Lo cierto es que la disfunción eréctil, o impotencia sexual, es más común entre los hombres de lo que se piensa. De hecho, se calcula que el 30% de la población masculina de 40 a 70 años presenta algún tipo de impotencia, que les impide practicar sexo de manera satisfactoria con su pareja.

El doctor José Manuel Fernández Montero, urólogo en los hospitales Quirónsalud Campo de GibraltarEste enlace se abrirá en una ventana nueva y Quirónsalud MarbellaEste enlace se abrirá en una ventana nueva, nos lanza un mensaje tranquilizador: "Ante todo, hay que aclarar que la disfunción eréctil no es una enfermedad. Se trata de un problema más frecuente de lo que se cree, pero percibimos que sigue siendo un tabú social".

Pero ¿qué es la disfunción eréctil? ¿cuáles son las causas? ¿cómo se diagnostica la impotencia sexual?

Claves de la disfunción eréctil

Cuando un hombre no consigue la erección en el pene o no es capaz de mantenerla puede tratarse de un caso de disfunción eréctil, que se debe a una inadecuada actividad de los vasos y los nervios encargados de la erección.

Lamentablemente, existe mucha desinformación en torno a la disfunción eréctil, que hace que incluso se confunda con otros problemas sexuales. En este sentido, nuestro doctor nos aclara que "es fundamental recalcar que la falta de deseo, las alteraciones de la eyaculación (eyaculación prematura, eyaculación retrasada y ausencia de eyaculación) o los trastornos del orgasmo no son problemas relacionados con la impotencia sexual o disfunción eréctil".

Entonces, ¿qué debe hacerse ante la sospecha de disfunción eréctil? Lo más adecuado es acudir a la consulta de urología para obtener el diagnóstico y el tratamiento. En ello insiste nuestro urólogo, quien subraya que "la impotencia sexual puede llegar a influir en las relaciones con la pareja, la familia o incluso en su entorno social o laboral".

Causas de la impotencia sexual masculina

Puede producirse por:

  • Causas físicas, especialmente, de tipo vascular. Aquí encontramos la hipertensión arterial, la diabetes, ciertas enfermedades cardiacas o el aumento del colesterol en la sangre. Estas pueden ocasionar problemas vasculares que, a su vez, dificultan la erección, impidiendo que el pene acumule la suficiente sangre para producir la erección.
  • Causas psicológicas. Nuestro doctor apunta que, una vez que confirmado que no existe un origen físico de la disfunción eréctil, "la casuística más común de los casos que detectamos en consulta están directamente relacionados con episodios de ansiedad y estrés". En este sentido, el principal origen de la disfunción es el miedo a fallar a la pareja, después se encuentran otros causantes como la depresión y el estrés.

Sin embargo, actualmente, se ha detectado un cambio en la tendencia, tal como puntualiza nuestro doctor: "En esos últimos meses percibimos un aumento de diagnósticos relacionados con la ansiedad provocada por el contexto que vivimos (estrés derivado de una situación laboral complicada o estrés originado por la alerta permanente emocional de quienes tienen miedo a contagiarse de Covid-19)".

Diagnóstico de la disfunción eréctil

Además del test de disfunción eréctil, disponible en la actualidad, nuestro equipo médico de Urología valora cada caso, teniendo en cuenta:

Disfunción eréctil, ¿un problema sexual poco frecuente?Disfunción eréctil, ¿un problema sexual poco frecuente?

  • La ingesta de medicamentos
  • El consumo de alcohol
  • Si el hombre fuma
  • Si presenta diabetes
  • Si tiene hipertensión
  • Si padece ateroesclerosis, que es una afección en las arterias
  • Se realiza la exploración del pene y el escroto
  • Los posibles síntomas de enfermedades vasculares, hormonales o neurológicos

¿La disfunción eréctil tiene solución?

, existen varias terapias farmacológicas, por lo que es fundamental contar con la valoración del especialista, quien nos indicará cuál es la mejor para nuestro caso personal. Igualmente puede ser necesario controlar, o aminorar, las circunstancias psicológicas o emocionales que han causado la disfunción de la erección.

Por último, nuestros expertos nos señalan la medida más importante para prevenir la disfunción eréctil, que consiste en mantener un estilo de vida saludable, en el que se incluya la práctica de ejercicio y evitar las bebidas alcohólicas, el tabaco y las grasas saturadas.

Etiquetas