Qué mejor forma de soportar el calor sofocante del verano que zambulléndonos en el agua. Para eso está la piscina que, además de ofrecernos momentos refrescantes frente a los más de 30º de temperatura, nos permite practicar el placentero deporte de la natación, "chapotear" con nuestra familia o, simplemente, sumergir los pies y relajarnos….

Todo eso está muy bien, nos encantan esos ratos de diversión o relajación…. Pero te hacemos una advertencia: el agua de la piscina puede amarillear tus dientes. ¿Por qué ocurre esto? ¿se puede evitar? ¡Que no cunda el pánico! Afortunadamente existen unas medidas con las que podemos prevenir la aparición de este incómodo cambio de color y seguir luciendo una bonita sonrisa.

Mujer en la piscinaMujer en la piscina

¿Por qué la piscina amarillea los dientes?

Se debe a la propia composición del agua de piscina o del spa, que puede provocar un fenómeno conocido como "el sarro del nadador" en los dientes. Álvaro Reuter, especialista en Odontología del Centro Médico Teknon, nos explica que "el pH del agua de las piscinas es ligeramente superior, es decir, más básico, que el de nuestra saliva, lo que favorece un mayor depósito de sarro y cálculo en los dientes de estos pacientes que frecuentan más a menudo la piscina".

Si este sarro se sigue acumulando en la boca y no lo limpiamos bien, puede llegar a manchar los dientes. Además, las bacterias se depositan en las encías, que reaccionan inflamándose y ocasionando molestias y sangrados. De hecho, si no lo tratamos a tiempo, se pueden originar enfermedades periodontales.

Consejos para prevenir el sarro del nadador

Es cierto que, si eres de los que están dentro de la piscina o del spa durante horas, tienes más posibilidades de que el sarro se acumule en tus dientes. Para todas esas personas, nuestro odontólogo ofrece unas recomendaciones a seguir con el objetivo de combatir el "sarro del nadador". ¡Toma nota!

  • Mantén limpios los dientes y la boca. Es fundamental que realicemos una correcta higiene bucodental. Nuestro odontólogo indica que es necesario "cepillarse los dientes como mínimo tres veces al día". Nunca descuides esta rutina, ya sabemos que es verano y estamos de vacaciones, pero la salud de tus dientes sigue siendo importante.
  • Acudir a consulta periódicamente. Un especialista en Odontología puede valorar si se necesita aplicar un método de higiene profesional. "Sobre todo si el nadador se dispone a realizar un tratamiento intenso, antes de una competición por ejemplo", puntualiza nuestro odontólogo.

En resumen, combate el sarro del nadador con estas dos medidas que, para nuestro especialista en Odontología, son la mejor forma de prevención. Y, así, podrás seguir disfrutando del verano y de los ratos de piscina…

Etiquetas