares
  • Inmunodeficiencias
  • Enfermedades respiratorias

¿Se puede curar con antibióticos, corticoides o broncodilatadores?

No. De hecho, no existe evidencia científica acerca de la utilidad de los antibióticos, corticoides o broncodilatadores como tratamiento de la bronquiolitis. Aunque se están realizando investigaciones al respecto, hoy su tratamiento se centra en sus síntomas.

Tratamiento de la bronquiolitis

Nuestras recomendaciones van enfocadas a tratar los efectos de la bronquiolitis en casa. Para ello, se debe, sobre todo:

  • Asegurar la hidratación del niño, fraccionando las tomas en caso necesario
  • Eliminar las mucosidades
  • Colocarlo en una postura ligeramente incorporada
  • No fumar cerca del niño
  • Lograr una temperatura confortable en la habitación

Cuándo acudir a urgencias

Si detectamos que el niño no puede alimentarse bien y presenta un mayor trabajo para respirar, es aconsejable acudir al médico porque puede llegar a necesitar la hospitalización.

Etiquetas