Resulta curioso comprobar cómo tras el verano se producen más rupturas, divorcios y separaciones, como si este periodo vacacional fuera una fuente de problemas. Según parece, pueden existir múltiples factores que ocasionan esta crisis en la pareja, pero una de las más destacadas es el exceso de tiempo libre. Y es que, en la mayoría de los casos, durante las vacaciones pasamos 24 horas con nuestra pareja, mientras que el resto del año nos vemos menos tiempo y, además, este es de peor calidad.

Verano y parejas, difícil combinación

Pareja disfrutando de las vacacionesPareja disfrutando de las vacaciones

Ajetreo, estrés, cansancio se acumulan durante la jornada laboral, algo que no sucede en vacaciones. Paloma Carrasco Vergara, especialista en Psicología del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, señala que "cabe esperar, con el ritmo trepidante que llevamos en nuestras vidas cotidianas, que estemos deseando frenar para poder, entre otras cosas, pasar más tiempo junto a la persona que queremos". Por ello, nuestra psicóloga nos recomienda: "Deberíamos aprovechar ese tiempo para conocernos mejor, profundizar más en la relación y por supuesto divertirnos juntos".

Sin embargo, esta situación ideal no ocurre en todas las ocasiones. Paradójicamente, lo cierto es que tener más tiempo libre puede provocar más discusiones e incluso manifestaciones de las imperfecciones de uno y de otro. Algunas parejas acabarán reforzando su relación tras las vacaciones, mientras otras puede que sufran el efecto contrario…

Afortunadamente, nuestra psicóloga nos ofrece unas recomendaciones que nos ayudarán a mantener nuestra relación en pareja durante las vacaciones.

8 pautas para evitar la ruptura en verano

  1. Planificad juntos las vacaciones. Nuestra psicóloga nos indica el primer consejo que consiste en "acordar y negociar el plan de vacaciones con cierta antelación, recordando que los dos debemos estar a gusto".
  2. ¿A dónde vamos? Hay que decidir muy bien cuál será el destino y asegurarse de que las dos partes están de acuerdo.
  3. ¿Viajamos con niños o con amigos? Este tipo de vacaciones implica que tengamos que dedicar mucho tiempo a otras personas, reduciendo el que pasamos con nuestra pareja. Ante esta situación, nuestra psicóloga nos recuerda "hacer hueco a la pareja. Crear momentos románticos para estar solos: cenas, cine, etc".
  4. Tiempo para uno mismo. Es recomendable que reservemos momentos para nosotros mismos que nos permitan desarrollar hobbies de manera solitaria, lo que ayudará a que no nos sintamos "forzados" a estar las 24 horas con la pareja. Por ejemplo, practicar algún deporte, leer, etc.Pareja capturando un selfie en la piscinaPareja capturando un selfie en la piscina
  5. ¡Divertíos juntos! En definitiva, se trata de aprovechar el tiempo libre de las vacaciones para hacer esas actividades que tanto os gustan y que no podéis hacer habitualmente por falta de tiempo.
  6. Sexo y relax… Al respecto, nuestra psicóloga nos aconseja: "Aprovechar más y mejor la cama: tenemos más tiempo para descansar, dormir y disfrutar de las relaciones sexuales".
  7. Socializaos en pareja. Es la época idónea para conversar con la familia y las amistades, así como para conocerlos mejor a todos.
  8. ¿Cómo solucionar las discusiones? Las vacaciones también son un buen momento para aprender a resolver mejor las posibles disputas. Nuestra psicóloga insiste en "no idealizar a priori; es imposible que no surjan discusiones, lo que debemos hacer es aprender a discutir con el objetivo de llegar a buen puerto".
Etiquetas